Síguenos:

Miguel Cabrera, desde La Pedrera hasta las Grandes Ligas

Miguel Cabrera, desde La Pedrera hasta las Grandes Ligas

Publicado por PanamericanWorld el 10 de Septiembre del 2015

El venezolano Miguel Cabrera es considerado, justamente, el bateador más completo del mundo. Un anillo de Serie Mundial, dos premios al Jugador Más Valioso de la Liga Americana, una Triple Corona de bateo, cinco Bates de Plata, dos premios Hank Aaron, nueve apariciones en el Juego de Estrellas muestran cuán grande es este fabuloso pelotero, nacido en Maracay, 32 años atrás,  en el seno de una familia que siempre estuvo ligada al deporte.

Sus cinco tíos maternos jugaron beisbol, su mamá formó parte de la selección nacional de softbol junto a dos hermanas, las tías del pelotero, y su padre fue pitcher en la categoría amateur.

Miguel, como se le conoce pese a ser su segundo nombre, se crió en el barrio La Pedrera de la capital aragüeña en una casa cerca del campo de beisbol de la zona. Empezó a jugar a los cuatro años en la escuela de su tío David Torres y cuando cumplió 13,  el criollo se planteó la meta de jugar en Grandes Ligas.

Cuando llegó a los 16 años, edad en que los prospectos internacionales pueden firmar con organizaciones de Grandes Ligas, La Pedrera se llenó de scouts, quienes, maravillados por el talento del joven campocorto pelaban por firmarlo para sus respectivos equipos.

El cazatalentos Miguel Ángel García y los entonces Marlins de Florida fueron los privilegiados por la estrecha relación que establecieron con la familia Cabrera. Es así como el 2 de julio de 1999, ‘Miguelito' recibió un bono de un millón 800 mil dólares por estampar su rúbrica en un contrato con los peces.

Cabrera se formó en las granjas de los Marlins, donde pasó por las filiales rookie, clase A y doble A. Su enorme talento le permitió saltarse el último escalón (triple A) y pasar directo a las mayores donde hizo una entrada triunfal.

El 20 de junio de 2003, sólo cuatro años después de haber firmado, el nombre del venezolano apareció en el lineup de Florida como octavo bate y jardinero izquierdo. Ese día debutó en la gran carpa con un cuadrangular que decidió el partido, hazaña únicamente alcanzada por los estadounidenses Billy Parker, en 1971 y Josh Bard, en 2003 y, más recientemente, el criollo Carlos Pérez en 2015.

Su carrera tuvo un cambio de rumbo el 4 de diciembre de 2007 cuando los Marlins lo cambiaron a los Tigres de Detroit, equipo con el que ha tenido la mayoría de sus éxitos.

Cabrera llegó a los bengalíes como una estrella. Allí se unió con otras grandes figuras del beisbol venezolano como Magglio Ordóñez y Carlos Guillén. Pero era cuestión de tiempo para que el toletero los desplazara y se estableciera como la imagen de la franquicia.

Con sus largos batazos y una sonrisa permanente en su rostro, Cabrera se ganó a los aficionados de Detroit. Humilde y sin soltar muchas palabras, el venezolano se convirtió en el consentido de todos y su excepcional desempeño en el terreno llevó a los Tigres a darle un contrato por 10 años y 292 millones de dólares para convertirlo –en su momento- en el atleta mejor pagado del mundo.

Sus números no dejan de impresionar. Uno a uno, el inicialista ha ido batiendo récords en las mayores, en los Tigres y entre los venezolanos.

¿Lo que viene? Muchos más cuadrangulares, récords y por qué no, el Salón de la Fama.
 

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES