Síguenos:

El fútbol en Dominicana: lejos, pero no ausentes

El fútbol en Dominicana: lejos, pero no ausentes

Publicado por Jose Traboulsi el 23 de Junio del 2014

Por V. Araujo

La gran fiesta deportiva del mundo ha llegado, lo hace en cualquier campo de Palestina, en algún patio de Tegucigalpa, en un valle de Montevideo o en un llano de La Vega, Republica Dominicana. A todo el mundo, sin importar el idioma, el color, la religión o la ideología política, en estos treinta días, una sola pelota de futbol, llamada Brazuca, logra hipnotizar al más apático del deporte rey del planeta. 

En cualquier región quisqueyana se vive el futbol, es sin lugar a dudas uno de los deportes emergentes de nuestra nación. Nunca comparado con el béisbol ni con el baloncesto, pero el futbol es quizás el deporte que más se practica sin el ánimo de sacarle provecho económico como a otros.

Regularmente el dominicano practica béisbol desde joven por que tiene el sueño de ser pelotero. Pero ese anhelo está cargado de más cosas que desde fuera muchos no ven. Terminar siendo un beisbolista de Grandes Ligas es para nuestro pueblo la única oportunidad de salir de la pobreza, es un cheque al portador no a la pasión ni al amor al juego, sino a la sostenibilidad financiera de la familia, del barrio en donde creces, es la única oportunidad de ser alguien en un país tercer mundista, que no brinda oportunidades de superación en la mayoría de los casos.

El baloncesto, el voleibol, el atletismo, son deportes en los cuales muchos atletas dominicanos han podido destacarse y a la vez sacarle dinero para ayudar a los suyos. Al día de hoy, el futbol se ha hecho más fuerte en Dominicana que cualquier disciplina antes mencionada,  desplazando al baloncesto en la mayoría de las escuelas de clase media alta, en donde se practica por pura pasión, por puro amor al deporte de las 14 reglas.

Los dominicanos de clase más baja no se quedan atrás, desde las entrañas de uno de los barrios más populosos  de la ciudad capital, se destaca una escuela de futbol que es la referencia para la gran mayoría de los empobrecidos. El sector de Cristo Rey es uno de los más identificados con el futbol en todo el país, ya que hace unos 25 años un grupo de salesianos reconoció la necesidad de hacer cambios en los jóvenes que no tenían nada que hacer en el barrio, que solo se dedicaban al tráfico de drogas y a la delincuencia.

La Republica Dominicana ha tenido adeptos al futbol desde la llegada de los inmigrantes españoles después de la Guerra Civil que sacudió la Madre Patria a mediados de la década del treinta. La masificación llega con los españoles, italianos y demás extranjeros a la isla. A partir de ellos es que los locales comienzan a interesarse por el futbol, solo por la práctica, sabiendo que era muy difícil ver a un dominicano jugar en el Bernabeu o el Wembley.

Y así vivimos el Mundial, desde el año 1982 Republica Dominicana cuenta con la transmisión para televisión de la Copa Mundial de la Fifa. En ese entonces solo se veía un partido semanal  de manera diferida. Después llego México 86 y Maradona, siendo televisado el famoso gol anotado por El Diez, siendo este el punto de partida de muchos que seguían el futbol con cierta antipatía.

Después se fueron sumando más adeptos con la transmisión de Italia 90 y Estados Unidos 94, pero la verdadera masificación llego con el Mundial de Francia 98, a ritmo de La Copa de la Vida de Ricky Martin y la final entre Brasil y los campeones locales.

A partir de ahí, los dominicanos ya reservan mesas en restaurantes, se reúnen y ven los partidos en pantalla gigante, siguen las informaciones con respecto a futbol en la Web y la televisión, y hasta los programas especializados en futbol se han quintuplicado para los Quisqueyanos.

 Y de esta manera el futbol ha imperado en el diario vivir del criollo, es un escape, no un negocio, es un entretenimiento, no un cheque, es una pasión,  no así una necesidad como quizás sea con otro deporte, como quizás sea en otro país en donde sí se exportan futbolistas, en donde el padre desde la gestación desea que sea un Messi, un Forlan o un Chicharito para que ayude a su selección a llegar al Mundial soñado. En la Republica Dominicana no soñamos con Mundial, lo vivimos como tal, estando ausentes, pero haciéndolo presente.

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES