Síguenos:

El promisorio futuro del rugby argentino

El promisorio futuro del rugby argentino

Publicado por PanamericanWorld el 13 de Noviembre del 2015

El rugby argentino parece tener un futuro promisorio, no solo por lo demostrado en el Mundial celebrado en Londres, sino por una razón de mucho peso: la juventud de sus jugadores.

Si el 33 por ciento de los jugadores convocados por Daniel Hourcade para Inglaterra 2015 (se suma en esta lista a Juan Figallo y a Santiago García Botta, los pilares que fueron convocados durante el torneo por los desgarros de Tetaz Chaparro y Ayerza, respectivamente) tienen sólo 24 años o menos, el mañana no puede ser menos que promisorio.

El otro punto a tener muy en cuenta es la intensa actividad que tendrán los dos principales seleccionados argentinos a partir de 2016, cuando los Jaguares disputen el Súper Rugby.

El ingreso de Argentina a la competencia de franquicias más importante del hemisferio Sur aumentará como mínimo de 12 a 27 los partidos internacionales frente a equipos de primerísimo nivel. ¿Por qué? Hasta el año pasado -no se tiene en cuenta 2015 por ser el año mundialista-, Los Pumas tenían asegurados los seis encuentros de las ventanas de junio y noviembre frente a diferentes equipos del hemisferio Norte y los seis del Rugby Championship contra Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica. Ahora, además de esos tests, los Jaguares jugarán como mínimo 15 partidos frente a conjuntos integrados en su inmensa mayoría por All Blacks, Wallabies y Springboks, además de una franquicia japonesa.

Hay que considerar que los All Blacks se nutren plenamente de los jugadores de sus franquicias, mientras que los Wallabies lo hacían hasta 2014 y ahora copiaron el modelo de los Springboks, que lo hicieron hasta 2008. Claro que los tres conjuntos priorizan a los jugadores de sus franquicias para integrar sus planteles.

El Súper Rugby, entonces, es un fenómeno que augura potenciar al rugby argentino a una expresión jamás experimentada. Esta oportunidad llevó a la Unión Argentina de Rugby a apostar por una medida que fomentará el desarrollo de sus jugadores, aunque con el riesgo de debilitar a Los Pumas. ¿Por qué? La creación del nuevo equipo retendrá a los argentinos mediante la firma de sus contratos con tres años de duración como máximo y de esa manera estos jugadores dejarán de actuar en Europa y se radicarán en Argentina para compartir un mismo calendario y un similar sistema de juego.

Pero la ley que impuso la UAR señala que todo jugador que no firme su contrato no podrá actuar en Los Pumas y ello, indudablemente, será un riesgo. Por ejemplo, hasta que no terminen sus contratos con sus clubes europeos no podrán ponerse la camiseta celeste y blanca figuras de la talla de Marcelo Bosch (Saracens), Juan Imhoff (Racing Metro) y Marcos Ayerza (Leicester), por ejemplo.

El Mundial dejó en claro que Argentina está en un mismo nivel que los principales seleccionados europeos, como Irlanda y Gales, pero aín lejos de las grandes potencias del Sur. Entonces, para achicar esa brecha, la dirigencia nacional dio un giro radical en sus políticas después que en los 80 les impedia a los jugadores que se iban del país jugar en Los Pumas y en la década pasada se los incentivaba para irse a Europa y así reducir el espacio con el profesionalismo que en el mundo ya era una realidad desde hacía una década por lo menos. El futuro, se ve, está aquí nomás.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES