Síguenos:

Las startups en América Latina necesitan cultura emprendedora

Las startups en América Latina necesitan cultura emprendedora

Publicado por PanamericanWorld el 13 de Noviembre del 2015

Las startups en América Latina han continuado creciendo, pero para que obtengan su máximo potencial necesitan una transformación al incorporar una verdadera cultura emprendedora.

Algo está cambiando en el modelo de negocios a nivel mundial, y para comprenderlo, debemos comenzar por entender qué es hoy una startup. Se trata de un emprendimiento que surge como oportunidad, no como necesidad.

Este modelo apuesta a ofrecer una solución o servicio que, al menos en América Latina, no existe. Tradicionalmente, el capital inicial o capital semilla de un emprendimiento no es provisto por la banca, sino por capitalistas de riesgo. Pero, actualmente, es cada vez mayor el acompañamiento financiero formal desde los inicios del proyecto. Hoy sabemos que lo fundamental no es solo el tema de financiamiento sino de la “inteligencia” que puede venir vinculado a dichos recursos.

En términos generales, el capital inicial de los emprendimientos suele haber estado ligado a lo que se llama friends, family and fools, es decir, que un familiar, un amigo o, como indica el último de los términos, “un loco” sea quien arriesga su dinero. En otros casos los emprendedores se endeudaban sacando un crédito de consumo como particulares. La clave del nuevo modelo está en encontrar un financiamiento colaborativo e inteligente, donde muchas veces se requiere apoyo desde las políticas públicas.

Las claves de un proyecto exitoso

A nivel individual, para que triunfe un determinado emprendimiento, la primera clave es identificar el modelo de negocios que sustenta la idea detrás del emprendimiento. Las etapas tempranas de las startups se tratan de un “descubrimiento” de la forma en que se van a generando las rentas o se va a crear el valor.

Una vez determinado el mercado, en seguida se hace necesario evaluar entre miles de ideas para desarrollar aquella que tiene mayores posibilidades. Lo que la experiencia demuestra es que el éxito de la evaluación de las ideas suele ser mayor cuando es realizado por emprendedores. Esto tiene que ver con que un proyecto cambia mucho desde que comienza hasta que sale al mercado. Muchas veces lo importante no es evaluar el producto o idea en sí, sino al equipo. Y son los pares que ya han pasado por un proceso similar los que mejor pueden diagnosticar a potenciales equipos de trabajo.

En este sentido, lo conveniente en regiones en crecimiento como América Latina es enfocarse, probablemente, en aquellos emprendimientos que están destinados a dar soluciones a aquellos de recursos más bajos, a la base de la pirámide: lo que se conoce como startup social. Estas empresas tienen una gran aceptación en la región y han tenido grandes resultados. Muchos de los emprendimientos con estas características han sido intermediados por incubadores especialmente orientados a esta área como es el caso de Socialab que tiene oficinas en Argentina, Chile, Colombia y Uruguay.

Otra clave de los emprendimientos exitosos es la participación del evaluador en los riesgos y en el retorno. Un ejemplo extremo es el del caso israelí: las startups importantes, de capital intensivo, inversiones de 500 mil dólares, en las que participa el sector público, se realizan con un modelo en el que 350 dólares son públicos y 150 de la incubadora o quien financia en la etapa temprana. De este modo, quien hace la selección tiene incentivo para hacer una buena selección, porque su bolsillo está afectado.

Hacia un ecosistema emprendedor para América Latina

El foco de una política pública orientada al modelo startup debe enfocarse no en financiar proyectos individuales, sino especialmente en generar un espacio, un ecosistema de innovación y emprendimiento, en el que se encuentren las ideas, los inversores, los técnicos, y el mercado. A nivel mundial, Sillicon Valley fue eso: un espacio geográfico de encuentro. A nivel regional el ejemplo más avanzado es el chileno, con el proyecto Startup Chile.

Un dato alentador para el mercado latinoamericano es que por una parte el sector público ha apostado a estos emprendimientos, y por otro, se han desarrollado modelos más colaborativos y de repartición de la inversión, de los riesgos y de las ganancias.

Uno de los problemas que enfrenta la región tiene que ver con el flujo de ideas. De 1,000 ideas se analizan 100; se financian 10 y va bien en dos. Por eso, quizás la región no está aún lista para que, en cada país, se presenten 1,000 ideas para cada industria. Esto puede resolverse con el apoyo recíproco entre países de la región.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES