Síguenos:

Pasados por agua en Tabasco

Pasados por agua en Tabasco

Publicado por PanamericanWorld el 02 de Junio del 2016

Villahermosa, capital del estado de Tabasco, es la cuna del agua de México. Sus habitantes aprovechan de la mejor manera este recurso natural no solo para su subsistencia, sino también para impulsar el turismo.

Lo mismo sucede con el cacao, uno de sus cultivos más emblemáticos. No en vano su producto turístico estrella lleva por nombre el ‘circuito de agua y chocolate’. Un recorrido que enseña, paso a paso, las variedades y formas del cultivo hasta llegar a la degustación de los chocolates preparados en haciendas cacaoteras como la tradicional Jesús María, ubicada en Comalcalco, que ostenta el premio a la mejor variedad de cacao por el Salón del Chocolate de París.

El paso a paso que se hace desde la siembra, los injertos en las plantas para producir nuevas variedades y la selección y la transformación del cacao –que van desde los más comerciales y de mesa hasta los chocolates gourmet– son explicados y compartidos con los visitantes por expertos que tienen un conocimiento ancestral.

También se explica por qué el cacao tiene la magia de las texturas en el paladar; por qué unos son amargos y otros dulces.

Pasados por agua

Luego de conocer un poco sobre el fascinante mundo del chocolate, el recorrido por el estado de Tabasco conduce a los Pantanos de Centla, un área protegida con categoría de Reserva de la Biosfera declarada por la Unesco. Se ingresa por la población de El Espino, municipio de Centro, donde son bienvenidos los pescadores artesanales y deportivos.

Aquí se entiende por qué esta región es considerada la cuna del agua de México. Además, es el hogar del pejelagarto, un interesante tipo de pez que se encuentra aquí, en Norteamérica y en Costa Rica: tiene forma alargada y puede llegar a medir hasta tres metros.

Aunque su apariencia puede ser feroz, sabe muy bien y hace parte de la exquisita oferta gastronómica.

Los Pantanos de Centla también son el destino ideal para el avistamiento de aves y para el descanso en algunas de las playas del Golfo, como playa Paraíso.

Las cabezas olmecas

En Villahermosa no hay que perderse del espectáculo arqueológico que ofrecen las cabezas olmecas que esta antigua civilización enterró hace varios siglos y que fueron descubiertas hace pocas décadas.

Son cabezas que recrean formas humanas, perfectamente conservadas y de hasta diez toneladas de peso. Datan de los años 1.300 a 200 antes de Cristo, y se pueden contemplar en una visita guiada en el Parque-Museo de La Venta, en Villahermosa.

En las 6,8 hectáreas del museo también se pueden apreciar monolitos, altares y otras piezas milenarias. También hay un zoológico con diversas especies de animales como pumas, jaguares, panteras, distintos ejemplares de aves, monos y roedores.

Palenque y sus ruinas

Estando en Villahermosa, vale la pena visitar uno de los tesoros arqueológicos mexicanos más reconocidos, en plena zona selvática de Palenque, en el vecino estado de Chiapas.

Se llega tras una hora y media de recorrido por carretera desde Villahermosa. En sus 2,5 kilómetros alberga varias decenas de templos que fueron hogar de los mayas palencanos y que ahora hacen parte de las maravillas arqueológicas del país.

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.