Síguenos:

Renace el teatro Martí de La Habana

Renace el teatro Martí de La Habana

Publicado por Leyden Figueredo el 06 de Marzo del 2014

El elegante teatro Martí de La Habana, una reliquia patrimonial  del siglo XIX que fue meca del bufo, el vodevil, la zarzuela y la ópera, ha reabierto sus puertas con un renovado esplendor  devuelto por una completa reparación tras 40 años de inactividad.

El teatro como arte milenario que integra  como mínimo la danza, el canto, la pantomima y la narración de sucesos vinculados a la vida de una comunidad, tiene un valor y una fecundidad que lo hacen ser el crisol de las artes.

El teatro Martí, instalación de estilo neoclásico, inaugurada el 8 de junio de 1884, se llamaba en sus inicios Irijoa como su propietario el vasco Ricardo Irijoa, pero  en 1901 toma su nombre definitivo en homenaje al Héroe nacional  de Cuba,  José Martí.

La función que marcó su apertura se hizo a beneficio del convento "El Buen pastor", y con posterioridad transitaron por su escenario diversos espectáculos.

El teatro Martí, ubicado en el centro histórico de la ciudad, guarda en su legado el hecho de haber sido la sede donde se redactó la Carta Magna para la republica cubana que se estrenó el 20 de Mayo de 1902.

Debido al deterioro de su infraestructura la sala cerró desde finales de los años 70 del siglo pasado y no fue hasta el año 2000 que comenzaron los trabajos para su conservación y remozamiento, los cuales tomaron un ritmo consecutivo a partir de los años 2005-2006, explicó a Panamericanworld la proyectista general, Marylin Mederos.

Un equipo de arquitectos, diseñadores, restauradores, muralistas, investigadores, electricistas, constructores, carpinteros y otros especialistas, acometió la trabajosa labor de reconstrucción del también llamado "Coliseo de las cien puertas", para devolverlo a la vida pública con su esencia de antaño y un necesario toque de modernidad.

Restaurarlo lo más fielmente posible al original y acorde a un teatro tradicional contemporáneo para usarlo en representaciones dramáticas, musicales, bailables y reuniones, fue el objetivo principal de la obra, agregó Mederos.

El concepto de restauración que ha primado en esta obra lleva aparejado tanto la labor de la restauración como la conservación de la parte patrimonial, histórica y arquitectónica de la edificación, indicó también la especialista.

Con esa directriz se ha podido conservar toda la fachada de piedra, parte de la herrería original, la reja que circunda su perímetro, restaurar los entrepisos y escaleras de madera, en tanto que los elementos rescatados han servido para copiar y restituir los que faltaban, detalló.

Una de las áreas que requirió una restauración total fue el falso techo de la sala, uno de los elementos decorativos más importantes de este teatro, que se desmontó para hacer toda la estructura nueva y reproducir las decoraciones a partir de los originales.

En el caso específico de la carpintería estilo a la francesa de los ventanales, se repitió a partir de fotos históricas y en los  interiores se colocó una doble capa de madera como aislante del ruido exterior para lograr un reforzamiento acústico que se remata con cortinas de grueso terciopelo y el alfombrado.

El nuevo "Martí" cuenta  con 720 plazas entre butacas de la platea y las sillas de los palcos, y el tradicional "gallinero" del tercer y último piso fue recreado con normas del confort contemporáneo.

Como reconstruir también implica modificar, Mederos refirió que se hizo una nueva torre de tramoya y de igual manera un bloque de camerinos, el sistema de mecánica escénica de luces y audio, así como un edificio anexo donde estarán los locales de ensayo, oficinas, los servicios administrativos, y otras áreas de apoyo.

"Es un teatro con vestíbulos muy pequeños concebidos para transitar desde el área exterior hacia los diferentes pisos, pero los entreactos se desarrollan en estas áreas exteriores", apuntó la proyectista.

Por eso, indicó que son las áreas de jardines las que más han cambiado a través de los procesos de intervención que se han realizado en diferentes momentos de su historia hasta la actualidad.

Gretel Álvarez, otra de las especialistas responsables del proyecto, cifró la inversión total en 22 millones de pesos cubanos, y de ellos unos 6 millones en pesos convertibles (equivalentes en dólares).

Calificó de "gran envergadura y significativa complejidad" la reparación capital practicada al emblemático teatro cubano, que es a su juicio completamente "atípica" en toda su secuencia constructiva. Ha sido realizada por empresas de la oficina del Historiador de Ciudad de la Habana, Eusebio Leal, y del Ministerio de Cultura.

En breve los cubanos volverán a escuchar el sonido de las tres "campanadas de la alegría", para anunciar como antiguamente el inicio de cada función del teatro que en unos meses cumplirá 130 años. De nuevo, bajo los ojos de Eusebio Leal, un monumento ha sido rescatado. Cuánto esfuerzo y cuánto arte depositado en esas paredes. Toca ahora cuidarlo y que sea un buen escenario para piezas que estén a la altura de la imponente presencia del Martí.

Gallery: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.