Síguenos:

¿Peligra el fútbol latino?

¿Peligra el fútbol latino?

Publicado por Juan Gavasa el 13 de Agosto del 2014

La nómina titular del Real Madrid que ganó el martes la final de la Supercopa de Europa ante el Sevilla español en la ciudad británica de Cardiff cuesta US$644 millones.

Mientras tanto, el Club Nacional de Paraguay, que disputa este miércoles el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores de América frente al argentino San Lorenzo de Almagro, fue valorado el año anterior en una cifra cercana a los US$16 millones, un 2,4% de lo que cuestan once jugadores del poderoso equipo español.

La diferencia monetaria, enorme e insalvable, entre ambos continentes siempre ha existido. Sin embargo, en los últimos años la diferencia futbolística también está aumentado, en parte por el auge de la exportación de jugadores sudamericanos al fútbol europeo.

Durante una conversación reciente, el periodista argentino Jorge Barraza le dijo a BBC Mundo que el fútbol sudamericano estaba jugando con "lo que queda en el tarro".

"Hace algunos años se marchaban solo los mejores a Italia, España o Inglaterra. Ahora eso ha cambiado: se van los buenos, los regulares y hasta los malos a muchas más ligas. No está quedando nada en el continente", dijo Barraza.

Esas mismas palabras traducidas en cifras significan un aumento de casi un 800% del número de jugadores latinoamericanos que han fichado para equipos europeos en los últimos diez años. Pero, ¿qué tanto daño le está haciendo al fútbol sudamericano este éxodo masivo de talentos?

Brasil y Argentina, los primeros exportadores

La fiebre por los jugadores latinoamericanos comenzó en 1925, cuando el Torino italiano contrató al delantero argentino que militaba en Newell's Old Boys, Julio Libonatti, quien terminó siendo el goleador del equipo.

A pesar del antecedente remoto, ha sido en los últimos diez años donde se ha vivido un aumento dramático en el número de exportaciones de futbolistas: entre enero de 2011 y junio de 2014, clubes deportivos de Brasil y Argentina enviaron al exterior un total de 8.158 jugadores, según datos entregados por la FIFA a BBC Mundo.

Y ese crecimiento tiene una razón: suplir la demanda del mercado. Ahora los jugadores no solo van a Italia, España e Inglaterra. Ahora podemos apreciar nuevos destinos futbolísticos como Rumania, Rusia, Ucrania, Alemania y Francia, sin contar los destinos fuera de Europa como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

"Los clubes en América Latina dependen en primera medida de la venta de jugadores. Es su primera fuente de recursos, por eso el afán de vender", le dijo a BBC Mundo Gerardo Molina, presidente de la consultora Euroamericas Sport Marketing.

"Mientras que en Europa la venta de jugadores es importante, pero además tienen la venta de derechos de televisión y lo que producen con el marketing", añadió.

Después de Argentina y Brasil, los países con más jugadores exportados al fútbol internacional son México con 535, Colombia con 512 y Paraguay con 464, según los datos de Euroamericas Sport Marketing.

"Estamos viendo un fútbol malo en nuestras ligas. Yo las calificaría de regulares, pero se debe a que los directivos antes que retener un jugador para crear una base de hinchas, mercadeo o fidelidad con el equipo, prefieren venderlos", dijo Gerardo Molina.

Y por la cantidad de dinero que se mueve, los directivos parecen tener la razón: el flujo de las transferencias internacionales significó entre 2011 y lo que va corrido de 2014 una facturación cercana a los US$3.700 millones a nivel mundial.

No sólo es la exportación

Para el periodista colombiano Gabriel Meluk la falta de talento en las canchas de las ligas sudamericanas no se debe exclusivamente a la exportación de los jugadores a los mercados internacionales. Además, los torneos locales no se pueden comparar con el poder y la organización europea.

"El problema del fútbol en nuestro continente tiene que ver también con la falta de estructura de las ligas. Por ejemplo, en Colombia solo tenemos un club que funciona como tal, lo demás son equipos de un solo dueño", le dijo Meluk a BBC Mundo.

Y añadió: "Estamos jugando torneos con campeones cada seis meses, un sistema más pensando en el producto que en una idea deportiva que permita proyectos a largo plazo".

Uno de los detalles que revelan los informes de Euroamericas Sport Marketing es que el promedio de edad de los jugadores que parten los mercados internacionales es de entre 15 y 16 años.

El cronista chileno Juan Pablo Meneses investigó durante varios meses cómo ese afán por comprar nuevos talentos -impulsados en parte por la historia de éxito de Lionel Messi- estaba conduciendo a una ferocidad en la oferta, cada vez a más temprana edad, de jugadores latinoamericanos. Meneses retrató esta situación en su libro "Niños futbolistas".

"Estamos viviendo la época del post-fútbol; ahora todos quieren estar en el gran circo, en el gran espectáculo que es el fútbol de Europa", le explicó Meneses a BBC Mundo.

Y relató que cuando estaba en medio de la producción de su libro le preguntó a varios niños dónde querían jugar cuando fueran grandes y la mayoría dieron el nombre de equipos europeos.

"Como todos nuestros talentos están allá, ese es el fútbol que queremos ver. Por eso no solo los jugadores y los directivos quieren estar y vender como sea en Europa, sino que los hinchas están dirigiendo sus pasiones en la misma dirección", dijo.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES