Síguenos:

Mejores sitios para bucear en Latinoamérica

Mejores sitios para bucear en Latinoamérica

Publicado por PanamericanWorld el 02 de Marzo del 2016

El buceo es una actividad que cada vez resulta más atractiva; pero para que la experiencia sea realmente inolvidable resulta imprescindible escoger el mejor lugar posible. Latinoamérica cuenta con varios sitios de fama mundial, en los que es posible sumergirse en las profundidades de las aguas y experimentar un nuevo universo, complejo y fascinante.

Bloody Bay, Islas Caimán

Las aguas cálidas y cristalinas del mar Caribe son el escenario ideal para maravillarse con el mundo submarino. Y un buen lugar es Islas Caimán, uno de los centros de buceo más populares de la zona.

Caimán cuenta con casi 160 puntos de inmersión –la mayoría de ellos muy cerca de la costa–, que ofrecen desde escarpadas y profundas paredes de roca y corales de mil colores hasta barcos hundidos y arrecifes poco profundos repletos de bancos de peces. Uno de sus sitios más demandados es Stingray City, que suele ser mencionada como “la mejor inmersión a 4 metros del mundo”. Pero es especialmente famosa la zona de Bloody Bay, en la isla Pequeña Caimán, un arrecife con una pared vertical (Bloody Bay wall ) que se hunde en la oscuridad del océano a más de 1.800 metros de profundidad. Esta pequeña isla conserva una naturaleza mucho más virgen que su vecina mayor, ya que sólo cuenta con unos 150 habitantes y se accede en avioneta.

Fernando de Noronha, Brasil

Delfines rotadores, tiburones nodriza, limón y de arrecife, tortugas verdes –que llegan cada año para desovar en Praia do Leão– e inmensas rayas, entre ellas, la bellísima raya jaspeada. A 340 km de las costas continentales de Brasil, las 21 islas que conforman el archipiélago de Fernando de Noronha son un impresionante santuario de vida que albergan el Parque Nacional Marino, verdadero paraíso para buceadores. Aquí las inmersiones alternan entre “dos mares”: el litoral que da hacia el continente se conoce como mar de dentro, y de diciembre a abril presenta vientos y oleaje fuerte. Pero está la otra costa, la que da al océano, el mar de fora, castigado por los vientos de mayo a noviembre. Hay puntos de buceo en ambas costas, así que todo el año es un buen momento. Además, todas las mañanas cientos de delfines rotadores se reúnen en la bahía de los Golfinhos, y aunque está prohibido acercarse en barco, se los ve fácilmente junto a las proas en cada salida, o saltando muy cerca de la playa.

Islas Galápagos, Ecuador

Arrecifes de coral, leones marinos, distintas especies de rayas, anguilas jardineras, tortugas, iguanas marinas, tiburones martillo y los gigantescos tiburones ballena. Quedan muy pocos archipiélagos en el mundo librados de la pesca comercial como Galápagos, lo que permite sumergirse en un verdadero acuario natural en pleno Pacífico. La convergencia de las corrientes de Humboldt (del sudoeste) y de Panamá (del noreste) con la contracorriente de Cromwell (del oeste) hace que se puedan ver en un mismo día, por ejemplo, tiburones martillo y ballena, atunes, delfines y lobos marinos. Con una visibilidad promedio de 12 a 18 metros –máxima de 25– y una temperatura del agua de entre 14 y 26 grados, es el único lugar en el mundo donde se puede bucear con iguanas marinas. Y aunque hay sitios tranquilos, en general no es considerado un destino para principiantes, por las corrientes, la profundidad y la estructura de muchos sitios de inmersión. Una práctica habitual es el buceo “a la deriva”, arrastrado por la corriente, lo que requiere medidas de seguridad extra –como dispositivos de señalización de superficie– y experiencia en buceo con corrientes.

Cenotes de Yucatán, México

Cenote proviene del maya dzonot, que quiere decir “caverna con agua”. En la península de Yucatán, sur de México, hay casi 5.000 de estos ríos subterráneos de agua dulce creados durante miles de años por la erosión del agua sobre la piedra caliza. Para los mayas eran sagrados no sólo porque proporcionaban agua dulce, sino porque los consideraban entradas al inframundo y centros de comunión con los dioses. Muchos de estos cenotes son hoy grandes atracciones turísticas; otros están un poco más apartados de los circuitos masivos, así que hay mucho para elegir, aunque hay que tener en cuenta que no todos son adecuados para todos los buceadores. Se pueden ver carpas, bagres, levinas y peces habituados a la oscuridad, donde no hay fotosíntesis, como la dama blanca, un pez ciego, de un blanco casi transparente. Uno de los cenotes más recomendables es el famoso Dos Ojos, ya que si bien es muy visitado, también es muy grande –el tercero más grande del mundo– y es en realidad un sistema de cavernas y grutas que ofrece grandes paisajes y recovecos. En él se encontraron restos humanos de 13.500 años de antigüedad.

Cómo llegar. De Buenos Aires a Cancún por Copa Airlines, vía Panamá, desde $ 16.020 ida y vuelta.

Sistema de arrecifes, Belice

El Sistema Arrecifal Mesoamericano, también conocido como arrecife mesoamericano, es un arrecife de coral que se extiende por unos 1.000 kilómetros a lo largo de la costa caribeña de México, Belice, Guatemala y Honduras. Es el mayor arrecife de coral en América y el segundo más grande del mundo después de la Gran barrera de coral australiana, con decenas de sitios de inmersión entre coloridos peces y corales. Pero además, Belice da una oportunidad única en el mundo, que es la de explorar el famoso Gran agujero azul, un impresionante cilindro de 300 metros de diámetro que se hunde 145 metros en medio del arrecife faro ( lighthouse reef ), a unos 96 km de tierra firme, entre meros gigantes y varias especies de tiburones. Uno de los sitios preferidos nada menos que por Jacques Cousteau.

Sitios para bucear en Argentina

El canal de Beagle, los Esteros del Iberá, el lago Nahuel Huapi o el bosque sumergido de Villa Traful son algunos escenarios en los que se puede bucear en la Argentina. Sin embargo, la “capital nacional del buceo” es Puerto Madryn, en la provincia de Chubut, y es el lugar más indicado para dar las primeras brazadas en esta actividad. Los atractivos del lugar los descubrió el experimentado buceador francés Jules Rossi, quien en la década del 50 recorrió la costa atlántica buscando sitios para este deporte, y aquí se quedó. Hoy, el buceo y el snorkel son dos de las actividades que más practican los turistas en el golfo Nuevo, tanto desde Madryn como desde Puerto Pirámides, en la península Valdés. Varias son las razones: en primer lugar, las aguas templadas -unos 14°C en invierno y 18 en verano- y transparentes, que permiten una muy buena visibilidad. En segundo lugar, los escenarios naturales que ofrece el golfo y que se enriquecieron con parques artificiales; y en tercero, pero no menos importante, la variedad de fauna de estas aguas; desde meros o salmones hasta estrellas de mar, anémonas, cangrejos, pulpos, delfines. Además, Madryn es uno de los pocos sitios en el mundo donde se puede vivir la inolvidable experiencia de bucear con lobos marinos. Ocho operadores ofrecen hoy salidas de buceo, tanto de bautismo, para iniciarse, como para más avanzados, y cuentan con buzos de experiencia.

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.