Síguenos:

Esculturas de arena en el desierto de La Tatacoa

Esculturas de arena en el desierto de La Tatacoa

Publicado por PanamericanWorld el 02 de Diciembre del 2015

El desierto de La Tatacoa es un destino impresionante en Colombia, no solo porque pueden observarse impresionantes formaciones de arena que parecen esculturas, sino porque el cielo despejado facilita la observación de constelaciones, cúmulos estelares, nebulosas, planetas y otros elementos y fenómenos astronómicos.

La Tatacoa, a donde se llega tras un recorrido por tierra de 45 minutos desde Neiva, cuenta con un observatorio astronómico dirigido por el astrónomo Javier Fernando Rúa. Él, todos los días, imparte charlas sobre lo que se dibuja en el firmamento. Viajeros, principalmente extranjeros, lo siguen concentrados y fascinados.

El firmamento se revela a la vista de todos y en más detalle con la ayuda de los telescopios dispuestos para ellos. Cuando los generadores de energía son apagados, antes de caer la tarde, y la profunda noche empieza a oscurecer el desierto, dos puntos luminosos dominan el firmamento con su brillo: nada más ni nada menos que los planetas Venus y Júpiter.

A simple vista parecen estar muy cerca. ‘‘Esta proximidad es conocida como conjunción planetaria; no sucede con mucha frecuencia”, explica el astrónomo y director de la Sociedad Antioqueña de Astronomía (SAA), Ramiro Monsalve, quien suele viajar a la Tatacoa con otros amantes del cosmos.

Cientos de fanáticos de la contemplación astronómica, de todo el mundo, llegan hasta este destino colombiano, arman su carpa, montan su telescopio, alistan sus cámaras y se disponen a disfrutar un cielo despejado, puro, sin contaminación, luminoso y lleno de vida. La afluencia de astroturistas motivó a los residentes del desierto a convertir sus rancherías en alojamientos, donde también se provee alimentación típica de la región y servicios sanitarios.

Los más aventureros pueden acampar por un precio mucho menor en las zonas aledañas a las rancherías.

Las bellezas del día

El desierto de la Tatacoa cautiva de día y de noche. El diverso colorido de sus valles se mezcla con la escasa vegetación dominada por cactus de todos los tamaños, algunos de los cuales superan los tres metros de altura.

Uno de los lugares más visitados y más fotografiados es el Cuzco. Allí, una serie de montículos de arena va cambiando de color en tonalidades naranjas y rojas, dependiendo de la hora del día y del sol. Caminar por allí es una grata experiencia.

Más adelante se encuentra el Valle de los Fósiles, donde la tierra toma un color ocre. Se llama así porque algunas de las formaciones parecen animales fosilizados.

Luego se encuentra el sector conocido como Los Hoyos, donde se impone una piscina de agua natural que brota de las entrañas del desierto. Los 42 grados centígrados de temperatura de la Tatacoa –que pueden llegar a 45– son razón más que suficiente para sumergirse es sus refrescantes aguas.

Un destino único, privilegiado, donde el universo cobra diversas formas de vida en la tierra y en el firmamento.

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.