Síguenos:

El desafío diario de ser YouTuber en Cuba

El desafío diario de ser YouTuber en Cuba

Publicado por PanamericanWorld el 27 de Diciembre del 2017

No es fácil ser un YouTuber en Cuba. Una tarjeta Nauta para conectarse a Internet, en un parque con WiFi, sigue teniendo un precio prohibitivo por hora; además, los jóvenes emprendedores no encuentran la forma de monetizar los contenidos que producen en la mayor plataforma de socialización de vídeos en el mundo. A pesar de todo esto, cada día aparecen en el país nuevas personas dispuestas a mostrar su vida y expresar sus opiniones. PanamericanWorld conversó con seis youtubers cubanos sobre sus objetivos y motivaciones.

Lester Acosta y otras teorías de cómo los minions conquistarán el mundo

Lester Acosta empezó con su canal MinioVlog, “por entretenimiento, por la libertad de generar tu propio contenido, y poder hablar de lo que quisiera en mis videos”. Con alrededor de 800 suscriptores, este “fan de los numeritos y las estadísticas de YouTube”, se encuentra personas en la calle que, “se me quedan mirando fijo, de forma rara, pero graciosa”.

De igual manera, le hace feliz el poder constatar un incremento del consumo de sus videos por parte del público cubano: “sinceramente lo necesitaba. Muy pocas de mis visitas venían de Cuba y ahora hay gente que se conecta para ver nuestros videos. Eso lo valoro mucho”. En sus vídeos habla de la vida en la escuela, los exámenes, los maestros, y recientemente, de cómo extraña todo eso, al estar en una nueva etapa: el Servicio Militar.

En varias ocasiones ha animado a su público a que le envían preguntas, a las que intenta dar respuestas en sus videos. Entre las más recurrentes se hallan ¿por qué MinioVlog? Esto debido a un apodo que tuvo en su etapa de adolescente. Sus amigos le decían “Lesterminio”, analogía de “El Exterminio”, la cual se redujo hasta quedar solo Minio. De igual manera, las criaturas ficticias amarillas de las películas animadas aparecen frecuentemente en sus videos. En uno de los últimos les habla y los convoca a dominar el mundo.

Wendy Mariam, una beauty vlogger

Para Wendy Mariam, “ser youtuber no es tarea fácil, aunque parezca muy divertido, tiene también sus momentos de estrés”. En su canal combina “amor por el maquillaje, por la fotografía y mis ansias de crear”.  Estudiante de quinto año de la carrera de Historia del Arte, en la Universidad de Oriente, ha sabido ajustar sus horarios con su vida de youtuber. Aunque no tiene día fijo para subir los videos al canal, “todos los fines de semana grabo y edito, a veces grabo varios, por lo general me gusta que los videos no sean con tantos días de desfase”.

Wendy no hace guiones, ya que apuesta por la espontaneidad. Como toda una profesional, y al nivel de cualquier otra youtuber internacional, para sus tutoriales de maquillaje organiza todo: “pongo las luces artificiales, el trípode, el fondo y saco mínimo cinco horas. Grabando me tardo alrededor de dos y editando tres horas, según la duración de los videos”. Este esfuerzo se verá reflejado en un video de unos cinco minutos de duración.

Ha colaborado con varios youtubers cubanos, dentro y fuera de la isla, precisa. Vive en Holguín y “a través de esta plataforma he logrado congeniar muy bien con casi todos, incluso no hemos tenido la oportunidad de vernos en persona, y los tengo como mis amigos”. Sobre el tema de los retos y las colaboraciones entre ellos, reconoce que no es cuestión de estar a la moda, “sino tratar de entrar en las modas de YouTube, de esa manera lograríamos mayor visibilidad, no solo en la comunidad de Cuba sino a nivel mundial”.

Sus videos se centran, principalmente en el maquillaje. ¿Cómo conseguirlo? ¿Cómo presentar un haul de productos? ¿Qué pasa cuando se terminan? ¿Cuál es la relación con las marcas de maquillaje?, son algunas de las preguntas que bien pudiera hacerse alguien que decide hacer este tipo de contenidos en Cuba. Para Wendy son un reto. “A pesar de las dificultades, he logrado una pequeña colección”.

Lo principal, reconoce, es “ser tú mismo y tratar de dar lo mejor de ti ya que puedes influenciar a la persona que esté observándote, y llegado el momento, puedes hasta convertirte en ejemplo a seguir o en paradigma. Siento que es una responsabilidad muy grande”.

Evelyn, Charito y sus miradas habaneras

Hubo un tiempo en que Evestard Music Soul era solo para las canciones de Evelyn Bestard. Era un tiempo en el que Rosario Villageliú estaba detrás de las cámaras. Aparecían videos de covers de canciones como Back to Black de Amy Winehouse.

“Con Miradas Habaneras se decidió cambiar el enfoque del canal y trazar una estrategia que permitiera seguir en parte con el objetivo principal que era mostrar el talento de Evelyn en la música, pero ampliarnos a otras manifestaciones del arte”. Ahora, juntas, visitan peñas, proyectos, conviven con artistas aficionados, aunque aún puede verse a Evelyn cantando. Contribuyen, desde el arte, a mostrar la realidad cubana. También contribuyen a la promoción de jóvenes talentos que, “como nosotras, desde una perspectiva diferente, intenten crear cosas nuevas”.

Evelyn conoció de YouTube y su plataforma para dar a conocer y promover los contenidos, cuando estudiaba en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, junto a Rosario. Se decidió a crear el canal en 2015 y comenzar a subir videos de sus presentaciones en los Festivales de Cultura, en su etapa universitaria.

Después conoció a otros youtubers cubanos. Empezaron las colaboraciones. Las citas grupales en las que trataban de incluirse la mayoría de ellos para intercambiar con el público. Ambas reconocen que no es una tarea sencilla. “YouTube requiere de mucho esfuerzo, tiempo y responsabilidad. A nosotras se nos complica un poco el hecho de encontrar tiempo entre el trabajo, la escuela (de inglés), la familia y todo lo demás. Pero al final se logra, no siempre el día que pensamos, pero igual lo hacemos”.

Al ser dos, comparten las tareas.

Javier Cabrera o El Javico de MinvaShows

Que la gente se identifique con las historias que hace fue la motivación principal para subir video al canal de MinvaShows. Hoy bien pudiera decirse que la vida real se ha fundido con la del personaje en el canal. “Soy más El Javico en mi vida diaria que Javier Cabrera. Todo lo que me rodea se vincula de manera muy directa con mi canal, mis amigos, mi familia, mi trabajo, mis compañeros de trabajo, mi pareja e incluso mis vecinos. La mayoría de las veces, las personas que me rodean ayudan a cumplir mi sueño, sirven como equipo para diseñar los guiones, para aportar temas para los videos, nuevas perspectivas y en ocasiones hasta participan”.

De manera general, MinvaShows ha cambiado. Javier tiene mejores condiciones para grabar: “una nueva cámara, un trípode y mejor iluminación. También me siento un poco más suelto en cámara y creo que el contenido se está haciendo más serio”. Aunque desde el inicio, siempre lo tuvo claro, “la línea principal de mi canal que es tratar los temas cubanos en búsqueda de tener a un seguidor que se sienta identificado con lo que hablo”. Como bien sabe que Cuba y las búsquedas relacionadas están de moda, trata de agregarla en sus etiquetas. Mostrar la realidad cubana es la realidad de varios de sus videos. La farmacia, las fiestas y opciones de recreación, el transporte, y obviamente, el tema de la conectividad. Javier ha dedicado varios videos a explicar cómo ser youtuber en Cuba y todo lo que eso implica.

“Continúo en mi empeño de hacer temas nacionales, pues me gusta que los cubanos se sientan identificados con mis videos y que los de afuera sepan un poco más de Cuba. Uso también un tema viral y trato de hacerlo de la manera más cubana”. Para el Javico de MinvaShows, “el mayor problema está en la imposibilidad de establecer algún contacto con Google o YouTube de manera oficial. No poder crearme una cuenta de PayPal me impide poner el canal a monetizar y aun no hay vía de solución para ese tema más que el apoyo de alguien en el extranjero a quien confiar mi trabajo y mis ingresos”.

Por otra parte, muchos seguidores del canal han pasado a formar parte de la vida cotidiana: “mi pareja actual me conoció por esa vía. En lo personal me encanta recibir correos a diario de las personas que ven mi material y responderle. Entablamos conversaciones muy productivas y son de mucho apoyo”.

Adriano López y el personaje neutral del Comepizza

El canal Comepizza Online, creado por Adriano López, ya tiene un año. Este joven habanero reconoce que, desde que es youtuber, asume la vida de una manera única. “Lo veo todo diferente. Todo lo que me pasa en la escuela, en la casa, en la calle, me da ideas para crear un nuevo video. A eso se le suma el hecho de que me reconoce mucha gente en cualquier parte”.

Su canal, que se llama de esa manera por una canción creada por él mismo, ha adquirido tanta popularidad que ha llegado al punto de que “personas que años atrás ni me miraban en la escuela, hoy dicen que se acuerdan de mí y me hablan como si toda la ida hubiéramos sido mejores amigos. Tal vez será porque piensen que ahora soy un famoso, millonario y con carro, lo cual no es cierto porque sigo llevando una vida muy normal”.

Después de un año, identifica entre los principales cambios que, “mis videos iban dedicado exclusivamente a mis amigos. Hoy van dedicados a mis 2600 suscriptores y al resto de usuarios que lleguen a mi canal o vean mis videos”. Sin embargo, la calidad o el contenido no han sufrido grandes cambios. “Desde que empecé, hasta la actualidad, grabé, edité y subí los videos siempre con las mismas herramientas”. Dice Adriano que algo que sí ha modificado es su desenvolvimiento ante la cámara. “Si se compara mi primer video, con el ultimo que subí, se puede notar un elevado incremento en el nivel de gritería”.

En sus videos no aborda temas de los que “de una forma u otra no estaría correcto hablar, ya sea por problemas políticos, de religión u otros”. Acepta sugerencias de su público, pero con mesura. También evita el uso de música con copyright, no mostrar contenido sexual o terrorista, por el tema de la censura de YouTube que “no es muy radical, diría yo, basta con saber bien cómo hacer las cosas”. No quiere herir los sentimientos de determinado grupo de personas o persona en específico. “Me gusta que mi “personaje”, (por así decirlo), en los videos tenga un carácter neutral ante todo tipo de polémicas”.

Hasta ahora, nunca le han faltado temas, sino que le han sobrado ideas. “He tenido que separarlo en varios videos para no sobrepasar los 4 o 5 minutos que suelen durar. Más bien lo que he hecho es hablar sobre un mismo tema tres semanas seguidas”. Sus videos muestran su entorno, por ejemplo, las cosas de la escuela, vacaciones, los profesores. “Casualmente mi último video se titula “El transporte en Cuba”, en el cual hablo solamente de los taxis, pero prometí la próxima semana hablar sobre las guaguas”.

Dina, YouTube y una relación estrecha con su público

El primer video que apareció en el canal de DinaStars, hablaba sobre outfits y customize. Después mostraba unas vacaciones familiares. Hoy asume un nuevo reto. “Me tracé la meta de demostrar que una chica youtuber no tiene que ser necesariamente de maquillaje y moda, sino que puede abarcar mucho más y lograr tener el mismo público y la misma aceptación que cualquier otro”.

Tiene a su público, a sus dinamitas, adaptados a dos o tres videos semanales. “Estos días son lunes, miércoles y viernes. Aunque no todas las semanas puedo cumplir con los tres videos, pero trato de subir mínimo dos”. Youtube se ha convertido en punto importante en la vida de Dina. “Es una de las cosas que más me motiva, por ejemplo, cuando salgo siempre estoy pensando en mi canal y hago vlogs, o cuando estoy en el trabajo, en los raticos libres, me pongo a escribir ideas para próximos videos”.

“Siempre estoy en contacto con mi público, por todas las vías posibles, ya sea por Facebook, Instagram o por correo, me gusta que las personas que se toman el trabajo de felicitarme por lo que hago se sientan que de una forma u otra les agradezco eso. Trato de contestar todos los comentarios”. Reconoce que depende de ellos y trata de contentarlos.” Dina reconoce como algo positivo la “avalancha de youtubers cubanos”. Le escriben muchas personas pidiéndole que les explique cómo suscribirse a su canal, “Yo con gusto les explico y a veces no lo logran porque no tienen Gmail, y me piden disculpas. Yo solo les puedo decir que no importa que no estén suscritos, el simple hecho de que tomen su tiempo para descargar tu video, ese apoyo no se paga con nada”.

En cuanto a la preferencia por ciertos temas, Dina señala que, “el tema Cuba es algo que interesa mucho al público extranjero”, y aunque esto puede ser una gran estrategia, “si hablo de Cuba, saco en mi canal la parte bonita y agradable. No me gustaría que mi canal se basara en quejas sobre mi país”.

Muy próxima a cumplir un año con el canal abierto, DinaStars ha crecido. “Ha cambiado, pero inmensamente. Mi canal mejoró en edición, en contenido, en todo. Yo estoy muy contenta con lo que he logrado al haberme decidido por un contenido más variado y nuevo para mí. Muestro mi realidad, día a día, y soy feliz como vivo y creo que eso es lo que más le gusta a mi público”.

Brisbany y su gente rara

Los suscriptores de Ifrit no saben que él también se pone nervioso cuando ellos le escriben o le hablan. Algunos de estos se han convertido en sus amigos. Ahora Brisbany Recio estudia Periodismo en la Universidad de Camagüey y le resulta difícil compaginar el canal con su vida cotidiana. “Tienes que aprender a administrar tu tiempo magistralmente, planificarte muy bien, sacrificarte. Pero se disfruta. Personalmente a mí me gusta ser lo más multifacético posible en la vida”. Por ahora, “llevo las dos cosas, sin mezclarlas”. Aunque reconoce cómo se retroalimentan ambas esferas de su vida.  “Ayuda el hecho de ser youtuber, por ejemplo, en que mis publicaciones tengan mayor alcance y visibilidad. En Periodismo aprendo también varias herramientas que puedo utilizar en mi canal”.

Este youtuber cubano no tiene día fijo para subir los videos a su canal y prefiere hacerlo “desde las máquinas de la sala de navegación que es mucho más rápido que en la wifi, también edito con el Sony Vegas (teniendo mucha paciencia con el rendimiento de mi laptop)”.

En su canal hay videos de retos, de colaboraciones, pero también de viaje. Ifrit muestra su realidad y su entorno. Se nota cómo recibe y da “un cariño especial a su gente”, a las que “intento influenciar de una forma positiva, sin dejar de ser lo más natural posible. Siempre soy yo mismo, con mis virtudes y defectos. A mis suscriptores los llamo Gente Rara, porque quiero defender que todos somos especiales a nuestra manera, no debemos dejar que la sociedad nos moldee, debemos ser nosotros mismos y aceptarnos con nuestras particularidades. Ser raros y estar orgullosos de serlo”.

 

Texto y fotos: Cinthya García Casañas 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.