Síguenos:

Museo del Licor Boliviano, espacio para beberse un país

Museo del Licor Boliviano, espacio para beberse un país

Publicado por PanamericanWorld el 17 de Febrero del 2016

El Museo del Licor Boliviano es uno de los sitios preferidos por los turistas en La Paz. Este es un  espacio donde se aprende sobre la historia de las bebidas alcohólicas, tradiciones como la ch’alla y el “ferrocarril”, además de la degustación de tragos hechos en el país.

Después de bajar las gradas que llevan al sótano de la casa colonial que alberga el museo, el visitante se topa con un callejón hecho de paneles informativos, donde comienza una explicación sobre las bebidas alcohólicas. Para ello, con el fin de que el invitado se sienta cómodo, lo primero que se observa es un cuadro con más de 80 tragos característicos de todo el mundo, para que el turista extranjero reconozca el que pertenece a su región, ya sea vino, pisco o cerveza.

Después de este preámbulo, Jenny, la anfitriona, inicia un relato sobre los beberajes en el continente americano, cuyo consumo —cuenta— empezó antes de la colonización y que fueron prohibidos porque estaban íntimamente ligados a ritos religiosos, lo que complicaba la instauración de la religión Católica.

“Los sacerdotes hacían rituales para comunicarse con sus ancestros y bebían un poco de chicha, aunque la llamaban sora, porque era más fuerte y espumosa, parecida a una cerveza”, explica, mientras señala cuadros ilustrados del libro Nueva crónica y buen gobierno, de Guamán Poma de Ayala.

La descripción pone énfasis en las costumbres y tradiciones prehispánicas, que con el transcurso de los años se fueron modificando a través del mestizaje para expresarse en nuevas costumbres. A partir de ello se describe quiénes son los prestes (quién se encarga de organizar una fiesta en honor de algún santo o Virgen), el compadrazgo (una manera de demostrar confianza entre dos personas), el ayni (la ayuda recíproca) y la rutucha (el corte de cabello de un niño recién bautizado, para lo cual se deja un monto de dinero), además de referencias del “aro aro” (cuando en una fiesta se detiene la música para que el agasajado brinde con todos); el “cruzadito” (los amigos entrelazan sus brazos para tomar un vaso de licor), o el “seco mojado” (que consiste en hacer una pitada con el cigarrillo por cada uno de los integrantes de la mesa sin dejar salir el humo, para luego beber un vaso lleno de líquido y recién sacar la fumarada).

El recorrido de aproximadamente 20 minutos concluye con una descripción de las danzas folklóricas y las principales fiestas en el país, como el Carnaval de Oruro y el de Santa Cruz, o el Gran Poder paceño, luego de lo cual se llega a una mesa donde están apilados instrumentos musicales nativos y diversas vestimentas.

Obviamente, la ruta culmina en una mesa con adornos típicos, donde el visitante puede pedir algunos de los más de 30 licores que ofrece el repositorio, entre vinos, singanis, cervezas y tragos exclusivamente bolivianos, provenientes de varias regiones del país, como Supay Picante, La República Andina, Ch’ama, Vodka 1825, ajenjo, té con té o chicha.

Entre las variaciones del consumo de estos beberajes, los visitantes, principalmente los que llegan del exterior, practican el “aro aro”, el “cruzadito” y la ch’alla a la Pachamama, además de los “ferrocarriles”, que consiste en servir tres tipos de licor diferentes para que el invitado los beba uno tras otro. Para quienes prefieran no mezclar los tragos existe la cata de bebidas específicas, es decir, solo singanis, vinos o cerveza, según el gusto del cliente.

La visita es distinta a la de otro repositorio, pues incluye música nacional como fondo, presentaciones de la Escuela de Danza y Artes Escénicas Bolivia Artística, historias y leyendas con bebidas nacionales, que transforman este lugar silencioso y colonial de la calle Linares en un inmemorial museo de los licores bolivianos.­­

Supay Picante

Desde ya, la presentación de la botella infunde algo de miedo y curiosidad, con la máscara roja de un diablo sobre una litografía del Cerro Rico de Potosí del siglo XVI, que se combinan con el amarillo verduzco de la bebida. Supay Picante es un aguardiente de locoto creado en La Paz, que se caracteriza por ser sutil, pero sin perder el picante, con toques del ácido del limón y los dulces del anís y la canela. Este licor se lo puede disfrutar en un trago bautizado como China Supay.

Cerveza de coca Ch’ama

Una de las bebidas más buscadas por los turistas, especialmente extranjeros, es la cerveza artesanal Ch’ama —del aymara, que significa fuerza, hecha a base de hojas de coca maceradas—, debido a que es una agradable alternativa para combatir los efectos de los 3.600 msnm de la sede de gobierno.

Elaborado por la empresa nacional Vico’s, con sede en la ciudad de Sucre, esta bebida es otra de las alternativas que propone el Museo del Licor Boliviano.

Vodka 1825

Elaborado a más de 4.000 msnm, con agua de la cordillera de Los Andes y trigo de la Amazonía, esta bebida se diferencia de las demás que existen en el mercado por el cuidado de su preparación, que se realiza en una destiladora de cobre, metal con la que se elaboran los mejores licores del orbe. Otro atractivo de Vodka 1825 es su presentación, con una corona que hace alusión al dios Inti (Sol) y también al plumaje que se utiliza en el oriente boliviano.

Gin La República Andina

La República Andina es una ginebra muy aromática y perfumada, resultado de la combinación de hierbas y frutas frescas, como el anís, canela, jengibre, q’oa, cilantro, huacataya, locoto, quirquiña, naranja, limón, tumbo y  chirimoya. Al probarlo se siente un sutil sabor a hierbas y cítricos con recuerdos picantes y sensación a fruta madura. Según Master Blend, su creador, con su nombre se quiere denotar su independencia e identificarse como un producto hecho en el país.

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.