Síguenos:

¿Pueden los emojis transformar la literatura infantil?

¿Pueden los emojis transformar la literatura infantil?

Publicado por PanamericanWorld el 18 de Junio del 2015

Tres espigas quieren decir "campo", tres dibujitos de gotas de agua significan "lluvia" y un cuchillo y un tenedor, si están en el lugar del verbo, reemplazan la palabra "comer". Así, por contexto, se lee esta versión de los Cuentos de la selva que Horacio Quiroga publicó en 1918, que se convirtieron en un clásico de la literatura infantil, y que el filósofo y periodista Tomás Balmaceda "tradujo" parcialmente al emoji, ese lenguaje con el que sonreímos, nos enojamos, mandamos besos por celular.

Esta versión apuesta al financiamiento colectivo: con aportes que van de los 50 a los 7.000 pesos en el sitio web idea.me, Balmaceda ya recaudó 18.370 de los 64.500 pesos que el proyecto necesita para producir una edición digital gratuita y una de papel limitada, a cargo del sello Blatt & Ríos, que se venderá a 200 pesos. “La elección de Cuentos de la selva fue totalmente accidental: la hija de mi esposo, de 6 años, tiene el hábito de que le lean antes de dormir. Cuando pensé en lo que yo disfrutaba de chico, recordé el clásico de Quiroga. Quizá por estar tanto tiempo escribiendo y recibiendo mensajes por WhatsApp y Twitter, empecé a darme cuenta de que mucho de lo que sucedía en esas páginas podía ser contado en emoji”, explica Balmaceda. Traducir cuentos como “La tortuga gigante” (foto), “Las medias de los flamencos” y “La guerra de los yacarés” le llevó dos meses.

No son nuevos los emojis: los empezó a inventar la empresa japonesa Do-como en 1995, cuando en 1995 agregó un corazón a los símbolos que se podían enviar a través de sus pagers. Ahora, en casi cualquier teléfono, hay más de diez tipos de corazones.

Lo que sí es nuevo es el cruce entre esos dibujitos cada vez más cotidiano y la literatura: en 2010 se tradujo Moby Dick y este emprendimiento se mete con las letras rioplatenses.

“Los emojis jamás reemplazarán a las palabras y este volumen no es más que un experimento que cristaliza el momento híbrido que estamos viviendo, en el que las fronteras de lo real y lo virtual se están borrando”, advierte Balmaceda en el prefacio de su adaptación. La nueva era no viene sólo con nuevos soportes para los libros, sino con otras formas de contar las historias que ya conocemos.     

Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.