Síguenos:

Pocos lugares de Colombia con tanta belleza: Parque Utría

Pocos lugares de Colombia con tanta belleza: Parque Utría

Publicado por Adrian Pelaez el 13 de Marzo del 2014

Esta zona protegida sobre el Pacífico estrena playa certificada y pasarelas para ver sus manglares.

Pocos lugares de Colombia con tanta belleza. Hacia un lado, montañas cubiertas de una tupida selva tropical que se extienden hasta el mar. En el otro extremo, niebla, una ensenada parecida a una laguna y más selva. Se ven algunas aves, se siente un sol tenue y se escucha el alarido de un mono tití.

Y se percibe que, bosque adentro, hay osos perezosos, zorros, ranas y venados viviendo en paz y sin humanos que los perturben. Basta caminar unos minutos para encontrar una playa de arena gris, solitaria y de aguas cristalinas.

Utría, uno de los 58 parques nacionales del país, es uno de esos sitios irremplazables sobre el Pacífico.

Aquí no solo llegan ballenas yubarta desde la Antártica a parir sus ballenatos. También alberga una de las porciones de arrecifes de coral mejor conservadas de esta parte del océano.

El visitante puede ver desde diminutos cangrejos que fabrican pequeñitas bolas de arena inyectadas con agua, hasta una tortuga marina que ha llegado hasta allí desde otro punto del Chocó, o incluso desde Centroamérica, para enterrar sus huevos en la costa y dejar descendencia. Y se ven muchos guayacanes, cominos o cohíbas, gruesos árboles que alcanzan los 40 metros y que en otros lugares son talados con desenfreno y ya están en extinción. Además, crecen palmas de chontaduro o de iraca, que muchos nativos utilizan para hacer encurtidos o artesanías.

Con todo y esto, y a pesar de que este es un escenario esencialmente conmovedor, todo allí sigue cambiando para bien. Después de que esta área protegida estuvo cerrada al público desde el 2001 hasta el 2007 por problemas de orden público, hoy exhibe su mejor cara en muchos años.

Llegué a bordo de una lancha, después de aterrizar en Nuquí (Chocó) y encontré que el parque tiene la primera playa certificada del país en turismo sostenible, expedida por la certificadora SGS. Se llama La Aguada, y ese título la convierte en la única que cumple estándares de calidad y seguridad. Lejos de ella están las aguas residuales o la contaminación que generan, por ejemplo, empresas carboneras.

No hay impactos visuales o auditivos ni residuos sólidos en la arena, explica Josefina Klinger, directora de la fundación Mano Cambiada, la organización comunitaria que administra los servicios ecoturísticos del parque y que ha logrado que el lugar, a pesar de su aislamiento, ofrezca un alojamiento para al menos 31 personas, similar al de un hotel boutique de cualquier ciudad capital.

El parque ya está abastecido con energía eléctrica, que ahora se genera con paneles solares, a raíz de una inversión que alcanzó los mil millones de pesos, apoyada por el Viceministerio de Turismo, Parques Nacionales, el Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas no Interconectadas (Ipse) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid).

Pero tal vez una de las mejores experiencias que se viven hoy en Utría es recorrer una pasarela de casi 900 metros, hecha en madera y con mano de obra de la región, desde la cual se puede apreciar otro de sus máximos atractivos: los manglares.

Históricamente, esta zona de reserva ha sido reconocida en el mundo por tener 7 de las 10 especies colombianas de estas plantas que toleran el agua salada.

Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.