Síguenos:

¿Hay crisis en la Selección Argentina?

¿Hay crisis en la Selección Argentina?

Publicado por Juan Gavasa el 04 de Junio del 2014

Alejandro Sabella era el padre blando, el que le daba todos los gustos a su niño mimado, el que le permitió jugar con sus amigos, incluso, a contramano de sus deseos tácticos. Tan complaciente resultó que lo protegió del jugador del pueblo al que, dentro del vestuario, muchos veían como un bravucón. Hasta que un día, se puso duro el técnico de la Selección. Y le cerró la puerta del Mundial a uno de los futbolistas más cercanos a la figura. Entonces, algo se rompió. Porque esa relación inmaculada que había entre el entrenador y el plantel, ahora tiene una fisura emocional. No hay peleas, tampoco internas y el objetivo sigue siendo el mismo, alzar la Copa dorada en Brasil. Pero sí produjo un gran desencanto en Lionel Messi la desafectación de Ever Banega. También, en Angel Di María. Y a pesar de que las razones son estrictamente deportivas, no gustó la forma en la que Pachorra cortó la lista.

Cayó mal.

Se tomó medio minuto para contestar la pregunta que se hacían todos desde el lunes a la tarde, cuando trascendió que Banega no estaría entre los 23 mundialistas, al igual que Nicolás Otamendi y José Sosa. No tanto por el nivel futbolístico del mediocampista de Newell’s, sino por su ascendencia en el grupo. Entonces, Sabella intentó explicar porqué marginó al amigo de Leo . “No sé si Ever es el que más tiempo ha estado con nosotros; obviamente, estuvo más que Nico. Hubo un momento en el que Ever no estuvo porque ha tenido un accidente con el auto ... Como fui jugador, sé lo que significa no ir al Mundial, pero no quisiera hacer un juicio de valor sobre qué caso me costó más”, manifestó en la conferencia de prensa que brindó en Ezeiza. Y dejó el frente abierto para las especulaciones.

“Hizo todo bien Alejandro. Armó el equipo alrededor de Messi, jugó como quería el pibe, bancó la parada todo el tiempo, incluso no convocando a Tevez. Pero tomó una decisión deportiva en el momento menos indicado”, reflexionó ante Clarín una persona que conoce cada rincón del predio. Sabella se decidió por Lucas Biglia, a quien en principio veía como reemplazante de Javier Mascherano, y Enzo Pérez, que no era convocado desde el amistoso con Suecia, en enero del año pasado, por encima de Banega. No obstante, hacía varios meses que rondaba en la cabeza del entrenador la posibilidad de prescindir del rosarino.

Se lo consultó a un amigo: “¿Qué te parece si no lo llevo a Ever?” . La respuesta fue tajante: “Estás loco, no podés dejar en banda a uno de los mejores amigos de Messi” . Sin embargo, el fin de semana, especialmente después de la práctica vespertina del sábado, el técnico fue a fondo.

“Se lo comió Enzo Pérez”, justificó en su círculo cerrado. Y coincidió en la visión con sus inseparables ayudantes, Julián Camino y Claudio Gugnali.

“¿Por qué no le avisó el sábado?”, era la queja recurrente en el entorno de Banega, quien se había venido desde Rosario con su señora en un avión privado que compartió con Messi y Di María. Fueron ellos los que consolaron a Ever en su habitación.

El de Madrid lloró con él.

Sabella había advertido después de comunicar la lista de 23 que tenía la puerta abierta de su pieza para aquellos que quisieran decirle algo, incluso, hasta insultarlo. Nadie se presentó ante el entrenador.

Quizá desde lo futbolístico, poco se le puede reprochar a Sabella. A fin de cuentas, Banega no tuvo un buen campeonato con Newell’s, donde recaló por recomendación de Messi para sumar minutos de juego en su esperanza por viajar a Brasil. Además, limpió a un jugador del riñón de Estudiantes, José Sosa, y a otro que es representado por su agente, Nicolás Otamendi. Lo que resulta contradictorio es el mensaje porque el técnico siempre ponderó el “grupo”. Sin ir más lejos, ayer citó a Vicente Del Bosque, entrenador campeón del mundo con España: “Es fundamental tener un gran grupo y uno siempre trata de respetarlo. Con un buen grupo, tenés mayores posibilidades de conseguir el éxito”.

Ayer, los jugadores intentaron digerir el mal trago. En especial, Messi y Di María. Tal vez, como dijo el propio Fideo , “hay que asumir el golpe”. Quizá, como deslizó una persona muy cercana a Leo : “Ya está. Seguro que vio algo que no funcionó. Acá tienen que estar todos a mil. Igual, es una pena que Ever no vaya al Mundial”. Sabella ya no es mirado con los mismos ojos por esos jugadores que están tan convencidos de que Banega tenía que ir al Mundial como el técnico, que debía quedarse en Rosario.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES