Síguenos:

El gobierno de Bachelet en 4 desafíos

El gobierno de Bachelet en 4 desafíos

Publicado por José Peralta el 14 de Marzo del 2014

En términos de economía dinámica y abierta al mundo, Chile es el país modelo en Latinoamérica. Sólo en 2012 atrajo casi el 30% de las inversiones directas en el continente (más de U$S 30 mil millones) siendo el mercado latino con mayor recepción y exportación de capitales en relación a su PBI. Para lograrlo, ha mantenido una política de apertura comercial durante décadas que lo llevó a ser el país con más Tratados de Libre Comercio del mundo, además de integrarse en varios bloques comerciales de la región como la Alianza del Pacifico o el Mercosur.

Amparado en esta trayectoria histórica, Chile sigue bien encaminado en la senda económica y sin duda se perfila a ser uno de los países latinoamericanos con mayor inversión y desarrollo este 2014. No obstante, el flamante gobierno de Michelle Bachelet deberá prestar especial cuidado a los diversos desafíos económicos que se le presentan y en particular elegir con extrema cautela las medidas a adoptar si pretende mantenerse como una economía de nivel mundial.

Las principales nubes en el horizonte económico chileno son:

Desaceleración económica: quizás sea el frente más complejo para el nuevo gobierno. Es que el programa de gobierno con el que Bachelet llego al poder se construyó sobre la base de una economía creciendo al 5%. Hoy, analistas internos y externos sitúan el crecimiento de Chile en 3.75% para este año y 4% para 2015. Además, las perspectivas oficiales de crecimiento se vienen recortando desde mediados del año pasado.

En términos competitivos, el tipo de cambio se ha depreciado desde mayo pasado un 22% y el índice accionario que agrupa a las 40 empresas de mayor valor bursátil ha retrocedido un 40%. También hay un aumento de la inflación aunque se mantiene en niveles esperados. Este cambio de paradigma plantea un corto plazo no tan prospero como el pensado, lo que puede derivar en ajustes fiscales de diversa índole. Entre empresarios y economistas ya se habla de un contexto preocupante ante la posibilidad de perder el carácter de territorio atractivo para inversionistas.

Cobre en baja Chile es el principal productor de cobre del mundo. El metal rojo es la columna vertebral de la economía representando casi el 50% de las exportaciones y ha llegado a transferir al gobierno cerca del 20% de su recaudación total. En las perspectivas económicas de la nueva Administración se esperaba que el precio por libra del cobre rondara los U$S 3.25.

Sin embargo, los precios internacionales del cobre no dejan de caer y actualmente se ubican por debajo de los U$S 3 la libra, el precio más bajo que registra el metal desde 2010. Esta baja junto a mayores costos de producción por falta de inversión en energía y mayores costos laborales, podría implicar un gran ajuste en las estimaciones de ingresos fiscales. 

Esta situación es preocupante ya que varios sectores económicos dependen del empuje que brinda la industria del cobre para posicionarse mejor en el mercado internacional. Es común en casos de comercio internacional que un país utilice su producto más fuerte para debutar en un nuevo mercado allanándoles el camino a otros para su ingreso. De mantenerse esta caída, Chile deberá replantearse algunas de sus estrategias comerciales y en particular su dependencia sobre el metal rojo.

Reforma Tributaria. Puede ser un factor decisivo del futuro de las inversiones en Chile. El gobierno de Bachelet tiene entre sus objetivos centrales una reforma económica que le permita recaudar al menos 3 puntos adicionales del PBI. Para ello se aspira a aumentar las cargas tributarias de las empresas del 20 al 25% y eliminar uno de los principales puntales de ahorro de éstas: el Fondo de Utilidades Tributables, que habilita a las compañías a deducir impuestos de las utilidades retenidas.

También se analiza derogar un decreto que le garantiza a las empresas extranjeras un marco legal-tributario a la hora de invertir. Esta normativa ha tenido una incidencia fundamental en la atracción de inversiones extranjeras al país. 

Quedan pocas dudas de que el gobierno va a llevar adelante esta Reforma. Los impactos de la misma a corto plazo serán de contracción económica dado que el alza de impuestos desestimulará la inversión. ¿Cuánto? Es difícil de saber. La clave radicará en cómo se utilicen los recursos generados por esta reforma en el mediano y largo plazo.

Problemas Sindicales. Es algo que preocupa y mucho a los empresarios chilenos. El  reciente paro portuario por más de 20 días tuvo en jaque a varios sectores, en particular el frutícola. Ese tipo de situaciones afectan tanto a las importaciones como a las exportaciones, complicando acuerdos y plazos de entrega que en casi todos los TLC están estrictamente pautados.

Si bien se alcanzó un acuerdo entre el sindicato portuario y el gobierno de Piñera, la nueva Administración ya anunció que “analizará” el aumento salarial pautado. De revocar el acuerdo los sindicatos irán otra vez a la huelga. Un nuevo paro puede afectar seriamente la imagen de Chile en el exterior a la hora de elegir dónde invertir, en particular si los mercados extranjeros comienzan a percibir la cuestión sindical como algo constante. 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.