Síguenos:

México en sus Imágenes, la identidad de un país a través de 100 fotografías

México en sus Imágenes, la identidad de un país a través de 100 fotografías

Publicado por Ricardo Vázquez el 18 de Noviembre del 2014

El libro México en sus Imágenes es el resultado de la investigación de John Mraz, quien presenta un recorrido por la identidad nacional, basado en la obra fotográfica de Guillermo Kahlo, Cruces y Campa, Manuel Álvarez Bravo, Hugo Brehme, Tina Modotti, los Hermanos Mayo y Gabriel Figueroa, entre otros grandes artistas de la lente.

 “La identidad no brota del suelo ni cae del cielo”, asegura el historiador John Mraz, que presenta su más reciente investigación sobre la identidad mexicana a partir de cien fotografías y escenas cinematográficas que aborda en su más reciente libro titulado México en sus imágenes.

“La identidad no es algo que se propone de una vez por todas, más bien es algo que se construye, se deconstruye y se reconstruye constantemente”, afirma en entrevista con Excélsior. Y para eso traza un recorrido por la identidad mexicana que incluye imágenes de Guillermo Kahlo, Cruces y Campa, Manuel Álvarez Bravo, Tina Modotti, los hermanos Mayo y Gabriel Figueroa, entre otros más, para ofrecer un mosaico de estilos, temas y personajes cruciales para la cultura visual moderna de México.

El libro muestra las dos escuelas sobre cómo se ha representado a México. “Por un lado tienes las representaciones pintorescas, como en la fotografía de Brehme, Rafael Carrillo y Luis Márquez, cuya idea enfatiza que lo que sale de la tierra —como los magueyes— o lo que baja del cielo —como las nubes— es lo que da identidad.”

Y aunque ese tipo de representación se ha mantenido hasta el presente, también están las representaciones que comienzan con Edward Weston y Modotti, aunque su practicante mexicano más reconocido es Manuel Álvarez Bravo, explica.

“En alguna ocasión Álvarez Bravo dijo que la fotografía tiene su particularidad, pero uno tiene que tratar con la realidad que encuentra. El  problema en México es qué hacemos con los elementos pintorescos, pues no es sólo el objeto que se representa, sino cómo lo representan.”

Pero su libro no es una compilación, sino un estudio de esas cien fotos y cómo abordan la identidad. “Obviamente mi preferencia es por la fotografía antipintoresca por varias razones. Por ejemplo, pienso que el pintoresquismo es políticamente criticable, porque reduce los objetos que uno está fotografiando como a ciudadanos de segunda”.

Además, promueve una pasividad en el sentido de que la identidad ya nos da la situación geográfica en que nos encontramos, aunado a que los grandes artistas han rechazado el pintoresquismo, porque se trata de una manera fácil de hacer arte, añade. “México tiene una veta muy fuerte y rica del fotoperiodismo, sobre todo de la vida cotidiana que empieza hasta cierto punto con Álvarez Bravo”.

Sin embargo, una de las cosas que encuentra interesante es que ningún académico ha criticado nuestra historia gráfica. “He vivido en otros países donde he encontrado fotografías en libros de historia, en mesas de café, pero México es un lugar especial, porque cuenta con una producción muy grande que podemos abordar, empezando por los Casasola con sus seis libros de historia gráfica y más de 18 mil fotos”, señala.

Aunque lo interesante es que nunca ha habido una crítica de esas historias gráficas que tienen tanta importancia para México, pues falta la investigación de esos archivos.

“Lo que debemos hacer como historiadores audiovisuales es explorar un campo tan nuevo que carece de nombre: hacer investigación en textos sino y archivos fotográficos, es decir, una investigación gráfica.”

No al ilustracionismo

En México sólo nos dedicamos a consumir imágenes, sin saber lo que éstas representan, y sin aprovechar lo que se podría hacer con una historia gráfica, dice. “En este libro, por ejemplo, no hay una foto de las cien de la cual no hable. Yo hablo sobre todas las fotos que están publicadas, es decir, son parte de la narración y del estudio que estoy llevando a cabo, por lo que no se trata de una especie de ilustracionismo, lo cual para mí es un problema grave, porque es muy fácil hacerlo y no nos enseña nada”, asegura.

¿La imagen construye una identidad o es la identidad la que construye sus propias imágenes? “Pienso que funciona de las dos maneras: la identidad se construye a través de la comunicación, pero también es una manera de comunicar”.

Pero, ¿por qué tiene tanta fuerza la representación pintoresca en México? “Porque eso es lo que vende afuera. Cuando viví en Barcelona, intenté organizar exposiciones de Nacho López, los Mayo y Modotti, pero lo único que querían era Graciela Iturbide. Y aunque es una gran fotógrafa, quizá la más importante de México, tengo una crítica de su obra, sobre todo de la serie Juchitán, porque comunica un mito.”

Por último, dice que entre las conclusiones del libro hay tres: es necesario aprender a leer las imágenes de una manera crítica, impulsar programas de alfabetización visual en universidades y desarrollar aparatos críticos para la lectura de las imágenes.

Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.