Síguenos:

Lucas Nogueira, un sueño y una realidad inaplazables

Lucas Nogueira, un sueño y una realidad inaplazables

Publicado por Juan Gavasa el 08 de Agosto del 2014

Lucas Riva Nogueira un día le detuvo la Policía cuando caminaba por el barrio de El Viso. Lo contaba hace unas semanas de la forma en que casi todo se produce en él, sin darle mayor importancia, como si el agrio episodio racista fuera sólo una broma. «Vivo aquí al lado de Serrano, en una calle que es de gente con dinero y me vieron un poco sospechoso. No llevaba mi DNI, porque vivo al lado y bajo sin cartera. Le expliqué que juego en Estudiantes y no lo creyeron. Me dijeron que nunca me habían visto en la tele. Les contesté que, o me llevaban a la comisaría o me llevaban a entrenar, que llegaba tarde a Magariños. Al final me dejaron ir».

A Lucas Nogueira, que se quedó con lo de Bebé para siempre - «tendré hijos y seguiré siendo el bebé»-, sólo le mutaba el discurso cuando repasaba sus primeros días en Madrid, donde llegó con 15 años, uno de esos claros ejemplos de la cantera global en la que se han ido transformando los clásicos europeos. «Me pasé todo el año llorando. Fue fatal, muy duro».

No estaba satisfecho con su final de temporada. Esperaba haber explotado al fin. Y andaba nervioso, sin poder ocultarlo, con la falta de noticias desde Atlanta, la franquicia que intercambió sus derechos después de que Boston lo eligiera en el draft del año pasado. «Tengo confianza, si gastaron un puesto 16 será por algo», soltaba mientras se maldecía por no haber estado a la altura durante el partido contra el Barça, el penúltimo del curso, al que habían ido expresamente a observarle desde la ciudad de la Coca-Cola y la CNN.

El Estudiantes estaba ya salvado, le quedaba rendir visita a San Sebastián y a Lucas, que se ausentó dos meses a mitad de temporada para tratarse sus rodillas en Estados Unidos -«creo que ahora tengo molestias como cualquier persona grande, pero ya no es algo bestial»-, sólo le preocupaba si estaban en orden sus billetes de avión para Brasil, por lo que interrogaba una y otra vez a Eduardo Pascual, director deportivo del club colegial.

El sueño de la NBA es recurrente en los profesionales del baloncesto, como ese cielo que hace ya años que dejó de ser inalcanzable para tantos. Pero en el caso de Lucas lo era casi por necesidad, como única salida hacia adelante de una carrera que en la Liga Endesa no acababa de eclosionar, pese a su descomunal físico arácnido y su envergadura de 230 centímetros. Por eso contaba los días y rememoraba su experiencia del verano anterior en las Ligas de verano de Las Vegas con embeleso. «Bestial. Increíble. Al Horford me acogió como su hermano, porque es dominicano y habla castellano. Me pusieron al lado de él en el vestuario. Es todo tan cómodo. Te tratan como un rey. Sólo te exigen que seas muy profesional y que des todo en la cancha. Te dan todas las condiciones para ello», relataba con arrebato.

La experiencia le había trastocado, estaba fascinado, como cuando regresó del Hoops Summit de 2011, el torneo que le dio a conocer al mundo. «Aquello le desenfocó», contaba Himar Ojeda, el entonces responsable deportivo del Estudiantes. «Me decepcionaría si no voy a la NBA», proclamaba ahora y, sin ni siquiera estar seguro de su marcha, pronunciaba: «Echaré de menos los pocos amigos que he hecho aquí. Sólo eso».

Lucas, cuyo padre adoptivo es un famoso ex jugador de fútbol brasileño, volvió este verano a la Summer League (jugando 20 minutos por encuentro, 5,9 puntos y 5,8 rebotes) y, al fin, el pasado domingo firmó su contrato con los Raptors (tres temporadas, por un total de 3,5 millones de dólares). Lo hizo, la firma, en un Starbucks, evidenciando que recuperó su lado jovial. Es lo mejor que le podía pasar. También al Estudiantes, al que deja 600.000 euros en caja -pagó ayer-, porque tenía una temporada más de contrato. Dinero vital para una entidad enfangada en deudas.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES