Síguenos:

Una lengua visual y global para revolucionar las comunicaciones

Una lengua visual y global para revolucionar las comunicaciones

Publicado por Juan Gavasa el 21 de Mayo del 2014

Wilson Santurio es fundador de IHumanFocus, una empresa asentada en Salto (Uruguay), que ofrece servicios de asesoramiento a empresas, políticos y profesionales en el aprovechamiento de internet y las redes sociales. Este experimentado emprendedor y asesor trabaja además desde hace más de una década en el desarrollo de un lenguaje visual, global y con tecnología “touch”, que aspira a revolucionar las comunicaciones a través de los dispositivos móviles. Convencido de las posibilidades de este método, respaldado por un sólido estudio de la evolución de las lenguas desde las primeras referencias localizadas en África hace más de 60.000 años, Santurio busca inversores en Canadá para impulsar definitivamente su idea.

El empresario uruguayo participará en Latam Startups Conference, que se celebrará en Lima (Peru) el 26 y 27 de septiembre. Lo hará en su doble condición de emprendedor y panelista. Es autor de más de 14 libros sobre internet y tecnologías de la información, ha dirigido más de 360 seminarios, y conferencias relacionadas con internet, telecomunicaciones y educación digital. Es profesor de internet aplicado a los negocios en la Universidad ORT de Montevideo y habitual colaborador en numerosos medios de comunicación de su país.

¿Cuál es su trayectoria como emprendedor?

Nací en Uruguay pero estudié en Buenos Aires. Allí fundé una Startup para el desarrollo de servicios multimedia a finales de los años 90. Hice aplicaciones para Argentina, España, Chile y otros muchos países relacionada con la educación digital basada en tecnología multimedia. Básicamente lo que hacía era tomar los libros de texto y los convertía en una versión multimedia complementaria.

Tiempo después, cuando la crisis azotó Argentina, me volví a Uruguay y estuve implicado en un proyecto de teletrabajo en Montevideo muy interesante. Recorrí Uruguay varias veces y visité más de cuarenta ciudades capacitando a la gente para que pudieran hacer teletrabajo.

Finalmente fundé IHumanFocus, cuya idea fundamental es ofrecer servicios de asesoramiento a empresas y políticos para que entiendan cómo sacar provecho a Internet.

¿Cree que en Latinoamérica todavía no se explotan todas las posibilidades que ofrece Internet?

Yo creo que los países latinoamericanos todavía no han conseguido aprovechar Internet de la forma en que lo hacen los países desarrollados. En América Latina tenemos que aprender a usar Internet de otra forma digital  el punto de vista de la web, desde las redes sociales, presentación de servicios online, búsqueda de socios y mercados… Intentamos enseñar las ventajas de Internet en el desarrollo de relaciones de negocios sin necesidad de desplazamientos o contactos físicos.

¿Pero ahora busca inversores para un proyecto que, según ha señalado, revolucionaría las relaciones sociales y de negocios a través del uso de dispositivos móviles?

Así es, trabajo desde hace más de diez años en un prototipo de un idioma visual y con tecnología "touch".

¿Puede darnos más detalles?

Tenemos en el mundo demasiados idiomas y éste es un problema de comunicación muy grande para la humanidad. Hasta hace muy poco no teníamos la tecnología para que un idioma nuevo irrumpiera en el campo de la comunicación global con aspiración a tener un impacto importante.

Hubo intentos en el pasado, como el esperanto, que fracasaron porque era tan complejo aprenderlo como cualquier otro idioma. Los idiomas de interlingua que se han experimentado siempre han fracasado porque su complejidad y aprendizaje no ofrecían beneficios proporcionales.

Pero ahora estamos en condiciones de ofrecer un nuevo lenguaje visual, global y con tecnología “touch” que logre un importante número de usuarios que supere al resto de los idiomas. Hace siete años no era posible porque no existía la tecnología “touch” pero desde la creación de IPhone podemos hacerlo. Esta tecnología hace posible que nos podamos comunicar visualmente sin necesidad de un idioma que sea fonético o escrito. Como son los idiomas clásicos, basados en letras.

¿A partir de qué investigaciones ha desarrollado su proyecto?

Trabajo e investigo idiomas antiguos y jeroglíficos desde hace 14 años. Los primeros idiomas fueron africanos y ahí comenzó una diversificación que nos lleva a los 7.000 idiomas y dialectos actuales. Mi proyecto plantea crear un nuevo idioma que en realidad se basa en una vieja idea. Los antiguos ideogramas chinos estaban representados por imágenes que expresaban una idea.

Con esa base yo pretendo crear un lenguaje que permita a todas las personas comunicarse de manera sencilla con un lenguaje visual fácil de usar y de aprender. Un idioma que podrá aprenderse en dos semanas. De este modo, alguien que viaje a otro país donde se habla otro idioma podrá pedir una pizza sin necesidad de saber el idioma autóctono, y podrá hacerlo sólo usando su aplicación móvil para mostrar con imágenes lo que quiere.

No hay que olvidar que fuera del sistema de escritura todo el entorno de los niños, por ejemplo, es visual; todo está orientado a la imagen y está demostrado que el 80% del cerebro humano está capacitado para procesar imágenes, no letras.

¿Cuáles serían las características principales sobre las que se basaría este nuevo lenguaje visual?

No es un idioma escrito. Se utiliza el teléfono móvil o la tableta con una interfaz preparada para facilitar la elección de las imágenes y la escritura de las oraciones visuales. Luego esas oraciones se comparten de forma presencial o se envían mediante un sistema propio de mensajería móvil. En este nuevo lenguaje no existen los fonemas ni las señas ni los emoticones. Tampoco se le puede considerar un esperanto visual, es mucho más sencillo.

Usted insiste en la importancia del momento.

Es que es ahora cuando se puede hacer, cuando existe la tecnología “touch” para ello. Hay que tener en cuenta que el 60% del tráfico en internet se realiza a través de dispositivos móviles y este idioma está pensado para ser utilizado con ellos. Además los mercados donde más crece el uso de teléfonos móviles son Asia, América Latina y África, así que será la oportunidad para integrarlos a los países desarrollados en un sistema único de comunicación.

¿Cuál es la dimensión de este idioma?

Existen entre 50.000 y 100.000 palabras en función del idioma que escojamos, pero no todas las palabras se manejan con la misma frecuencia. En el inglés las palabras que más se utilizan son 2.700; son la que se utilizan casi siempre y representan el 90% de lo que se dice en inglés.

El idioma y la aplicación móvil que estoy proponiendo parte de los ideogramas más utilizados en inglés, español y mandarín. Incluirá además una gran ventaja, una interfaz inteligente que hace que la escritura con ideogramas sea mucho más rápida. Por ejemplo; la frase “¿De dónde eres? Tiene 15 caracteres, lo que representa 17 toques en celular. El idioma visual lo dejaría en 4 toques."

¿Por qué pone sus miras en los inversores canadienses para promover el proyecto?

He sondeado inversores de Latinoamérica per en general los inversores en nuestra región tienen una visión muy localista. Están acostumbrados a invertir en bienes raíces, agro, minería o infraestructuras pero no en tecnología.

Aunque existen ahora muchas iniciativas como Startup Chile, Startup Brasil o Startup Peru, casi siempre están enfocadas en el capital semilla inicial, que no suele superar los 20.000 $. Startup Chile aporta hasta 40.000 $ pero sabemos que ese capital que se levanta no es suficiente para un proyecto digital de alcance global.

El capital semilla en los países desarrollados suele estar en torno al medio millón de dólares. Mi experiencia es que es muy difícil conseguir inversores en Latinoamérica para este tipo de proyectos.

¿Cuáles son las dudas que expresan estos inversores?

La duda del latinoamericano en general es que cree que nosotros no podemos cambiar el mundo. Cuando les presento el proyecto me dicen: “bueno, pero esto es para que lo hagan los americanos o los europeos”. ¿Pero por qué no podemos innovar los latinos? ¿Por qué no podemos dejar de ser observadores y agentes pasivos y ponernos en la vanguardia tecnológica?

¿Cuánto capital necesita para desarrollar su proyecto?

700.000$ en dos años para el diseño del idioma visual, el testeo con usuarios nativos y el desarrollo de la aplicación. 

Datos de contacto:

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES