Síguenos:

Los Rockets triunfan en México

Los Rockets triunfan en México

Publicado por Juan Gavasa el 13 de Noviembre del 2014

Los Minnesota Timberwolves volvían por segunda vez al Arena Ciudad de México para disputar un encuentro oficial de la NBA. El año pasado, con el calzón ya puesto, los jugadores tuvieron que abandonar la pista, que se inundó de humo por un problema con el sistema de electricidad del moderno pabellón de la capital mexicana. Este año no hubo ningún susto, el partido –y todos los extras que incluyen los espectáculos de la liga estadounidense– pudo celebrarse, y los casi 22.000 espectadores que llenaron el pabellón asistieron a una cómoda victoria de los Houston Rockets ante los Timberwolves (113 – 101).

El lleno de ayer es una muestra del tirón de la NBA en el país vecino. El baloncesto mexicano está acostumbrado a mirarse en el espejo de EE UU. En comparación con la primera potencia mundial del balón y la canasta el reflejo es, obviamente, borroso. México vive no obstante una revitalización de la imagen de su baloncesto gracias en gran parte a los buenos resultados de su selección nacional en los últimos años. Dos oros en competiciones panamericanas importantes y la clasificación para el último Mundial tras 40 años de sequía han dado más visibilidad a un deporte que tiene como duros competidores al futbol, al béisbol y al boxeo.

“Estuvo muy bueno el Mundial porque además lo pusieron por la televisión y gratis”, cuenta antes empezar el encuentro Andrés Fernando Millán enfundadado en una camiseta de los Timberwolves y con el nombre de Ricky Rubio en la espalda. Millán tiene 18 años, juega de base en un equipo municipal del Estado de México, y le gustaría tener las manos tan rápidas como la estrella española, ausente en la terna por lesión.

La influencia estadounidense se percibe desde las canchas de los barrios mexicanos. Es fácil encontrar en los recovecos de la capital, encajadas entre bloques de pisos o la orilla de alguna ancha carretera, pistas de baloncesto muy parecidas a los playgrounds del vecino del norte. Los jóvenes emulan ese estilo de juego rápido, potente e individualista. Dos tres, pases como máximo, fintar y penetrar con agresividad. Así es como jugó ayer James Darden, el barbudo escolta de los Rockets que con 23 puntos aupó a su equipo a la victoria, ayudado por Dwight Howard en la pintura, donde mandó sin oposición una vez que envió al banco por exceso de personales al rocoso Nikola Pekovic, el único cinco de Minnesota con kilos y tablas para pararlo.

Durante el descanso del partido, esperando en la fila para participar en una de las actividades extras que ofrecía el evento, un fotomatón que acoplaba la cara del espectador en el cuerpo de un NBA, Antonio Juárez, alias el Pantera, da la medida de las diferencias entre los dos mundos baloncestísticos: “Soy entrenador de los Dragones, un equipo de la liga de municipal del Distrito Federal. En mi equipo juegan también jugadores de la liga profesional. Lo hacen por dinero. Yo les pago por partido entre 30 y 60 dólares partido”.

Artículo completo: 
Etiquetas: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES