Síguenos:

Estados Unidos en Cuba: inversiones a la vista

Estados Unidos en Cuba: inversiones a la vista

Publicado por PanamericanWorld el 21 de Marzo del 2016

Barack Obama está en Cuba. Tras casi 90 años sin que un Presidente de Estados Unidos visitara la Isla, el primer afroamericano que ocupa la silla de mando en la Casa Blanca, arriba a la tierra antillana para marcar con su presencia un giro ¿definitivo? en la política de vecindad de ambas naciones. En suelo cubano se ha dispuesto un despliegue de recibimiento como hace años no se veía, aunque las autoridades del país han aclarado que se le dispensa a Obama el respeto y la atención que merecería cualquier Jefe de Estado.

Una de las grandes preguntas que muchos se hacen es qué vendrá después de este histórico encuentro, cómo se “aterrizarán” en la vida cotidiana, y principalmente en la pequeña y maltrecha economía de la Isla, las decisiones que se deriven de acuerdos en la superestructura política. Y, específicamente, qué terreno y fertilizantes podrían encontrar las semillas de la inversión estadounidense. Sin embargo, antes de hablar de inversiones, sería bueno auscultar un tanto el contexto en el que se desarrollarían esos proyectos…  

EL ESCENARIO

Cuba está de moda. Grandes figuras de la política como el presidente francés François Hollande, estrellas del arte como Beyoncé o Mick Jagger, líderes religiosos, como el Papa Francisco y el Patriarca Kirill, caminan la Isla, toman en ella trascendentales decisiones, y se tiran la foto del recuerdo, para que mañana se sepa que estuvieron allí, en la emblemática porción de tierra caribeña, en los días del “renacimiento”.
Para muchos, el detonante más explícito de toda esa efervescencia fueron los anuncios que el 17 de diciembre de 2014 (o el 17 D, como ya ha sido bautizado) hicieran los mandatarios cubano y estadounidense, de que se restablecerían las relaciones diplomáticas y se iniciaría el camino a la “normalización” del vínculo bilateral tras medio siglo de hostilidad.

Desde ese momento, la administración de Barack Obama ha tomado cuatro conjuntos de medidas para flexibilizar el bloqueo económico de su gobierno a la Mayor de las Antillas; y, en la nación caribeña, se han suavizado también las concepciones beligerantes respecto a todo lo que provenga del gigante del Norte.

El último de estos paquetes de cambios, según ha explicado el Departamento del Tesoro estadounidense, en documento oficial, “aumentará significativamente la capacidad de los ciudadanos de EE.UU dentro de las 12 categorías de viaje autorizadas por ley de viajar directamente a Cuba (…). Además, estos reglamentos amplían el acceso de Cuba y de los ciudadanos cubanos a las instituciones financieras de EE.UU y al dólar estadounidense desde Cuba, y ampliarán la capacidad de los cubanos legalmente presentes en Estados Unidos de ganar estipendios y salarios más allá de los gastos de subsistencia”.

Estas transformaciones, apuntó la secretaria de Comercio Penny Pritzker —miembro de la comitiva presidencial de Obama de visita en la Isla—, incrementan “las oportunidades para la asociación económica entre el pueblo cubano y la comunidad empresarial estadounidense”.

¿Hacia dónde podría dirigir su mirada esa comunidad empresarial? ¿Con qué riesgos y con qué oportunidades?       

INVERTIR Y CRECER

Para el joven economista y profesor cubano Fernando Martínez Martí, “hay un grupo de sectores que están identificados hace cierto tiempo, como áreas clave para desarrollar un intercambio y favorecer en ellos la inversión. Dentro de esos destaca la industria biotecnológica, donde se han propiciado varios vínculos, hasta donde lo permite la política del Bloqueo”.

Debe tenerse en cuenta, señala Martínez Martí, que en esta rama Cuba muestra resultados considerables a nivel mundial y las empresas de Estados Unidos conocen de estos logros.

“Otro de sectores donde los empresarios estadounidenses pudieran tener fructíferas inversiones es la agricultura, donde destaca la primera licencia para una empresa de fabricación de tractores en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM)” opina el economista.

Esta primera licencia a la que se refiere el especialista, fue concedida por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), a la firma estadounidense Cleber LLC, de Horace Clemmons y Saul Beren­tal, que pretende producir e insertar los tractores Oggún (caballo de hierro) en el mercado cubano, según reportaron varios medios de prensa. Más del 95 % de los tractores registrados en Cuba “cuenta con más de tres décadas en sus rodamientos”, expuso en un reportaje reciente el periódico Granma.

Además de estas zonas de posible inversión, Martínez Martí no descarta otras como el turismo, las industrias en general y los servicios de alto valor agregado que ha generado la nación cubana con la permanente instrucción de su pueblo.

En esta última cuerda entrarían las posibles acciones de vínculo bilateral que describían los inversionistas Carlos Gutierrez Jr. y Faquiry Diaz Cala en reciente artículo en OnCuba. La ‘economía del conocimiento’ de Cuba —señalaban— “provee un campo fértil para hacer crecer la cooperación e iniciativa estadounidense-cubanas”. Y como ejemplo citaban las tecnologías de la información y comunicación. “Importantes compañías de tecnología estadounidenses como Google y un sinfín de actores más pequeños ya se ofrecen”, referían los inversionistas.

Ahora bien, ¿qué barreras podrían encontrar esas potenciales inversiones?

MUROS Y ESTRATEGIAS

El principal obstáculo, apunta sin dudar Martínez Martí, es el bloqueo estadounidense a la Isla. No obstante, para muchos analistas esta política erigida en ley no se derribará de un golpe, sino, como ha venido haciendo la Administración de Obama, por sucesivos y escalados paquetes de medidas, que terminen por dejarla sin sentido.

El propio mandatario norteño expresó en reciente entrevista con la cadena CNN que "en algún momento del gobierno del próximo presidente el embargo será derogado". Y para ello, como observaba Carlos Gutiérrez, presidente del Consejo de Negocios Cuba-EEUU y reseñaba Cubadebate, “mientras más empresas se interesan en Cuba, más influencia tendrán en el Congreso de Estados Unidos” en aras de la eliminación del aparato legal restrictivo.

Pero desde la Antilla Mayor también se tendrían que dar pasos hacia la potenciación de esas inversiones. La Master en Derecho Civil Lenia Madera Páez, razona que habría que aligerar los costosos y complejos trámites para que una empresa extranjera, en este caso proveniente de EE.UU, pueda registrarse y operar en suelo cubano.

Sería oportuno, manifiesta la jurista, “dejar un solo órgano estatal que se ocupe del registro de estas entidades y de todo el proceso en general. Es decir, eliminar el ‘peloteo’ que se comete hoy en día, de obligar a los empresarios o sus representantes a hacer parte del registro en un lugar, otra parte en otro y así sucesivamente. Lo segundo, es disminuir un poco las tasas a pagar y los impuestos, así como la partición de la ganancia”.

En cualquier caso, de lo que se trata, como reflexionaba el Doctor en Ciencias Económicas Juan Triana Cordoví en una reciente columna publicada en On Cuba, es de aprovechar las oportunidades.

“Las ventajas de estar muy cerca del mayor mercado del mundo vienen de la mano de los riesgos que ello implica. Manejar los riesgos con habilidad, amortiguar sus efectos y convertirlos en oportunidades es, sin dudas, la mejor opción. Y ello depende en mucho, más bien en casi todo, de nosotros mismos”, argumentaba Triana.

La Secretaria de Comercio, Penny Pritzker ofreció datos reveladores en su visita a Cuba: “en 2015 el Departamento de Comercio de Estados Unidos emitió 490 autorizaciones para comerciar con Cuba, para un total de 4, 3 mil millones de dólares.  En lo que va de 2016 ya han sido emitidas 28 autorizaciones por un valor de 300 millones de dólares”.

Cuando Barack Obama y Raúl Castro se estrechen las manos en La Habana, cuando sus respectivos encargados de Comercio, Pritzker y Rodrigo Malmierca, intercambien carpetas; cuando las dos comitivas de alto nivel sonrían para las fotos y en la patria de Lincoln y en la de Martí muchos miren esperanzados el acontecimiento, tal vez se esté abriendo un nuevo capítulo para la prosperidad de inversiones de EE.UU en Cuba.

Por Jesús Arencibia Lorenzo / PanamericanWorld - La Habana

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES