Síguenos:

Patadas en el aire de Robelis Despaigne

Patadas en el aire de Robelis Despaigne

Publicado por Miguel Ernesto el 02 de Junio del 2014

Las artes marciales captaron su interés desde la infancia, cuando comenzó a  relacionarse con las películas originarias de los países asiáticos, en las que eran protagonistas los combates y las acrobacias de los peleadores. Robelis Despaigne Sauquet comenzó la práctica del taekwondo a los nueve años y jamás pensó que llegaría a ser el mejor de su especialidad en Cuba.

Fue el profesor Fernando Gómez el primero en enseñarle la técnica de este arte de combate de origen coreano. Con sus dos metros de estatura, más de 87 kilogramos de peso y un formidable dominio de las distancias, Despaigne impresiona por su fuerza y la velocidad que es capaz de imprimirle a sus piernas.

A sus 26 años de edad, el joven del reparto Jiménez, en su natal Santiago de Cuba, es campeón mundial universitario, titular panamericano, medallista olímpico y está considerado entre los mejores exponentes del taekwondo en el planeta.  

¿Cuándo comenzó la práctica de la disciplina?

Estaba estudiando en la escuela primaria “Viet Nam Heroico”. Un día, el profesor Fernando Gómez se acercó con el interés de matricular a niños para practicar taekwondo. Yo desconocía el deporte, pero como siempre admiré las artes marciales y sabía que consistía en tirar patadas, me apunté. 

Su paso por las categorías inferiores fue impresionante: Despaigne ganó preseas de oro, plata y bronce en tres Juegos Escolares Nacionales de alto rendimiento; además, fue campeón nacional juvenil y estos resultados le abrieron las puertas del equipo cubano.

¿Cómo recuerda su ingreso a la selección nacional?

Llegué gracias al entrenador Leudis Gonzáles, quien ya conocía de mis resultados en la etapa escolar y, en una visita a la provincia, me captó para el equipo nacional siendo aún juvenil. Al principio el cambio fue brusco, pero siempre recibí la ayuda de los atletas y profesores.

¿Cuáles eran sus referentes en el taekwondo?

Ángel Volodia Matos, el primer campeón olímpico de Cuba en el deporte y Geler Viera. Cuando llegué a este deporte, ellos eran las figuras de más resultados y aprendí mucho, sobre todo en la técnica y en la madurez competitiva.

El 2010 fue el año de la consagración para Despaigne y el título en el Campeonato Mundial Universitario, celebrado en Vigo, España, lo convirtió en el primer cubano que alcanzaba una medalla de oro en estos certámenes.

¿Sorprendido por ese triunfo?

Para nada. Ya había participado antes en un torneo universitario donde no alcancé medallas y en el Mundial de mayores, en Copenhague, Dinamarca, un año antes, concluí en quinto lugar y realmente me encontraba en buena forma. Ya en el torneo el camino no fue difícil, porque después de vencer al brasileño José Eduardo Kuntgen (3-2) y al iraní Hamidreza Bayat (14-8) estaba más seguro. Luego, en la final pude aventajar con facilidad al local Mikel Bernal (6-3) y obtener así una medalla que disfruté mucho.

¿Qué fortalezas lo distinguen en el tatami?

Soy un atleta combativo, rápido, que me desplazo fácilmente a pesar de ser esta la división superior. Además, realizo bastantes acciones a la cabeza con una considerable cantidad de técnicas.

¿Cómo recuerda su actuación en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, en 2011?

Iba en buena forma deportiva, a pesar del poco fogueo internacional. Los entrenamientos fueron fuertes, conocía a los rivales, los había estudiado por video y conocía de mis posibilidades de llegar a la discusión de las medallas. Fue un título que llegó en un buen momento.

En los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, el cubano Ángel Volodia Matos sorprendió con su título. Doce años más tarde, en Londres, en la división de más de 80 kilogramos, Despaigne estuvo muy cerca de igualarlo; sin embargo el santiaguero cedió en su segundo combate frente al gabonés Anthony Obame. Así se escapó la oportunidad del oro; pero después venció al representante de Mali, Dada Modibo Keita, por no presentación y obtuvo la medalla de bronce.

¿La presea en Londres pudiera considerarse su mejor resultado?

Ha sido lo más importante en mi carrera deportiva. En un principio me sorprendió, pero estaba preparado para cualquier cosa y quedé contento con la medalla de bronce.

Las lesiones han golpeado a Despaigne más que los rivales en los últimos años y esto le ha impedido demostrar toda su valía en los Campeonatos Mundiales. En 2013, aunque dominó el ranking del orbe en su división, estuvo por debajo de sus posibilidades y finalizó con bronce en el Mundial, organizado en Puebla, México.

¿Qué ha sucedido en los Mundiales?

En todos estos torneos empiezo ganando y cuando llegan los combates decisivos cometo errores que me llevan a la derrota. Sin dudas es una deuda que está presente, pero todavía queda tiempo para saldarla.

El 2014 comenzó bien para Despaigne. Además de conquistar su boleto para los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Veracruz, alcanzó la medalla de oro en el torneo Abierto de República Dominicana, donde fue elegido el atleta más técnico y sumó 10 puntos para el ranking mundial, en el que marcha en la quinta posición, con 82,60 unidades.

¿Satisfecho con su actuación en estos torneos?

En los dos eventos estuve en buenas condiciones. Conocía a la mayoría de los contrincantes y estuve muy fuerte con el golpeo hacia la zona de la cabeza, válida para ganar todos los combates por superioridad. Ya desaparecieron todas las molestias en la rodilla y espero en los Centroamericanos de Veracruz alcanzar la medalla de oro.

¿Qué le parece la nueva política de remuneración a los atletas cubanos?

Muy bien. Estimula no solo a los atletas con medallas olímpicas, sino a todos en general. Ahora los muchachos jóvenes vienen con mayores deseos por practicar el deporte.

¿Cómo valora el nivel del taekwondo cubano en la actualidad?

Hasta ahora goza de buena salud. Hay muchas figuras nuevas que vienen bien y las competencias dirán la última palabra. Solo nos falta mejorar algunos aspectos de la preparación y tener un mayor fogueo internacional.

Fuera del “dojang” —lugar donde se entrena— Robelis Despaigne es un joven muy reservado y hogareño que disfruta de la compañía de sus familiares. Cuando restan dos años para la cita estival de Río de Janeiro, su propósito es llegar en la mejor forma competitiva a ese certamen y lograr su mayor sueño: el título olímpico.

PRINCIPALES RESULTADOS DE ROBELIS DESPAIGNE

Medalla de oro en el Campeonato Mundial Universitario, Vigo, España, 2010

Medalla de oro en los Juegos Panamericanos, Guadalajara, México, 2011

Medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres, 2012

Medalla de bronce en el Campeonato Mundial de Taekwondo, Puebla, 2013

Por Y. Masó / M. Gómez. PanamericanWorld. La Habana

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES