Síguenos:

Emprendedores se atreven a cambiar la moda

Emprendedores se atreven a cambiar la moda

Publicado por Adrian Pelaez el 29 de Mayo del 2014

Un emprendimiento colombiano que se atrevió a cambiar la moda, innovando con diseños únicos y exclusivos bajo el lema: “hacemos  lo que no se supone”. Una marca que rompe con los esquemas de la moda tradicional siendo pioneros en  prendas de vestir con estampados que cambian de color, con el calor del cuerpo o con el sol.

Esta es una historia llena de anécdotas, una marca que empezó con una página en facebook y que hoy tiene un punto de venta en Bogotá, un local muy llamativo rodeado de dos personas auténticas y creativas que contagian con su alegría y pasión: Andrea González y Alexander Sanabria.

Dos jóvenes empresarios

Andrea González, tiene 29 años es diseñadora de modas y textiles. Afirma: “realmente comenzamos hace cinco años, pero hace ocho estamos metidos en el mundo de la moda. Queríamos que los jóvenes vistieran de una forma completamente diferente a lo que se veía en ese momento, que era algo muy clásico y poco innovador. Realizamos investigaciones, a mirar ideas y tratar de implementar lo que éramos en las prendas”.

Alexander Sanabria, al igual que su esposa tiene 29 años y es diseñador gráfico. Comenta: “la idea inició porque estábamos ligados a la misma moda y quisimos innovar vistiéndonos diferente. La gente nos decía: que chévere que vendieran lo que ustedes visten. Y ahí inicia esa chispa de hacer la ropa no sólo para nosotros, si no para las demás personas."

Historia            

Comenzaron a ser independientes y empresarios con ropa infantil. Para ese entonces, les parecía que ese era el mercado económicamente rentable. Lo que no se esperaban, es que el mercado Chino se convirtió en su mayor competencia. “No podíamos dar esos precios que traían los pantalones de China y vendíamos al por mayor, en muchos almacenes fuera de Bogotá” comenta Andrea.

Este acontecimiento, los obligó a buscar una solución, y entraron innovando inicialmente con camisetas para hombre, que no tenían nada de lo que hoy en día diseñan. Cambiaron y evolucionaron, primero con la tinta que cambiaba de color de verde a amarillo.

Posteriormente, innovaron con otros procedimientos y llegaron a otros colores; creando la línea de chica con esqueletos,  diseñando dibujos y con el proceso de tintas de morado a rosado, verde-amarillo, café-naranja y las que alumbran en la oscuridad. Es así, que inicia el lado AmericanDenim.

¿Cuándo fue la apertura del punto de venta de AmericanDenim?

La abrimos hace dos años. Antes vendíamos y teníamos atención solamente por facebook, hacíamos domicilios en las estaciones de Trasnmilenio. Ese era nuestro método de trabajo antes de poner la tienda, aún lo tenemos funcionando  pero ya no es tan constante porque la gente viene a la tienda.

¿Cómo se dividen los roles?

Nosotros diseñamos, producimos y comercializamos el producto.  Mi esposo hace toda la parte gráfica masculina, ya nos hemos complementado más y yo me dedico a lo femenino; compramos las telas, hacemos el corte, la confección y por último procedemos hacer la parte de estampados.

Retos y crisis

Al principio, con la ropa de niño y los pocos recursos que teníamos, un día llegamos al mercado en Manizales y nos dijeron que estos pantalones los están trayendo de China más económicos, no podíamos dar menor precio, siempre hemos comprado muy buena tela y lo que nos ha distinguido siempre es la calidad.

Decidimos parar la producción y volvimos a retomar las cosas, se nos dio en esa oportunidad lo de Fondo Emprender, pero la verdad no tuvimos una buena experiencia, cuando empezaron a desembolsar los recursos nos dimos cuenta que los desembolsaban a gente que no lo necesitaba, ya tenían su empresa, no estaban emprendiendo una idea.

Empezamos con una marca de camisetas que vendíamos al por mayor a muchos locales pero uno de nuestros clientes mayorista, el cual tenía 36 almacenes por todo Colombia quebró. Al quebrar él quebramos nosotros.

Fue muy duro cuando vendimos y quebramos porque fue quedarnos sin absolutamente nada y volver a empezar. Cuando retomamos sacamos a AmericanDenim desde cero, nos  limpiamos las rodillas y para adelante.

Siempre había un freno, si a los señores que son los que nos compran no les gusta, miremos si a los chicos y a la gente más joven puede gustar, de esa carencia de no poderle vender a los grandes mercados empezamos con lo pequeño.

Iniciamos con una docena de camisetas, fue un reto gigante porque por lo general  la mayoría de talleres estampan 40 prendas mínimas por diseño y no teníamos esa cantidad, cuatro diseños son 160 camisetas. Teníamos una docena no más. Buscamos talleres, hasta que por fin logramos encontrar uno que nos dijo yo saco de los diseños que tengo y miramos si funciona.  Saco un diseño y fuimos y vendimos las camisitas, cuando recibimos el dinero ya no teníamos para una docena sino ya teníamos para tres y cuatro docenas.

Así empezamos a comprar las camisetas. A muchos clientes el cuello no les sentaba  bien, o la manga estaba muy grande o muy corta, etc. Con el tiempo fuimos comprando materiales, hicimos una nueva horma y la gente ya le gustaba más. Estos son los procesos que uno empieza a fortalecer antes de lanzarnos al mercado.

Experiencia feria de jóvenes empresarios

Este año fue la quinta vez que participamos, la primera ves fue lo máximo, el reto de decorar el stand y como nuestra idea estaba en construcción, hicimos exactamente lo mismo con el stand, teníamos cascos de obreros y la decoración fue exclusiva. Pensamos vender al por mayor, pero cuando empezó a llenarse el stand era de gente que quería comprar la prenda al detal. Vendimos al mismo precio al del por mayor y se nos lleno impresionante, el primer día se nos acabo todo lo que teníamos aún quedaban tres días y nos tocó estampar hasta las 3 de la mañana para las 7 de la mañana abrir. Nos fue muy bien.       

Consejos:

No dejar nunca de soñar
A todo lo que hagas, por pequeño que sea métele toda la pasión.
Esto no es un trabajo es nuestra vida y felicidad. Crear es darlo todo.
El que persevera alcanza, si tu perseveras por más que te caigas y que llores, en algún momento vas a tener un resultado y el mejor resultado es que te digan que sí.
Hacer las cosas con pasión, con lucha y con esfuerzo. En algún momento llegará la recompensa.
Uno se cae mil veces, el problema no está en caerse, el problema está en volverse a levantar.

AmericanDenim invita a hacer lo que no se supone, a romper las reglas, a dejar a veces esas mentes cuadriculadas y salir adelante a luchar por los sueños. “Nosotros hacemos lo que nadie pensó que nos iba a resultar y aquí estamos”.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES