Síguenos:

WiFi en Cuba, ¿solo videollamadas y Facebook?

WiFi en Cuba, ¿solo videollamadas y Facebook?

Publicado por Miguel Ernesto el 23 de Septiembre del 2015

Una vez a la semana Félix Javier recorre las 20 cuadras que separan su hogar del punto wifi más cercano, ubicado en el parque Fe del Valle, en el corazón de La Habana Vieja, para conversar con su hermano, que vive hace ocho meses en Ecuador. Conectar con la señal inalámbrica no es tan sencillo, sobre todo en los horarios de más demanda, en los que el parque parece un hervidero de personas; pero, con paciencia, el joven va moviéndose hasta acercarse a un punto donde su teléfono móvil recibe una señal de mayor intensidad.

Una vez conectado, de inmediato abre la aplicación IMO y llama a su hermano. Ha hecho esto más de cinco veces, desde que el gobierno cubano autorizó la comercialización de Internet a través de 35 puntos wifi en zonas públicas, distribuidos por todo el país; sin embargo, ni siquiera la repetición impide que se emocione al ver a su hermano en la videollamada. Una hora después, consumido el tiempo que compró en la tarjeta—que obtuvo de un revendedor, a un precio de tres pesos convertibles—Félix Javier parece estar más dispuesto a conversar.

“La medida del gobierno creo que la mayoría de las personas la ha visto como positiva, pues aunque el precio sigue siendo elevado para los salarios que reciben los trabajadores, ahora se han abierto nuevas posibilidades, sobre todo en la comunicación. Antes, para conversar con mi hermano por teléfono, debía pagar casi dos pesos convertibles por minuto. Ahora puedo verlo y escucharlo por ese misma cantidad, durante una hora; además, a través de Facebook entro en contacto con otros amigos que ya no viven en Cuba. Sin embargo, estamos muy distantes de aprovechar todas las potencialidades que tenemos. Para eso necesitamos conexión, más rápida y barata.”

Un recorrido por otras dos áreas wifi en La Habana, en la populosa Avenida 23 y en la Villa Panamericana, al oeste de la ciudad, confirma las ideas esbozadas por Félix Javier: en este primer momento los cubanos han aprovechado la apertura de Internet para establecer vínculos más continuos con amigos y familiares. Redes sociales, correo electrónico y software que posibilita la comunicación a través de VoIP parecen ser los preferidos por los nuevos internautas.

De acuerdo con datos oficiales de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, diariamente se realizan en el país 55 mil conexiones, 8 mil de ellas de manera simultánea. Esto representa un cambio interesante para un país que solo en 2013 abrió salas de navegación pública a Internet y permitió la creación de correos electrónicos a sus ciudadanos, a través de la plataforma Nauta.

Cuba está ubicada en el puesto 113 entre 132 naciones en el porcentaje de hogares con acceso a Internet, apenas un 3,4% y aparece en el 119 entre 191 países en el porcentaje de personas que utilizan Internet, con un 25,7%, de acuerdo con el informe “Estado de la banda ancha” de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, publicado en septiembre de 2014.

A pesar de los serios problemas en la infraestructura de telecomunicaciones—desde niveles insuficientes de inversión hasta una muy preocupante obsolescencia tecnológica en la red—el gobierno ha hecho grandes esfuerzos por conectar a Internet los centros de educación superior y las instituciones y profesionales del sector de la salud.

Además, La Habana implementa una estrategia de informatización que busca aumentar la penetración de Internet. Para el 2020 se comprometió a conectar al menos la mitad de los hogares y dar acceso a la telefonía móvil a un 60% de la población. Este proceso incluye también el tránsito hacia la televisión digital, la utilización del gobierno electrónico y la ampliación de los servicios bancarios en línea.

En un escenario de transformaciones, tras el deshielo ocurrido el 17 de diciembre de 2014, el panorama luce más favorable para el desarrollo de las nuevas tecnologías (TICs) en Cuba. El Embargo estadounidense persiste, pero hay indicios de una aproximación más pragmática de Washington hacia La Habana y la Administración Obama colocó como uno de sus puntos estratégicos más importantes la ampliación de las telecomunicaciones en Cuba.

Félix Javier está listo para regresar a su casa. Hace tres años se graduó de nivel medio en informática y asegura tener conocimientos que le permitirían desarrollar aplicaciones. Recientemente la Administración Obama presentó una serie de medidas, entre las que aparece una que autoriza a las empresas estadounidenses a contratar la realización de aplicaciones móviles por parte de cubanos. Félix Javier reconoció no estar muy informado sobre este reciente paso, pero aclaró que, para poder trabajar en eso, sería imprescindible tener un mayor acceso a Internet que no se resuelve con las 35 zonas abiertas.

“¿Sabes cuántas cosas se podrían hacer aquí con un mayor ancho de banda? Yo quisiera publicar y administrar sin tantas trabas el sitio web de un paladar (restaurante)) que abrió mi tía, con una plataforma que aceptara pagos online o con tarjetas; me gustaría también desarrollar aplicaciones para otros negocios, no solo privados, también los estatales, pero, ¿cómo? La gente en este país quiere y necesita estar más conectada, pero no solo para chatear por Facebook”, reconoció finalmente Félix Javier.

Si te ha interesado este artículo y quieres leer otros similares, puedes colaborar con nosotros a través de nuestra campaña de Crowdfunding

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES