Síguenos:

Las Tunas, la ciudad de las esculturas

Las Tunas, la ciudad de las esculturas

Publicado por Leyden Figueredo el 20 de Febrero del 2014

La escultura cubana ha sido conocida por mucho tiempo como la Cenicienta de las Artes por su no permanencia en importantes sitios expositivos, pero hoy posee un vasto historial gracias a la colaboración de críticos, investigadores y artistas cubanos.

La ciudad de Las Tunas, ubicada a unos 690 kilómetros de La Habana, es reconocida como la ciudad cubana de las Esculturas. Más de 135 piezas escultóricas y la mayor colección de piezas en pequeño y mediano formato del país (alrededor de 300), están diseminadas en el entorno citadino de la oriental ciudad. Tal condición se ratifica por estos días en el territorio, al celebrarse en él la XV Bienal de Esculturas. Durante todo el mes de Febrero se desarrolla este encuentro que reúne por primera vez a creadores nacionales e internacionales para embellecer  la ciudad con sus obras.

“El arte cubano y dentro de él la escultura, crece con la vitalidad que le confiere su probada autenticidad. Lo anima, en esencia, ese sentido de pertenencia activa a un entorno propio que se desarrolla desprejuiciado y permanente diálogo con el contexto universal. Ha sido el de la escultura un camino escabroso, con escollos y contradicciones que la han enriquecido, al cabo, hasta saber encontrar tanto en la reciedumbre de su autonomía como en su saludable expansión una personalidad y un prestigio indiscutibles”,  así lo opina la Doctora en Arte María de Los Ángeles Pereira.

El Movimiento Escultórico Tunero alcanzó su efervescencia a finales de los años 70 del pasado siglo. Con la realización de los encuentros nacionales de escultores esta manifestación se potencia, destacando a figuras como la habanera Rita Longa Aróstegui, escultora cubana galardonada con el Premio Nacional de Artes Plásticas 1995, entonces presidenta del Consejo Asesor para el Desarrollo de la Escultura Monumentaria y Ambiental (CODEMA) en Las Tunas, el guantanamero Ángel Íñigo, el habanero  José Antonio Díaz Peláez, así como los tuneros Rafael Ferrero Lores y Armando Hechavarría Guerrero, entre otros.

En 1977, se realiza el Tercer Encuentro Nacional de Escultores inaugurado con la prueba de surtidores y luces de la Fuente de las Antillas. Varios artistas asumen el compromiso de donar obras a la ciudad en lo que se conoce como “acuerdo de la guagua”. Al año siguiente, Las Tunas se convierte en sede permanente de estos eventos y se declara Capital de la Escultura Cubana.

Más de treinta años del renacer de una manifestación que anteriormente solo contaba con cultores aislados en todo el país y ahora tiene el privilegio de contar con manos y opiniones de  artistas foráneos cada uno representando una obra, las que se realizaron con el objetivo de ambientar con esculturas espacios públicos y así elevar el nivel estético de  la cultura ambientalista en Cuba.

Illeana Bascón Núñez, directora de Patrimonio Cultural y secretaria ejecutiva de la Comisión de Monumentos, expresa: “El tema de las esculturas en Cuba se considera como fundamental debido al trabajo que se realiza en la conservación de las obras. Cada año al realizarse este evento incrementamos en obras y aplicamos la cultura de conservación para no perder  las esculturas ya montadas”.

A pesar de las telarañas que genera el tema de la escultura, esta Bienal pretende potenciar la  manifestación escultórica de diferentes formas. A través de salones, exposiciones, proyectos comunitarios, donde los noveles talentos se insertan en el quehacer escultural.

Según Edelsy R. Gutiérrez y Roger Antuñae, escultores y miembros del equipo de restauración de la Galería Taller Rita Longa, única de su tipo en el país,  la calidad de las obras presentadas fue todo un éxito destacándose la participación de artistas franceses y de algunos noveles consagrados desde eventos anteriores. De las  obras ya han sido emplazadas unas 50 en diversos espacios públicos de toda la provincia.

“Los círculos socioculturales y promotores contribuyen de forma creadora al desarrollo de cada Bienal. A partir de entonces  se comienza a desarrollar un potencial artístico propio que asume las actividades engendrado un fuerte movimiento  que ha contribuido notablemente al cambio en la comunidad, y a elevar el nivel de vida de sus pobladores“, agregó Edelsy.

“Tanto la exposición de las muestras como su montaje expresan con gusto lo más representativo de cada artista. Esta Bienal es la expresión pura del talento artístico de la plástica  internacional  contemporánea”, comenta Roger. La voz del barro, la madera, el ferrocemento y otros materiales, se  oye en las  calles de esta ciudad monumental esculpida por manos de varios amigos.

El Centro Cultural Huellas, la heladería Las Copas, el Café Bohemio y otros puntos de la ciudad, deben su belleza a las manos de los artistas participantes en esta bienal celebrada en el Balcón del Oriente Cubano. En este evento tienen espacio abierto todos aquellos que incursionan en el mundo de las esculturas. No se busca experiencia, solo empeño y deseo, así que si está de paso este Febrero por Cuba le exhorto a que no se lo pierda,  lléguese,  que Cenicienta está de fiesta en Las Tunas.

Gallery: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.