Síguenos:

Latinoamérica busca un nuevo modelo de crecimiento económico

Latinoamérica busca un nuevo modelo de crecimiento económico

Publicado por Juan Gavasa el 09 de Diciembre del 2014

Latinoamérica busca un modelo. Acabada la época de la bonanza, de los crecimientos regionales del 5%, la zona ha puesto su mirada en el futuro y le ha asaltado la duda. ¿Y ahora qué? Esa es la pregunta que, como un dardo, cruza los pasillos y conciliábulos de la Cumbre Iberoamericana que se celebra en la tropical Veracruz (México). Ninguna respuesta ha logrado unanimidad, aunque en el horizonte de las discusiones se apunta a una doble fórmula: reformas estructurales de calado y un fuerte impulso de la calidad educativa. Es la receta de Veracruz.

“Tenemos que entrar en una segunda generación de políticas públicas para volver al crecimiento. Estamos ante un fin de ciclo en el entorno internacional, y la única forma de afrontarlo es con una revolución de la productividad y una explosión de la innovación”, afirma la titular de la Secretaría General Iberoamericana, Rebeca Grynspan.

Ante la brusca desaceleración y el inminente fin de la financiación barata vía dólar, los mandatarios latinoamericanos siguen con atención la evolución de España y México, dos países que han acometido reformas profundas, y en algunos casos, desgarradoras. Aunque alabados por los organismos internacionales, especialmente el Fondo Monetario Internacional (FMI), ninguno puede lucir aún la vitola del triunfo. En el caso mexicano, la agenda económica ha culminado la fase legislativa, pero sin lograr la reacción esperada: el crecimiento del PIB sigue por debajo de la media de los últimos 20 años, y hasta 2015 no superará la barrera psicológica del 3%. Y en España, si bien Rajoy esgrime con orgullo el mayor crecimiento de la zona euro, (1,7% en 2015 según el FMI, el 2% o más según el Gobierno), aún ostenta el triste récord de desempleo, con un 23,64%.

No se trata de un cuadro tranquilizador. Pero a ojos de países que han visto agotarse el boom de las materias primas y renacer el espectro de las tensiones sociales, la búsqueda de políticas fuertes se ha vuelto acuciante. El riesgo de desacoplarse de las nuevas corrientes internacionales de prosperidad late cada día más fuerte. “No hemos sabido sacar provecho a la riqueza acumulada en estos años, no se invirtió donde se debía, en educación, en infraestructuras y en innovación. Y existe el peligro de perder otra vez la oportunidad. Hay que abrirse al mundo”, ha señalado el presidente de Costa Rica, el historiador Luis Guillermo Solís, para quien el camino a seguir es meridiano: “Hay que apostar por las transferencias de tecnología, acabar con la monogamia mercantil y encadenarse a la economía global”.

Esta necesidad de apertura económica coincide con un fortalecimiento de las opiniones públicas, cada vez más exigentes e informadas. La transparencia, en opinión de los expertos, se ha convertido en una necesidad. No sólo para frenar la corrupción, que gangrena el 7% del PIB latinoamericano, sino para liberar el potencial económico. Un reto al que, según Grynspan, solo se puede responder con una agenda urgente que tenga en su base una apuesta educativa fuerte, de mejora de la calidad. “El cambio se está produciendo a una velocidad sin precedentes, está en marcha una revolución con las tecnologías digitales. No serán los recursos naturales los que decidan el futuro iberoamericano, sino el capital humano”, ha afirmado en Veracruz la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, cuya entidad invertirá 945 millones de dólares en cuatro años en un programa de apoyo a proyectos universitarios en el área. El avance educativo, sin embargo, choca con muro fuertemente asentado en Latinoamérica: la desigualdad. Sólo el 9% de los alumnos procedentes del 20% de la población más pobre accede a la universidad, frente al 50% del 20% más pudiente. “Es tremendo, supone que la desigualdad se transmite por generaciones”, dijo el secretario general de la OCDE, José Angel Gurría.

Pero la receta de Veracruz para acabar con esta lacra no es del gusto de todos. En el continente se está abriendo una inmensa brecha. Las ausencias en la Cumbre Iberoamericana (a última hora de este lunes, las de Brasil, Argentina, Venezuela, Bolivia y Nicaragua) marcan el perímetro de esta fractura. Brasil, con una configuración económica muy personalizada, anda enfrascada en su propio laberinto. Argentina se tambalea devorada por la recesión. Y la crisis de Venezuela se acelera tanto como sus propuestas de resolución la distancian sin remedio del eje más liberal, una de cuyas representaciones más significativas es la Alianza del Pacífico, formada por México, Colombia, Chile y Perú (36% del PIB latinoamericano). Este espacio, que ha eliminado los aranceles al 92% de los productos, está demostrando una inusitada vitalidad hasta el punto de que ya planea su expansión comercial a los países asiáticos. Unos y otros andan en direcciones opuestas.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES