Síguenos:

Latinoamérica vista desde un globo

Latinoamérica vista desde un globo

Publicado por PanamericanWorld el 18 de Octubre del 2015

Cada vez más los vuelos en globo se han convertido en una muy buena opción para hacer turismo. ¿Qué se necesita para volar en estos aparatos? Que el viento no tenga demasiada velocidad, que sea constante pero no turbulento. Por eso los vuelos en estos aparatos se deben hacer muy temprano en la mañana o al final de la tarde, para contar con la estabilidad de los vientos y que el sol no esté calentando demasiado fuerte. Este es el relato de periodistas que volaron en globo sobre Teotihuacán, en México, Orlando, en La Florida y sobre el Eje Cafetero colombiano.

Flotando sobre Teotihuacán

Tal como lo había previsto, mis manos empezaron a sudar. No fue mientras entraba en la canastilla, apoyando mis pies sobre las ranuras que esta tiene para ese propósito; tampoco fue cuando, desde tierra firme, y ante la inminencia del vuelo, observaba a los operarios inflar la colorida envoltura, rellenándola de aire.

No. El momento de máximo vértigo lo viví a los pocos minutos de iniciado el ascenso, cuando el globo alcanzó su máxima altura de 8.800 pies sobre el nivel del mar (unos 2.600 metros).

En ese punto, la cinematográfica recomendación de no mirar hacia abajo cobra toda pertinencia. Y eso fue, precisamente, lo que no hice mientras sobrevolábamos la zona arqueológica de Teotihuacán, a una hora de Ciudad de México.

Solo después de un ejercicio de autosuperación pude relegar el miedo y concentrarme en la majestuosidad del paisaje.

Abajo, a unos 500 metros (Teotihuacán está a 2.100 metros sobre el nivel del mar, por lo que esta es la altura real de vuelo), se ven sobre la planicie, inmensas, las pirámides del Sol y de la Luna –las dos más grandes de esta región–, adornadas por el Templo de Quetzalpápalotl, la Calzada de los Muertos y las demás edificaciones que las rodean.

Toda la postal, que fue construida a comienzos de nuestra era y está protegida como patrimonio de la humanidad, es iluminada por la tenue luz del amanecer que despunta. Los turistas se ven pequeñitos mientras ascienden a estas ruinas milenarias o caminan en medio de las 264 hectáreas de extensión del lugar.

Los 45 minutos de vuelo transcurren en medio de las preguntas capciosas sobre el funcionamiento del aerostato que son lanzadas por los primerizos voladores. La más recurrente, cómo no, es sobre el lugar de aterrizaje de este vehículo que se deja llevar por las corrientes de aire.

Christian, el guía, señala un claro en medio de la vegetación boscosa de la zona. Hace un llamado por radio para que sus compañeros en tierra nos recojan. Justo donde su índice apuntaba hace unos segundos, aterrizamos con suavidad, listos para el tradicional brindis de graduación y para recibir nuestro diploma como conquistadores del cielo.

Orlando desde el aire

 

Florida Central es una región de Estados Unidos que se caracteriza por ser una inmensa planicie, cualidad que hace que el área de Orlando, ubicada en este territorio, sea ideal para volar en globo.

Es una aventura de una hora que atraviesa por los aires los innumerables atractivos en tierra. Cultivos de cítricos, grandes lagos, bosques, condominios, extensas haciendas y canales hacen parte de lo que se ve en este sobrevuelo.

Muy madrugados se da comienzo a la travesía, para la que se debe contar con cuatro horas (de 5 a. m. a 9 a. m.). La primera hora se va en la preparación de los globos que lentamente se llenan de aire caliente para comenzar su vuelo y la tripulación se alista. Con capacidad para 16 personas, la nave despega, previas recomendaciones de seguridad.

El cielo se tiñe con los naranjas del amanecer, mientras la enorme canasta de mimbre se eleva lentamente para alcanzar altura en pocos minutos.

Durante una hora un diestro y amable capitán de vuelo, lleva el globo en un suave y lento paseo entre parques temáticos, hoteles, grandes avenidas, campos de golf y pantanos. A medida que avanza, narra las riquezas naturales de estas tierras y cuenta apartes interesantes de la historia de esta ciudad que recibió 62 millones de viajeros el año pasado.

El globo marcha a la orden de los vientos, por lo que el sitio de aterrizaje es incierto. En tierra toda una operación motorizada persigue el globo hasta su descenso. Al final, no puede faltar una fresca copa de champaña para celebrar el éxito del vuelo y para asegurar que vendrán muchos más…

En el Eje Cafetero y Tocaima

En Colombia también se puede volar en globo. Actualmente hay dos zonas de vuelo donde se realiza esta actividad: en Armenia (Eje Cafetero) y en Tocaima (Cundinamarca). La experiencia comienza con el alistamiento e inflado de la aeronave y con una degustación de café orgánico. El vuelo dura cerca de 40 minutos y lo pueden realizar personas desde los cinco años en adelante. Solamente se excluyen las mujeres embarazadas.

La aeronave tiene una capacidad para cuatro personas, que van a acompañadas de un piloto certificado. Esta actividad se realiza con seguro de responsabilidad civil y a pasajeros, cumpliendo todas las normativas de la Aeronáutica Civil de Colombia. El recorrido incluye certificado de vuelo y reportaje fotográfico.

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.