Síguenos:

Iboard, tecnología mexicana y canadiense para la enseñanza

Iboard, tecnología mexicana y canadiense para la enseñanza

Publicado por Alejandra Romo el 08 de Mayo del 2014

Iboard es una empresa fundada en Tijuana en el 2007 gracias a la gran creatividad e ingenio de Fabián de la Fuente, que se interesó por acceder al mundo de la tecnología para la educación a través de la fabricación de pizarrones y pantallas interactivas que facilitaran el trabajo de los docentes, pero que sobre todo diera a los estudiantes una opción diferente de aprender.

Brenda Palafox, socia en México y  Directora de Ventas y Mercadotecnia, y Rodrigo Del Castillo, también socio y Director de Operaciones; nos hablan sobre la historia de Iboard, las claves de su imparable crecimiento –han triplicado sus ventas en un año-, cómo fue el salto a Canadá en el 2011 y qué los ha llevado a ser parte del proyecto educativo más grande del mundo en Turquía. En Iboard México trabajan un total de 21 mexicanos y un venezolano; en el caso de Iboard Canadá todos los empleados son latinoamericanos y canadienses. Su creador, Fabián de la Fuente, junto a Brenda Palafox y Rodrigo Del Castillo, continúan innovando, desarrollando y creando estrategias para explorar nuevos campos tecnológicos.

¿Qué es Iboard?

Iboard es una empresa mexicana que se dedica a fabricar pizarrones y pantallas interactivas. Nuestros productos están compuestos de un hardware y un software, pero además les ofrecemos a nuestros clientes una integración de sistemas de videoconferencias, proyectores, tabletas y soluciones educativas principalmente para escuelas y la adaptación de salas de conferencia para empresas. En el caso de las escuelas, es un apoyo para los profesores para que se les facilite dar clases y puedan captar mejor la atención de los alumnos; por ejemplo, en las pantallas viene incluido desde el office hasta el software especializado para que funcione como un producto touch; es decir, que sí escribes con el dedo se haga una línea roja o del color que tú elijas.

¿Cómo fueron los inicios de Iboard?

Este proyecto lo inició en Tijuana Fabián de la Fuente, que es un inventor mexicano que tiene registradas más de 90 patentes. Un día se le ocurrió que podría hacer algo en tecnología para la educación, ya que aunque en el mercado ya existían algunos pizarrones interactivos, había que ponerles proyector, una computadora, cables por fuera y hacer toda la instalación. En el 2006 en México se puso de moda la parte de los pizarrones por el proyecto “Enciclomedia”, entonces fue cuando Fabián decidió patentar y hacer un diseño de un pizarrón que tuviera la computadora integrada, el proyector, el cableado; además de ofrecer servicios de instalación, capacitación y servicio de todo tipo, algo completo e integrado. Además de los pizarrones, también nos adentramos en la fabricación de pantallas interactivas y les ayudamos a los clientes a hacer una integración de lo que necesiten en cuestión de tecnología a través de alianzas comerciales con otras empresas. De este modo podemos ofrecer una gran gama de productos principalmente para escuelas y la adaptación de salas de conferencia para empresas.

¿Cuál es la relación que se da entre México y Canadá a través de Iboard?

En el 2007 Fabián inició Iboard en Tijuana, pero en el 2011 nosotros nos convertimos en socios y se cambió la razón social a la Ciudad de México. Así es cómo él decidió irse del país para buscar mercado en otros lugares como Canadá, donde empezamos a trabajar en el 2011. Al final nos quedamos como empresas socias, como una transnacional; nos manejamos de manera diferente pero ofrecemos los mismos productos y estamos en contacto continuo. Fabián es quien está en Canadá y quien sigue creando patentes e inventando cosas, se encarga del desarrollo e integración de mejoras en la parte tecnológica. Desde México nos hemos enfocado en el diseño; cómo hacer que las pantallas sean más adecuadas para el mercado, que sean más delgadas, que tengan menos peso y de encontrar a los proveedores de ciertos materiales para que sean mucho más estéticos. Ambas partes compartimos las nuevas tendencias; por ejemplo, en un inicio el pizarrón funcionaba solo si tenías una plumilla especial y ahora ya se utiliza la tecnología de touch, que es lo que se está moviendo en el mundo; de esta manera logramos estar a la vanguardia en diseño y tecnología tanto en Canadá como en México.

¿Cuál es el potencial que tiene un producto de este tipo?

