Síguenos:

Jonás, tras superar un cáncer: 'He empezado de cero'

Jonás, tras superar un cáncer: 'He empezado de cero'

Publicado por Juan Gavasa el 24 de Marzo del 2015

"Sin drama". Jonás Gutiérrez tiende a repetir esta coletilla cuando intercambia mensajes de móvil con su interlocutor. Una expresión que refleja el temple positivo que le ha permitido superar "sin prisa pero sin pausa", 'partido a partido' como dictaría el cholismo, su particular batalla contra un cáncer de testículo. El fútbol le ha brindado al jugador del Newcastle un bálsamo terapéutico, como ocurrió en los casos de Abidal o Molina. "El jugador se prepara para sobrepasar adversidades en el día a día", reconoce el volante argentino de 31 años, ex del Mallorca, en una conversación telefónica con El Mundo. "Todos los años tienes que demostrar para mantenerte en un club. Eso ayuda mucho en una situación tan delicada como una enfermedad. Te da fuerza para enfrentar cualquier cosa".

Su móvil echa humo desde que regresó a la cancha la semana pasada en un partido de Premier entre el Newcastle y el Manchester United. Los titulares de la prensa hablaban de milagro, pero él no cae en el sentimentalismo fácil para rememorar la carrera de obstáculos que comenzó en mayo de 2013, cuando recibió un golpe en la ingle en un choque con Sagna durante un partido contra el Arsenal. Era la última jornada del campeonato y el dolor no remitió. "El médico del club me dijo en un primer momento que no veía algo raro, que no me preocupara", explica. Pero las molestias en el testículo persistieron en pretemporada y a finales de septiembre el doctor decidió que se sometiera a una ecografía: "Me citó con un oncólogo, me dijo que era un tumor y que me tenía que operar al día siguiente". Se marchó llorando a la casa donde residen sus padres en Newcastle, cerca de la suya. Decidieron buscar una segunda opinión y pagarse de su bolsillo un tratamiento en Argentina, donde le extirparon el tumor.

Superada la intervención, regresó a Newcastle mes y medio después con el firme propósito de recuperar el tiempo perdido. Para su sorpresa, el entrenador Alan Pardew le sugirió que se buscara otro club. De poco sirvieron los cinco años previos con una hoja de servicios impecable, jugándolo casi todo. "Me dolió porque no era el momento ni la situación. Esperaba una actitud más humana", se lamenta. Acabó cedido en el Norwich en el mercado de invierno, una etapa que transcurrió sin pena ni gloria por problemas físicos. Pero nada comparado con el mazazo que recibió al término de la temporada, después de unas vacaciones en Las Vegas con sus amigos. "Me hice la pruebas rutinarias después de la operación y detectaron unos ganglios suprarrenales inflamados. Tenía que empezar quimioterapia", cuenta sobre la recaída.

Mantuvo en secreto su recorrido por cinco sesiones a lo largo de dos meses y medio, con el apoyo del "círculo más íntimo" de familiares, amigos y su novia Alejandra Maglietti, una famosa modelo argentina: "Empezamos la relación unas semanas antes de que me dieran mal los controles y estuvo a mi lado como si me conociera de mucho tiempo". El pasado septiembre decidió hacer pública la enfermedad antes de la última sesión, cuando empezó a perder pelo y las preguntas de los que le rodeaban se hicieron inevitables. "Contarlo fue la mejor decisión, recibí un gran apoyo de la gente", admite. Sus amigos se raparon para quitar hierro al trance de perder su longeva cabellera, toda una seña de identidad.

'Estoy más vivo de lo que he estado en toda mi vida'

Su condición de deportista de alto rendimiento le permitió una buena resistencia a la quimioterapia. "Por suerte apenas tuve vómitos una sola vez", se congratula. La batalla más difícil fue regresar a la actividad física con la determinación de volver a ser futbolista. "Me tocó empezar de cero", admite. "Los primeros días eran frustrantes, apenas aguantaba corriendo cinco minutos. En ese momento la cabeza te la juega. Pero al día siguiente avanzaba, se me borraba ese pensamiento y veía que el cuerpo lo iba asimilando muy bien". El 3 de noviembre del año pasado recibió el pasaporte definitivo a su regreso al fútbol cuando le comunicaron el alta médica. Se tatuó la fecha en el brazo junto a la letra del tema 'No Love' de Eminem: 'Estoy vivo otra vez, más vivo de lo que he estado en toda mi vida'. Y bajo esa premisa volvió a Newcastle, dispuesto a recuperar su sitio.

Comenzó a jugar con el sub 21 para recuperar sensaciones. El primer partido lo disputó en un modesto campo contra el reserva del West Ham en vísperas de Navidad. Aguantó hasta el final. "Fue increíble volver a sentirme jugador", evoca. Hasta que llegó la emotiva cita con St. James' Park, el estadio que se puso en pie para dar la bienvenida al Galgo Jonás en el partido contra el Manchester United, como sustituto de Ryan Taylor en la segunda parte. "Cuando salí a jugar tuve una sensación rara, todo era nuevo", describe sobre un renacer futbolístico que también le propició un bautismo inesperado, cuando su amigo Coloccini le cedió el brazalete de capitán: "Nos tenemos mucho apego, es parte de la familia". La experiencia le ha enseñado a no conjugar en futuro y elude hablar de planes cuando acabe contrato a final de temporada. "Hoy disfruto del presente, mi presente. De lo feliz que estoy de volver a entrenar, de estar luchando por hacerme un lugar en el equipo", sentencia. "Tengo que estar al 100% y demostrar que puedo jugar. Ahora va a depender de mí".

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES