Síguenos:

De Cuba a Canadá, de Canadá a Cuba: Inmigración Transnacional y Transcultural

De Cuba a Canadá, de Canadá a Cuba: Inmigración Transnacional y Transcultural

Publicado por Leyden Figueredo el 14 de Mayo del 2014

Canadá es calificada por muchos como una región multicultural debido a que los canadienses no tienen un origen cultural, raza o herencia única que los identifique como tal. Esto se manifiesta en los canadienses de hoy, quienes reflejan una diversidad inmensa de herencias culturales y grupos étnicos como resultado de un siglo de inmigración.

Al analizar la inmigración en un contexto transnacional, indicamos una perspectiva que la implica como parte de un proceso más amplio que supone la emigración desde el país de partida y el retorno y/o las formas de relación del inmigrante con su país de procedencia a través de las remesas, información, dinero, etc. Esto quiere decir que a pesar de la distancia y la existencia de fronteras, ciertos tipos de relaciones económicas, sociales, culturales, políticas, o todas a la vez se intensifican en el espacio de la inmigración.

Con el paso de los años, la actitud hacia la inmigración y el desarrollo de las políticas migratorias han evolucionado reflejando las cuestiones económicas políticas y sociales de Canadá.

Las relaciones migratorias entre Canadá y Cuba cruzan fronteras y construyen verdaderos campos  y espacios transnacionales facilitando el análisis de los procesos por los cuales los inmigrantes continúan formando parte de la vida social, mientras que simultáneamente se convierten en parte de la fuerza de trabajo en el lugar donde residen.

Los inmigrantes cubanos, especialmente los irregulares, constituyen culturalmente personas en estado liminal, que anímicamente están más en su tierra de origen que en la sociedad de destino, pero que en ésta portan y comparten con los de su grupo étnico o nacional valores y prácticas culturales propias. Estos de forma regular o irregular se comunican y envían sus escasos ahorros a sus familiares. La irregularidad puede tardar  semanas o años, pero todos ya se encuentran en algún punto de la red y según la suerte, las circunstancias y la capacidad de adaptarse es probable que regresen o terminen formando diáspora de multinacionales e instituciones globales como la Iglesia.

El transculturalismo es un fenómeno de niveles en los que hay que distinguir las actividades de los gobiernos y las de las corporaciones con los inmigrantes; No todos los inmigrantes son transnacionales o transmigrantes; el transnacionalismo de los inmigrantes tiene consecuencias macro-sociales; la extensión y formas del activismo transnacional varían con los contextos de salida y recepción de los inmigrantes.

En la actualidad, los inmigrantes constituyen una gran parte de la población constituyendo una de las características distintivas de la sociedad canadiense. Por supuesto, no todas las partes de Canadá tienen la misma mezcla de población por lo que en 1971 el gobierno federal anunció su política de multiculturalismo, la cual no solo reconocía la realidad del pluralismo en Canadá sino también parecía revertir el intento anterior de asimilar a los inmigrantes. La política desafiaba a todos los canadienses a aceptar el pluralismo cultural, a la vez que los animaba a participar en la sociedad canadiense con plenitud e igualdad, convirtiéndose así en una sociedad con comunidades transnacionales.

Podemos decir que los cubanos en Canadá forman parte de la comunidad transnacional, ya que es impensable Cuba como nación sin tener en cuenta la diáspora en EE.UU, especialmente en Miami y porque no en Canadá. Podemos hablar de diáspora cubana en general. Eso no quiere decir que en regiones como Ontario exista un gran activismo diaspórico. En este sentido, en investigaciones realizadas se ha podido constatar entre los cubanos que actualmente residen en Canadá una actitud reacia al asociacionismo cultural, limitándose la actividad grupal, más allá de la familia y amigos íntimos, a la presencia en restaurantes y bares de comida cubana. Cuando se les pregunta por qué. La respuesta es casi unánime, se constata que los cubanos, en cierto sentido, desconfían entre sí.

Por otra parte, esta perspectiva ilumina nuevos aspectos, tales como cuál es la relación existente entre inmigración cubana y las estrategias de los grupos domésticos en Cuba. Ello implica que el análisis de la toma de decisiones en relación a la inmigración hacia Canadá debe entenderse en el contexto de otras posibilidades. Por tanto, el estudio de ese conjunto de posibilidades regulares e irregulares de emigrar nos ayuda a constatar si la decisión está dotada de un carácter forzoso o si es percibida como tal por los inmigrantes.

Los cubanos que emigran a Canadá solo deben de adaptarse a llevar una nueva una vida a través de un gran cambio social y cultural en el cual se relacionaran no solo con canadienses, sino también con otros emigrantes. El éxito está en lograr entender y adaptarse a esta sociedad nueva, mezclando la cultura entre los llegados de otras naciones para lograr una armonía en el proceso de adaptación. No es algo fácil, pero siempre se puede lograr. El objetivo fundamental es entender a Canadá como país y a los canadienses en su relación con los inmigrantes y la relación de los inmigrantes entre ellos como tal.

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.