Síguenos:

Domadores de Cuba apagaron a los Bakú Fires

Domadores de Cuba apagaron a los Bakú Fires

Publicado por Miguel Ernesto el 09 de Junio del 2014

Cuando se anunció el debut de Cuba en la IV Serie Mundial de boxeo, pocos pensaron que la franquicia de los Domadores - nombre elegido para el equipo- pudiera ubicarse entre los tres primeros lugares del evento. El escaso optimismo parecía justificado, pues los pugilistas cubanos no estaban adaptados a las características de la competición que incluían la celebración de combates a cinco asaltos, de tres minutos de duración cada uno, frente a rivales con alguna experiencia profesional.

En las tres primeras ediciones de la competición, la Federación cubana había rechazado la inclusión de un equipo; sin embargo, con las nuevas políticas adoptadas en el deporte, finalmente llegó el visto bueno de las autoridades. La inscripción de los Domadores fue saludada por la Asociación internacional de boxeo, porque esta aceptación representó un acontecimiento histórico, ya que por primera vez en más de cinco décadas peleadores cubanos pudieron enfrentarse a contrarios profesionales.

Las dudas sobre la calidad de los Domadores quedaron despejadas rápidamente. La selección cubana, dirigida por Rolando Acebal, fue incluida en el grupo B del torneo, junto a los Astaná Arlans de Kazajstán, el Russia Boxing Team, los Bakú Fires de Azerbaiyán, los Guerreros de México y los Hussars de Polonia. En la fase clasificatoria, los antillanos pasearon la distancia, al ganar 9 de los 10 matches celebrados, con 41 peleas ganadas y solo 9 derrotas.

En Cuba los matches se celebraron en el Coliseo de la Ciudad Deportiva y para los fanáticos del boxeo resultó llamativo el espectáculo concebido alrededor de las peleas. Los organizadores, para cumplir con los estándares exigidos por los directivos de la Serie, incluyeron presentaciones musicales de artistas reconocidos antes del comienzo de las veladas, colocaron llamativos juegos de luces, pantallas lumínicas y utilizaron modelos que anunciaban el comienzo de cada round. Todo esto resulta habitual dentro de los carteles profesionales; pero para los cubanos fue un “descubrimiento”.

Al terminar en la primera posición de su grupo, los Domadores se enfrentaron a los USA Knockouts, en los cuartos de finales. Este choque despertó varias polémicas, pues inicialmente estaba previsto para celebrarse en Miami; pero al parecer para evitar problemas en esa ciudad, tan polarizada políticamente, los directivos de la Serie optaron por mover la sede hacia Salem, Nueva Hampshire.

El publicitado duelo en realidad no cumplió con las expectativas, pues los Domadores aplastaron a sus rivales por 8-2 y uno de los reveses fue por no presentación del peleador Marcos Forestal, de los 56 kilogramos, quien abandonó al equipo en Estados Unidos.

Luego, en la semifinal, los Domadores tuvieron de rival al Russia Boxing Team, la única selección que logró derrotarlos en la primera fase. El duelo comenzó muy cerrado, con una victoria cubana por la mínima (3-2) en Moscú; sin embargo, en La Habana los Domadores mostraron una amplia superioridad y barrieron a los rusos (5-0).

La escena quedó lista para la gran final, ante los Bakú Fires de Azerbaiyán que sorpresivamente dejaron fuera de la discusión del título a los campeones de la edición 2012-2013 de la Serie Mundial, los Astaná Arlans. La sede del match fue Bakú y aunque los cubanos habían obtenido mejores resultados a lo largo del torneo e, incluso, superaron en dos ocasiones a los azeríes, porque compartieron grupo, se presagiaba un encuentro cerradísimo y ciertamente así fue.

Antes de que se lanzaran los primeros golpes, comenzó la polémica. Los azeríes quisieron alterar el orden fijado de antemano para los combates. Ellos plantearon efectuar primero las peleas en 56 y 75 kilogramos y que en el segundo cartel se realizaran los enfrentamientos en 52 kilogramos y más de 91. La intención era priorizar las divisiones en las que los locales eran más fuertes, para comenzar con ventaja el match. Cuba no estuvo de acuerdo con este cambio, por lo que protestó y los directivos le dieron la razón. Por tanto, se mantuvo la secuencia: 49-56-75-64-91 en la jornada inicial  y 52-69-60-+91-81 en el cierre.

El primer cartel favoreció cerradamente a los Domadores (3-2).  En los 49 kilos, Yosbany Veitía demostró una vez más que era el mejor peleador de su división en la Serie y derrotó a Khamza Nametov por votación unánime (3-0). Esta fue su octava victoria sin revés en el certamen. La ventaja cubana no se mantuvo mucho tiempo, porque en los 56 kilos, Magomed Gurbanov venció 3-0, aunque con apuros en los rounds finales, a Norlan Yera.

La gran sorpresa de la jornada fue la excelente demostración de Arlén López, en los 75 kilos, quien batió por 3-0 a Khaybula Musalov. Después de esta victoria – que no estaba en los pronósticos- parecía que los Domadores podrían tomar una  ventaja decisiva, pues Yasnier Toledo, de los 64 kilogramos, era favorito para vencer a Gaybatulla Gadzhialiyev; sin embargo, el cubano no estuvo en su mejor noche y cedió en el quinto asalto, por lo que el azerí se llevó la victoria que volvió a igualar el match.

En el último combate del día, Erislandy Savón, de los 91 kilogramos, también probó que fue, por mucho, el pugilista más completo de su división, al superar, sin mayores dificultades (3-0) a Abdulkadir Abdullayev. De esta manera, los Domadores culminaron la primera parte de la final con un marcador favorable, 3-2.

La fecha del adiós comenzó bien para los azeríes, ya que en los 52 kilos, Elvin Mamishzada propinó los golpes más efectivos y alcanzó un veredicto unánime sobre Gerardo Cervantes. Otra vez el match estaba igualado. En los 69 kilos, el campeón olímpico Roniel Iglesias, sin ofrecer su demostración más completa, hizo lo suficiente para ganar por 3-0 a Mahamed Nurudzinau.

Este éxito prácticamente le daba el título a los Domadores, pues quedaban por subir al cuadrilátero los campeones mundiales Lázaro Álvarez y Julio César la Cruz quienes eran amplios favoritos para superar a sus rivales. No obstante, sobre el ring se vivió una historia diferente. Albert Selimov inició impetuoso su pelea y ganó los tres primeros asaltos; luego Álvarez reaccionó, pero ya era demasiado tarde, así que el azerí obtuvo un controversial triunfo por 2-1.

Las polémicas sobre el arbitraje reaparecieron en la siguiente pelea, cuando en los 91 kilogramos José Ángel Larduet pareció ganar frente a Arslanbek Makhmudov; sin embargo, los jueces consideraron que el azerí era el vencedor, por 2-1. Después de este resultado, los Bakú Fires tomaron por primera vez la delantera en el match.

Quedaba solo un combate y el capitán de los Domadores, Julio César la Cruz, de los 81 kilogramos, sabía que tenía que superar a su adversario, Mikhail Dauhaliavets, para llevar el duelo a un combate extra. El camagüeyano, doble campeón mundial y que recibió un disparo en la cadera, en febrero de este año, se presentó en una noche espectacular y barrió por completo al peleador local. Tras 10 peleas, el marcador estaba igualado a cinco triunfos, por tanto, fue necesario recurrir a un combate adicional, en la división de 69 kilogramos, para definir al campeón de la Serie.

En el Centro Olímpico de Bakú había una gran tensión y existían dudas sobre la capacidad de Arisnoidys Despaigne para resistir la presión al enfrentar a Yauheni Ramashkevich. El púgil cubano tomó control de la pelea desde el inicio y terminó con una amplia ventaja de 3-0. Con esta victoria, los Domadres de Cuba, un equipo debutante, se proclamó titular de la IV Serie Mundial de boxeo.

El premio en metálico para los Domadores fue de 500 mil dólares estadounidenses, una cifra que, según la nueva forma de distribución del dinero entre los deportistas cubanos, correspondería íntegramente a los miembros de la selección. Además, varios pugilistas ganaron primas, por ser los mejores de su división: Yosbany Veitía (49 kilos) con marca de 8-0; Lázaro Álvarez (60 kilos) 6-1; Roniel Iglesias (69 kilos) 5-0; Julio César La Cruz (81 kilos) 5-1 y Erislandy Savón (91 kilos) 8-0.

Los Domadores efectuaron en total 81 peleas y ganaron 63 de ellas (78%). Estas son cifras impresionantes y que demuestran el amplio dominio ejercido por la selección cubana en el evento. 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES