Síguenos:

Secretos de la Octava Estrella, narrados por Gustavo Costas

Secretos de la Octava Estrella, narrados por Gustavo Costas

Publicado por Sara Bello el 23 de Enero del 2015

Gustavo Costas, técnico de Independiente Santa Fe, ganador de cuatro títulos en cuatro países diferentes, hincha de Racing, apasionado y muy creyente, narra en exclusiva para PanamericanWorld secretos sobre ese octavo título de Santa Fe, el primer y actual campeón de Colombia. Ésta es la primera de una serie de dos entregas con el prestigioso entrenador. La próxima será publicada el lunes.

El presente ‘Cardenal’

La verdad contentísimo, siempre tengo el trago amargo de haber perdido la Copa (Colombia) capaz era más fácil, no más fácil todo es difícil, pero estábamos más para ganar la Copa en ese momento, respetando a Tolima, la Copa la perdimos nosotros, fuimos a Ibagué y no jugamos como una final, la jugamos como un partido más, gracias a Dios pudimos ganar la Liga.

La Octava no fue igual que la séptima: costumbre de ganar

Si, Santa Fe se está acostumbrando a ganar y está bien. Yo siempre le pido a mis jugadores, no nos tenemos que quedar con lo que pasó, lo que ya ganamos, hay que tratar de ir por más, el ser humano siempre se tiene que exigir más, si nosotros pensamos que porque fuimos campeones ya está, la vamos a pasar mal. Uno tiene que seguir tratando de ganar, hoy en la vida es lo único que sirve, el segundo puesto ya no sirve más.

Yo digo siempre ganar no es importante, es lo único que tiene que haber en nuestros pensamientos y entre nuestro cuerpo. Por ejemplo nosotros si no ganábamos la final, que iban a decir, hiciste una campaña bárbara llegaste a la final de la Copa y de la Liga, y no te lo hubiese reconocido nadie, te hubieses ido insultado capaz de la cancha. Vivimos en un mundo que te lleva a eso, no solamente en el fútbol, en la vida, si no rendís un poquito más de lo que quieren ellos ya te echaron del trabajo. Por eso yo les trato de meter en la cabeza a los jugadores eso.

La sentada de Ómar Pérez

Cuando dirijo a mí no me importa si son argentinos, paraguayos, bolivianos o si son negros, blancos, rubios... Para mí juega siempre el que mejor está, y si tengo que sacar a alguien porque no está jugando bien lo hablo tranquilamente. Con Omar, lo hablo tranquilamente, para el partido de ahora (Superliga) le dije, Omar no va a estar para la primera final, no va a jugar, le dije yo te quiero bien en la segunda, porque él viene de la lesión.

Muchas veces ellos no se dan cuenta, ellos no entienden porque quieren jugar siempre, estén bien, mal, regular y Omar es uno de esos, quiere jugar aunque esté regular, yo trato de explicárselo, ellos saben que yo voy de frente, no escondo nada y él cuando tuvo que salir salió y cuando tuvo que volver volvió. Sabemos lo que es Omar, es fundamental tanto dentro como fuera de la cancha, es jugador líder, es un tipazo, ama mucho a Santa Fe, y ojalá que se retire de la mejor manera de acá cuando se vaya.

Clave ganarle a Nacional, era el rival

Yo pienso que fue importantísimo, vos fíjate que llegamos a la final sumando los seis puntos contra Nacional. Uno cuando decía con Once Caldas ganás y empatás, con Huila ganás de local y empatás de visitante y con Nacional sumás tres acá y perdés tres allá, por eso el fútbol es tan lindo, sacaste los seis puntos contra el rival.

Nos daban todos por muertos cuando fuimos allá, vos veías a la gente, mis amigos que tengo de acá me decían ya está, es más era lo que yo les decía a los jugadores esos tres o cuatro días que estuvimos antes del partido contra Nacional nadie está creyendo más en ustedes, todos nos dan por perdidos, cosas de motivarlos, que les toque un poco el orgullo. Ahí hicimos un esfuerzo bárbaro, ganamos un partido, pienso que ahí empezamos a ganar la final.

Nosotros pensábamos que Huila iba empatando con Once Caldas, y cuando me entero que iba ganando 2 -0 ahí decía, porque hasta ese momento estábamos tratando de no tomar riesgos, que Nacional no nos haga un gol y tratar de salir de contragolpe, ahí adelantamos las líneas y les decíamos a los jugadores que teníamos que ganar porque Huila iba ganando, así que fue desesperado ese momento, bueno hasta que llegó el penal.

La racha de los penales

Aparte bueno llega el penal y sufriendo como siempre, una cosa de locos, la primera vez que me pasa tanto, es terrible una racha de ocho. Son rachas, allá me había pasado en Barcelona, pero cuatro nada más erramos seguidos, dos en un mismo partido, pero nunca así como acá. Ya perdés la confianza, el jugador va perdiendo la confianza, es como cuando el jugador se acostumbra a ganar o a perder, cuando vas perdiendo es muy difícil salir,  levantar la cabeza.

¡Ni lo miré! Los últimos dos penales contra Huila y Nacional, no los miré, no los quise mirar y fue cómico porque estoy mirando a la tribuna y había un grupito de los de prensa, había 6 ó 7, y entonces cuando patean el penal, yo estoy mirando a la tribuna y veo que los de Nacional se levantan, dije no, y después veo a los 6 que se levantan y gritan el gol y ahí nos volvimos locos todos y ahí salir a defender ese 1 a 0.

Se caía el mundo abajo, la ida de la final

El primer tiempo ellos jugaron mucho mejor, nosotros estábamos muy lentos, no íbamos para adelante, si volvíamos teníamos para atacar, porque el DIM es un equipo que te deja jugar, juegan muy bien de mitad de cancha para adelante pero te deja jugar, y esos espacios no los aprovechábamos y fue lo que les dije en el entretiempo: tenemos que cuando recuperamos salir rápido, porque teníamos el espacio, luego se lesiona Omar, se nos complicó más.

Y esto es lo lindo del fútbol, el jugador que estuvo conmigo que menos había jugado en el año fue fundamental en la final, en las dos, para cambiar el partido Vargas fue extraordinario y el equipo en el segundo tiempo se mostró más maduro, armamos línea de cuatro y pienso que ahí le sacamos el espacio a ellos y aparecieron los dos goles juntos, ahí fue un baldazo de agua fría para ellos y ahí ya el estadio no es lo mismo.

La locura del camerino

El camerino fue hermoso, esas cosas no te olvidás nunca, fue el mismo camerino cuando le ganamos a Nacional además es lindo cuando ganas de visitante, me pasaba cuando era jugador, de visitante estás solo contra todo, más allá que es lindo ganar con tu gente, pero de visitante me gusta más. El camerino fue una locura, una locura con Nacional, y después cuando ganamos la final también, fue hermoso.

Las cábalas: el traje frente a Once Caldas

No soy tan cabalero, yo digo siempre mi padre futbolístico fue Coco Basile, muy cabalero...  Es que en ese momento dije quiero llegar a los jugadores para que sientan que hoy lográbamos la clasificación, que era con Once Caldas que ganando ya estábamos adentro y no teníamos que sufrir hasta el domingo, aunque fue más lindo y nos motivó más para la final, ahora con la película terminada, si vos me dabas a elegir cómo iba a terminar la historia me quedaba con ganarle a Nacional allá.

Se los dije, antes de entrar a la cancha, porque yo no me cambié hasta diez minutos antes de entrar a la cancha, cuando ellos llegan de la entrada en calor y que se empezaron a cambiar y se juntan todos aparezco con el traje y todos empezaron a reírse, a aplaudir, cosas para romper, a veces el jugador esta tenso, entonces uno siempre trata de buscarle antes del partido como llegarle al jugador, como entrarle y yo soy muy metido en esas cosas.

Entonces les dije: me puse este traje especialmente porque hoy ustedes me van a regalar una nueva final en mi vida y como es día de fiesta, y desgraciadamente perdimos... Al final todos me la cobraron, no se lo ponga más profe. El traje no lo tiré todavía, está guardado.

El robo de la medalla

Esas no son cábalas mías, siempre digo lo mismo, Colombia es un país de creencias, pero yo digo siempre vos no le podés pedir a Dios vamos a ganar, porque el rival también le está pidiendo a Dios, entonces si vos ganás y el otro perdió qué, el Dios de él es mas... Y no es así, Dios tiene cosas más importantes y esto es un juego.

Uno lo que le pide es que todo salga bien, y que te ayude, que si no se da el resultado que te ayude a poder absorberlo de la mejor manera, que no se lesione nadie, que te de fuerza para manejar el grupo, pero no vamos a ganar, a veces se me sale, pero no es una cábala es más creer en el de arriba.

Tuve la suerte en ese robo, nosotros nos bajamos del bus había muchísima gente esperándonos, yo bajo primero que todos y se me tiraron yo no sé 20 o 30 personas casi, y de repente yo siento que me la robaron y trato de agarrarla y cuando me roban la cadena la medalla me quedó, estaba en el partido, la llevé al partido en el bolsillo de la campera.

Lo que más me molestaba no es por el valor sino porque me la habían regalado mis hijos, el valor sentimental, tenía algo especial. Gracias a Dios los chicos de la barra me la consiguieron y me la devolvieron y también vinimos a jugar la final acá y vino un señor que tiene una joyería y me regaló una, así que acumule dos.

Doble alegría con Racing

Ese día fue muy cómico porque Racing si ganaba era campeón y nosotros si ganábamos a Nacional clasificábamos, jugábamos a la misma hora casi, dio la casualidad que gracias a Dios fue un año perfecto y salimos campeón los dos fue una alegría doble y después del partido yo ya estaba en el hotel y mis hijos salieron a las doce de la noche a festejar en el Obelisco, entonces hablamos por teléfono y dicen: pa ya sacanos el pasaje que el jueves estamos allá, vamos con una copa y queremos la otra.

Era difícil porque en mi familia son todos de Racing, mis amigos, en la mañana temprano me mandaron los videos de cómo estaba Avellaneda, mis hijos también cuando iban para la cancha, pero yo estaba metido en lo nuestro que era lo más importante, yo se que Racing es mi pasión, pero mi trabajo y a quien me debo hoy es a Santa Fe, sabíamos que era un partido dificilísimo y que lo teníamos que ganar como sea.

El día después del título de Santa Fe

Fue hermoso, no dormí, nos acostamos como a las once de la mañana, disfrutamos hermoso, la verdad fue muy lindo, lo de cuando salimos con el bus por las calles, estar con la gente, yo digo siempre una cosa, cuando hacés feliz a tanta gente es algo hermoso, y yo gracias a Dios tuve la posibilidad de salir campeón en muchos lados y se festeja de esa manera.

Y vos ves a la gente tan feliz que uno dice la pucha con que poco a veces uno hace feliz al otro, la verdad lo disfrutamos mucho, y después ese mismo día a la noche me fui para Argentina a seguir festejando, con asadito.

Lo que viene

No perder el hambre, el jugador es un ser humano, que es lo que a veces no entiende la gente, tiene días buenos, días malos como cualquiera lo tenemos en el trabajo, no son robots, y a veces el ser humano después de lograr cosas importantes se baja, inconscientemente.  Eso es lo que tenemos que tratar nosotros como cabeza de grupo de tener al plantel bien, tenerlo motivado, que juegue quien mejor está, que no se piense que fulano de tal ya es titular porque salió campeón, hoy es una nueva historia y no hay que perder el hambre, no hay que ser mediocre en la vida, en la vida vos ganaste y tienes que seguir tratando de ganar, de superarte, en eso le cae toda la responsabilidad al cuerpo técnico.

La Copa Libertadores

La Libertadores, si le preguntás a cualquier técnico o a cualquier jugador la querés ganar, yo digo siempre, llegaste hasta ahí, hasta la Libertadores, a estar con los mejores de América, no tenés que ir a participar nada más, tenés que ir a ganarla, es el sueño de todos jugadores, técnico, hincha, es de todos ganarla, tenemos que meternos en la cabeza que la podemos ganar, si el grupo tira para adelante, si el grupo está metido, se puede.

Hoy el fútbol se emparejó mucho, más allá que ves las contrataciones de Mineiro, Prato; las de Colo Colo con 2 ó 3 jugadores importantes; Atlas también compró nueve jugadores pero hoy en el fútbol competís, la final la última Libertadores va San Lorenzo y Nacional de Paraguay, y Nacional de Paraguay tenía el presupuesto más bajo de todos los que estaban en la Copa, y fueron porque vieron un equipo, luchó, se hizo fuerte.

Tenemos que hacer eso un grupo unido, un grupo fuerte, nos tocó pienso que el grupo más complicado, pero si estás en la Copa sabes que te vas a encontrar con los mejores.

La fortaleza de Santa Fe

La fortaleza tiene que ser el trabajo, el trabajo que tenemos que tener, tanto en la semana como cuando están afuera, vamos a jugar muchos partidos, acá en Colombia se juegan muchísimos partidos, entonces el cuidado, alimentarse bien, descansar bien, eso va a ser importante. Y después que el grupo esté siempre queriendo más cosas.

La Superliga

Santa Fe y Nacional ya tienen sabor antes que venga yo, y ahora también, ganamos los últimos dos, sabemos que vamos a ganar con un poderoso, Nacional es un equipo que juega bien, que tiene jugadores y que tiene billetera como para salir al mercado y llevarte los mejores de cada equipo, sabemos que es un rival difícil, pero también que como pasó antes, lo pudimos lograr, ellos jugaron completos y venían muy bien jugando, logramos ganarles allá y acá también, no hay nada imposible si uno quiere.

La novela de Camilo Vargas

Me pasó en todos lados, al salir campeón se van los jugadores, el otro día pasó a saludar Camilo, estuvo con nosotros. Al principio no repercutió tanto en el plantel porque estábamos de vacaciones, estaban todos festejando o descansando entonces no se notó tanto, hubiese sido peor capaz si estábamos aquí todos trabajando, hubiese sido peor, se hablaría todo el día. Yo cuando vine de Argentina, vine con que Camilo se quedaba acá, cuado bajo del avión y al otro día me junto con el presidente es que me dice que es seguro que ya no lo tengamos, yo vine con la cabeza pensando que se quedaba.

Lo mejor de la octava

El grupo, me encontré con un grupo bárbaro, de buenos jugadores pero de buena gente también, que es el recuerdo que te queda cuando te vas. Un grupo trabajador, un grupo que quiere superarse, muchos de ellos hace bastante que están jugando juntos y es más lindo todavía, el grupo fue extraordinario.

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES