Síguenos:

Ser deportista de alto rendimiento en México llega a ser un suplicio

Ser deportista de alto rendimiento en México llega a ser un suplicio

Publicado por Ricardo Vázquez el 28 de Agosto del 2014

Ser atleta de alto rendimiento en México no es cualquier cosa. Ahora se tiene más apoyo que antes, pero la ayuda llega hasta que un deportista consigue algo, cuando deberías de tenerla desde el principio.

La imagen era de felicidad, era el verano de 2012 en Londres y las mexicanas Aída Román y Mariana Avitia habían logrado la plata y el bronce en Juegos Olímpicos en tiro con arco.

Un año después, Aída Román se quedó sin su entrenadora Songi Woo, quien decidió abandonar el país. “Me volví autodidacta”, bromea la deportista. Y así, una de las estrellas del deporte nacional debió andar sola durante algunas competencias. Ser medallista olímpica no es suficiente para tener todo el apoyo. Ella, en soledad, volvió a demostrar su calidad, pues a principios de 2014 ganó oro en el Mundial Bajo Techo en Nimes, Francia. Ahora ya tiene a una persona que trabaja con ella, la sudcoreana Mee Jeong Lee.

Los (otros) héroes deportivos de México no tienen los reflectores mediáticos, ni los salarios de otras figuras como los futbolistas Javier Hernández, Guillermo Ochoa, Rafael Márquez o Giovani dos Santos.

Aída pertenece a una estirpe de protagonistas mexicanos que han destacado en los últimos. En ese sitio están también Paola Longoria; Uriel Adriano, campeón mundial de taekwondo; Daniel Corral, el primer mexicano en conseguir una presea en un Mundial de gimnasia; Luis Rivera, quien ha sorprendido en salto de longitud, y Adriana Zavala, ganadora de medalla de oro en una de las fechas de la Copa del Mundo de tiro deportivo el año pasado.

Pero lo que le ha ocurrido a Aída es lo más normal. A Francisco Rueda, reconocido entrenador de clavados en México, le dejaron de pagar tres años su salario y recuerda que hubo un momento “que no tenía ni para comer”.

El año pasado, de acuerdo con documentos de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), para el deporte de alto rendimiento se destinaron 399 millones de pesos (mdp), cuando en promedio un equipo de la Liga MX —la máxima categoría del fútbol mexicano— tiene un presupuesto anual de 250 mdp.

Pero estas fortalezas no siempre llegan a todos, o muchas veces hay una serie de obstáculos que deben pasar los entrena­dores o deportistas para gozar del apoyo de las autoridades.

Francisco Rueda relata que antes de los Juegos Olímpicos de Londres no tuvo apoyo de la Conade para la clavadista Laura Sánchez. Algunas disputas extradeportivas le limitaron las ayudas, y “en muchas ocasiones (se mantuvieron a flote) con nuestros recursos”. La medalla de bronce en trampolín de 3 metros en 2012 cambió el panorama.

En promedio, un futbolista profesional de la Liga MX gana 250,000 pesos al mes y el deportista amateur con más apoyo en becas ingresa menos de 80,000 pesos. Por ello los sponsors resultan determinantes para subsistir. “Yo inicié en el deporte para controlar mi hipe­ractividad; hoy te puedo decir que es mi trabajo y forma de vivir”, comenta Uriel Adriano, quien tiene un patrocinador que sólo le aporta en especie.

Otras de las deficiencias es el sistema deportivo mexicano a nivel administrativo, que es calificado apenas de mediana calidad en sus procesos, ya que los programas gubernamentales están estancados en 86% y algunas instituciones tienen 0% de cumplimiento en temas de escritorio.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES