Síguenos:

El TLCAN, cumbre energética

El TLCAN, cumbre energética

Publicado por PanamericanWorld el 20 de Febrero del 2014

La reunión de los mandatarios de Norteamérica ayer en Toluca podría considerarse como la cumbre de la energía. Los tres países se encuentran en un momento crucial para la industria energética que puede transformar la economía de la región... pero sólo si logran dejar atrás las restricciones artificiales a la actividad.

Norteamérica está viviendo un gran renacimiento energético después de años de decadencia y de dependencia del exterior. La producción de petróleo crudo de la región, que rebasó en 1985 los 13 millones de barriles diarios, había caído en 2009 a menos de 10.5 millones. Ahora, sin embargo, ha superado nuevamente los 12 millones de barriles (Duncan Wood, "North America's Energy Bounty"; EIA).
Este aumento ha tenido lugar en Estados Unidos y Canadá, pero no en México, que de hecho ha perdido terreno. Canadá ha subido su producción de 1.3 millones en 1982 a 3.1 millones en 2012. Estados Unidos, que sufrió una caída de 9 millones en 1985 a 5 millones en 2009, ha vivido ahora un auge para llegar a 7.7 millones en noviembre de 2013. En contraste México, que alcanzó 3.5 millones de barriles diarios en 2004, ha sufrido una caída a 2.5 millones en la actualidad.



El aumento en la producción petrolera de Estados Unidos es consecuencia de la introducción de nuevas tecnologías, como la fractura hidráulica, o fracking, y la perforación horizontal, que han permitido también un alza importante en la producción de gas natural de nuestro vecino del norte. En Canadá el aumento es producto del desarrollo de las arenas bituminosas de Alberta, lo cual ha requerido también de tecnologías especiales.



Norteamérica podría convertirse en una región no sólo autosuficiente en hidrocarburos sino incluso exportadora neta. Los beneficios pueden ser enormes. Ya la gran disponibilidad de gas natural en Estados Unidos ha permitido que bajen los precios de este combustible a una cuarta o una quinta parte que en Asia y Europa y ha permitido una generación de electricidad más barata, lo cual se ha reflejado en una creciente reindustrialización de la Unión Americana, país que durante décadas había expulsado producción industrial a Asia y México.



Para alcanzar su potencial energético, sin embargo, los tres países de Norteamérica deben dejar de lado sus tabúes y restricciones a la inversión. En México es prioritario, por supuesto, abandonar el esquema monopólico de Pemex que le ha hecho un daño importante al país y que ha reducido la producción de petróleo y de gas.



Pero México no es el único país con irracionales políticas energéticas. En Estados Unidos la revolución energética se ha concentrado en Texas y Dakota del Norte porque en muchos lugares del país es casi imposible desarrollar producciones de gas o petróleo por legislaciones ambientales. El gobierno de Estados Unidos prohíbe, sorprendentemente, la exportación de hidrocarburos a países que no tengan un tratado de libre comercio con el país. Hay restricciones también en el transporte de petróleo y combustibles, que sólo pueden ser trasladados por buques estadounidenses con tripulación estadounidense. El gobierno de Barack

Obama, por otra parte, se ha negado hasta ahora a autorizar la construcción de un oleoducto, la Keystone Pipeline, que llevaría petróleo de Alberta, Canadá, a refinerías en Nebraska, Illinois y el golfo de México.



Norteamérica puede convertirse en un productor de energía que rivalice con el medio oriente, pero para que esto ocurra los tres países deben abandonar las políticas populistas que afectan el desarrollo de la industria. Si no se hacen estas reformas, Norteamérica seguirá dependiendo del petróleo que se produzca en otras regiones del mundo y entonces será absurdo seguir escuchando quejas sobre la dependencia de la región.

Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.