Cuando Fabián de la Fuente decide irse a Canadá, nosotros estábamos en un proceso de financiamiento que se llama Due Dilligence, este proceso consistía en ver qué potencial podía tener un producto en el mercado, en ese momento el de los pizarrones porque realmente ahí las pantallas todavía no estaban en el “ojo del huracán”. Dentro de todo ese análisis y estudio que hicimos nos dimos cuenta que el mercado potencial era gigantesco, que el número de aulas que se había logrado alcanzar con el proyecto de “Enciclomedia” en el 2006 fue aproximadamente de 186 mil, era un número que no representaba ni el 1% del total de las aulas potenciales que podía haber en los siguientes 10, 15 o 20 años. Además la gente de escuelas particulares empezó a interesarse y a querer tener lo mismo que tenía el gobierno. En el 2010 en Tijuana se estaban vendiendo un promedio de 100 pizarrones al año sin hacer mucho más que venta a través de la página de internet y gente que hablaba por teléfono.

En lo que respecta a pantallas, que es lo más nuevo, nosotros comenzamos a producirlas en México cuando cambiamos la sede de Tijuana al Distrito Federal a mediados de 2012, triplicando las ventas en un año, y hay que considerar que las pantallas tienen un precio mucho más alto que un pizarrón. Además, vemos un mercado potencial a nivel internacional, porque hay cosas similares pero mucho menos equipadas. Hay empresas muy grandes que tienen productos como este o que han anunciado lanzamientos de pantallas interactivas, pero realmente su mercado es el de las televisiones, entonces no le ponen el interés que Iboard pone en México y Canadá. Tanto la pantalla como el pizarrón de Iboard tienen patente en Canadá, lo que nos da un periodo de vida de 20 años para poder explotar el producto.

Hay una empresa canadiense que podríamos decir que es nuestra competencia, que se llama “Smart World”,  pero se han enfocado en un solo producto y nosotros ofrecemos un diferenciador, que es que puedas personificarlo; si la empresa quiere que el marco de la pantalla sea amarillo porque son sus colores institucionales, nosotros lo podemos hacer. Eso es un valor agregado que estamos ofreciendo y aunque sabemos que hay competencia, eso nos hace diferentes.

¿Quiénes son sus clientes?

En México en pizarrones principalmente son escuelas desde primarias hasta nivel superior del gobierno a través de licitaciones; en el caso de las pantallas, son empresas y este año estamos haciendo una estrategia completamente nueva y nos estamos moviendo al mundo de arrendamiento principalmente para el sector de la publicidad.  Estamos empezando a trabajar también con dos compañías que, a su vez, están subarrendando nuestras pantallas. Además, somos proveedores autorizados de instituciones como el Instituto Politécnico Nacional o como la Universidad Nacional Autónoma de México. Otro tipo de empresas muy interesadas en las pantallas son las mineras, de diseño, arquitectura y hospitales. Se han vendido algunos productos a Cuba y estamos concretando proyectos en Perú y Ecuador.

Buscamos hacer alianzas estratégicas entre Canadá o México y el país que está interesado en tener una franquicia. Por ejemplo, hoy Canadá tiene un proyecto muy específico para Turquía porque hubo una asociación especial con otra empresa para surtir pantallas interactivas en salones de clases en el proyecto más grande educativo del mundo. Se van a instalar 600 mil aulas; es un proceso de producción tan nuevo y tan específico para Turquía, que Iboard Canadá tendrá sus ojos puesto ahí durante los tres siguientes años. En Canadá hay varios clientes como la escuela privada de educación especializada Lakeview Christian School, en Saanich BC, que tiene nuestros pizarrones en todos sus salones, al igual que la primaria de St. Michael's University Elementary School, en Victoria BC, que es una escuela privada de elite. Se está buscando también una alianza en Colombia.

¿Qué implica ser una empresa de tecnología mexicana?

Creo que la gente no lo cree, sobretodo en el caso de las pantallas, porque se ven impactantes y la gente nos pregunta si es en serio que un mexicano las inventó y si están hechas totalmente en México. Tristemente la gente no logra entenderlo en un primer momento, pero sentimos que esta perspectiva está cambiando, hay una campaña muy fuerte de apoyo a lo hecho en México y hay muchas personas que la apoyan y se alegran de que estemos desarrollando tecnología. Otra “ventaja” es que nuestra competencia principal es China y los clientes nos comparan con ellos, que aunque tienen calidad en varios productos, en este en específico la percepción es que la calidad es mala y están emigrando a Iboard. Otro punto a nuestro favor es que nos dimos cuenta de que es muy difícil abarcar muchas soluciones en el mercado de la educación en las empresas y éstas tienen muchas necesidades y lo que quieren es una solo ventanilla y nosotros podemos cubrirlas todas.  

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES