Síguenos:

Toronto 2015 y otros obstáculos ¿insalvables? para el béisbol cubano

Toronto 2015 y otros obstáculos ¿insalvables? para el béisbol cubano

Publicado por Miguel Ernesto el 28 de Enero del 2015

Cuando en septiembre de 2013 las autoridades del béisbol cubano anunciaron una “nueva política” que permitiría la contratación de peloteros con clubes profesionales, no pocos pensaron que el interés de ligas de América y Asia posibilitaría que decenas de atletas se integraran a diferentes equipos, en un corto período de tiempo. Un año y medio después de aquella prometedora noticia, la realidad ha sido aplastante: en 2015 solo cinco jugadores tienen un contrato garantizado en Japón.

Para obtener un contrato, los equipos extranjeros deben superar diferentes obstáculos: Cuba prefiere que los peloteros firmen solo por un año, además, les exige jugar en la temporada nacional y que defiendan los colores de la selección en eventos internacionales (como Juegos Centroamericanos, Panamericanos, Premier-12 y Clásico Mundial).

A todas estas dificultades se añade el contexto político, que quizás luzca ahora más favorable, a partir del acercamiento entre Washington y La Habana; pero con el Embargo todavía en funcionamiento, las ligas latinoamericanas no se atreven a acercarse a un jugador que viva en Cuba.

El más claro ejemplo de la interferencia política ocurrió con los Piratas de Campeche de la Liga Mexicana (LMB). Ellos decidieron dar el primer paso y colocaron en la nómina a Michel Enríquez, Yordanis Samón y Alfredo Despaigne. Los dos primeros no duraron mucho en el club, uno por lesión, el otro por bajo rendimiento; sin embargo, Despaigne—considerado el principal slugger en Cuba—impresionó por su fuerza al bate.

Por tanto, los directivos de los Piratas optaron por contratarlo otra temporada; pero con un pasaporte dominicano falso. La “razón” para este movimiento ilegal fue evitar una posible multa de la Major League Baseball, una organización que, como parte del cumplimiento del Embargo, castiga con una fortísima multa cualquier transacción económica de uno de sus asociados con un cubano que continúe residiendo en la Isla. El escándalo fue enorme y, a partir de ese momento, la LMB y otras ligas caribeñas entendieron el mensaje de la MLB: cero negociación con la Federación cubana de béisbol.

Al cerrarse las puertas de Latinoamérica, los directivos se enfocaron únicamente en Asia. Las ligas de Japón, Corea del Sur y Taiwán eran las más competitivas; pero solo fructificó el diálogo con los nipones. En 2014, Frederich Cepeda, Yuliesky Gourriel, Héctor Mendoza y Despaigne se unieron a tres equipos japoneses. Cepeda recibió el mayor contrato (1,47 millones de dólares); sin embargo, decepcionó por su pobre rendimiento. El lanzador Mendoza apenas trabajó en las ligas menores; mientras, Gourriel y Despaigne, a pesar del corto tiempo de adaptación, sí mostraron sus potencialidades.

En 2015 se esperaba que avanzaran los diálogos con Corea del Sur y Taiwán. No sucedió así y sobre la mesa solo quedó la opción de Japón. La Federación cubana dio a conocer oficialmente que solo cinco peloteros quedaron inscritos para la próxima temporada de la liga japonesa: los cuatro que jugaron allí en 2014 más Lourdes Gourriel Júnior (el hermano menor de Yuliesky).

Sobre estos contratos existe muy poca información. El caso más conocido es el de Despaigne quien renovó con el Chiba Lotte Marines, por dos temporadas y cerca de 4,1 millones de dólares, una cifra que podría crecer hasta 6,7 millones por incentivos. Además, Mendoza y Cepeda regresarán con los Gigantes de Yomiuri, aunque los detalles económicos no se han revelado. El tema más complicado es el de Yuliesky Gourriel, considerado el bateador más completo del béisbol cubano en la actualidad.

Gourriel sobresalió con el Yokohama DeNa Baystars en 2014 y se esperaba un contrato más lucrativo este año; pero las negociaciones han sido muy lentas y todavía no está claro con cuál equipo jugará Yuliesky. Su hermano menor—valorado entre los tres prospectos más prometedores de la pelota cubana—sí se integraría a los Baystars.

Uno de los elementos de mayor peso que pudo haber incidido en el escaso interés por contratar a más peloteros cubanos es la poca flexibilidad de las autoridades con el manejo del tiempo de los atletas. La Serie Nacional—principal competición deportiva del país—contempla en su calendario 87 partidos, más los playoff. A esto se suma la exigencia de que cada contratado juegue con la selección nacional.

En 2015 se efectuarán dos torneos a los que la Federación cubana le ha otorgado una gran importancia: los Juegos Panamericanos de Toronto y el Premier, al que asistirán los 12 mejores equipos del mundo y está considerado el segundo evento de mayor fuerza, solo superado por el Clásico Mundial. En los Panamericanos de Guadalajara, en 2011, el béisbol cubano no cumplió con los pronósticos y terminó en la tercera posición. En la urbe canadiense, las autoridades quieren recuperar la corona (que mantuvieron desde 1971) y para eso conformarán al equipo más completo, en el que se incluirán los peloteros contratados en Japón.

Los Panamericanos de Toronto se desarrollarán entre el 10 y el 26 de julio, en un momento importante dentro de la liga japonesa. Por el acuerdo firmado, los directivos tendrán que permitir la salida de los peloteros cubanos, durante un mes. Si a esto se suma que los jugadores tampoco formarán parte del “entrenamiento primaveral”, porque se encuentran inmersos en la Serie Nacional y también estarán en la Serie del Caribe, en San Juán, entonces es posible entender cuán complicado se ha convertido el proceso de llevar a un pelotero cubano a un equipo profesional.

Las autoridades deportivas en Cuba explicaron que transformarán el calendario de la Serie Nacional, pero solo a partir de 2017, para “propiciar la inserción de los atletas en ligas extranjeras y a su vez que participen en los eventos nacionales e internacionales”, aseguró Antonio Castillo Macía, Jefe de Proyectos Competitivos del Béisbol.

Un año y medio atrás llegó un prometedor anuncio para el béisbol cubano; sin embargo, la concreción de las contrataciones ha sido un proceso demasiado lento y lleno de obstáculos. En 2015, solo cinco peloteros estarán en Japón; mientras en Cuba quedarán otros que, con paciente impaciencia, esperan que disminuyan las trabas burocráticas para, finalmente, probarse en un nivel superior. 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES