Síguenos:

Del viejo al nuevo permuta, ¿qué cambió? por Banca y Negocios

Del viejo al nuevo permuta, ¿qué cambió? por Banca y Negocios

Publicado por Dubraswka Aguilar el 25 de Febrero del 2014

Al retomar la libre negociación de bonos y divisas se repite una modalidad anteriormente prohibida. La libre convertibilidad de bonos en divisas y la negociación de moneda extranjera entre actores privados es una posibilidad que se vuelve a instalar en la economía venezolana con la nueva Ley de Administración de Divisas y sus Ilícitos.

La reforma que sustituye a la anterior ley de Ilícitos Cambiarios, traducida en un nuevo mercado permuta en que el precio del dólar resultante de las operaciones puede ser libremente publicado, recupera este tipo de canje que fue prohibido en el año 2010.

El Vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, sostiene que se trataba de circunstancias distintas y prefiere abstenerse de sacar conclusiones o emitir críticas a la postura anteriormente adoptada por el gobierno en este sentido. Aún cuando en su oportunidad la persecución del anterior permuta culminó con la clausura y encarcelamiento de operadores del mercado de valores, no se ha asumido desde el Ejecutivo una corrección en cuanto a las razones que llevaron al cierre de dicho mercado.

Pero el nuevo permuta llega en momentos en que la factura pendiente producto de retrasos en liquidaciones de divisas pasa de 14 millardos de dólares, con especial afectación en sectores como la aeroindustria, las ensambladoras automotrices, los sectores de química, plástico y papel, entre otros de vital importancia.

La necesidad de flexibilizar el control cambiario, que ya contaba con una segunda taquilla de liquidación de dólares oficiales a través de las subastas semanales del Sicad, lleva a esta reforma lo “pragmático” que venía sonando desde hace varios meses.

La incógnita pendiente está en el volumen probable de operaciones que será capaz de canalizar el tercer mercado de divisas legales y el comportamiento de la tasa resultante. Es de prever que la oferta de Pdvsa, entes públicos y el Banco Central intente en primera instancia atender a la demanda represada en la medida de lo posible, pero existen dudas sobre la sostenibilidad del mecanismo y sus consecuencias sobre el comportamiento de la inflación y la estabilidad cambiaria y fiscal.

La operación de este mercado se conocerá en detalles una vez se publique el nuevo convenio cambiario en discusión entre el Banco Central de Venezuela y funcionarios de los ministerios que funcionan bajo la Vicepresidencia del Área Económica, organismo que regirá la puesta en marcha del nuevo mercado a través del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex).

Podemos precisar las 6 líneas del nuevo sistema cambiario

- Las ofertas se harán diariamente, por lo que la tasa de cambio fluctuará a diario y “va a ser producto de la puja que se cree en ese mercado”, pero el BCV,  Pdvsa y también otras instituciones públicas (previa autorización del Ministerio de Finanzas) podrán participar en las pujas cuando sea necesario a través de la oferta de divisas, buscando que la tasa “baje a niveles razonables”

- Las operaciones cambiarias se realizarán a través de operadores cambiarios, entre los cuales estarán los bancos universales, públicos y privados, y las casas de cambio.

- Será un mercado donde el sector privado, personas naturales o jurídicas, podrán comprar y vender divisas de manera legal a través la permuta de títulos o en efectivo. Las transacciones se harán bajo los términos dispuestos en los convenios cambiarios que dicte el BCV. 

- El mercado permuta o la actividad del Sicad 2 será diario. 

- La participación en el Sicad 2 no es excluyente con el Sicad o en Cencoex, pero se fijará una lista de cuáles importaciones se autorizarán a la tasa del Sicad 2 y cuáles a la tasa del Cencoex. Por lo tanto, el sector privado podrá adquirir dólares a través del Cencoex, sin que se limite su participación en los otros mercados alternativos simultáneamente.

- Quienes adquieran divisas “mediante engaño, alegando causa falsa o valiéndose de cualquier otro medio fraudulento, será penado de tres a siete años de prisión y multa del doble, equivalente en bolívares, del monto de la respectiva operación cambiaria, además de la venta o reintegro de las divisas al Banco Central de Venezuela”, añade la Gaceta Oficial.

Link To Full Article: 
Categorías: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.