Síguenos:

Cuba y las huellas de su pasado africano

Cuba y las huellas de su pasado africano

Publicado por Leyden Figueredo el 06 de Octubre del 2014

A siglos de la llegada a Cuba del primer negro, en la mayor nación del Caribe se rescatan y preservan las huellas de la esclavitud, una forma de mirar al pasado, referente necesario en la construcción de la identidad cubana pero también como una visual del futuro del desarrollo del turismo cultural en la nación.

Esos matices de su idiosincrasia sobrevivieron siglos de explotación escondidos en la herencia española, lejos de la furia del látigo y del ruido ensordecedor de los arcabuces. De ese cimarronaje cultural nació el cubano igual que en el resto del continente, un producto exótico y atractivo, emergido de la mezcla del indio, el ibérico y el negro africano, pero a la vez único, singular y genuino. 

Lo africano desanda libre por la cultura cubana, en los tambores de las orquestas musicales y en el movimiento erótico y desenfadado de la rumba. Las deidades del panteón yoruba danzan, como ningún otro referente cultural, en todas las manifestaciones artísticas. De ellas beben grandes del pentagrama y del pincel en el país. Mientras las tradiciones esclavas se enseñorean en la gastronomía y los diferentes dialectos, prófugos del férreo bloqueo español, se adueñan de calles, ciudades y objetos de la tradición popular.  Y en su totalidad emerge y subsiste siglos después de poner sus pies por primera vez en Cuba.

Turismo de memoria en Cuba

Cuba es un paraíso del turismo cultural por ser la cuna de afamados artistas y géneros musicales de gran notoriedad internacional, y sede de importantes eventos. Aquí también se desarrolla vertiginosamente en los últimos años la modalidad de sol y playa, que se concentra en los polos de Varadero y los cayos localizados al norte del archipiélago. Sin olvidar el turismo de ciudad, con numerosas urbes de varios siglos de edad, y el de naturaleza, con parajes exóticos y vírgenes que son una delicia de aventureros y exploradores.  

Sin embargo la mayor nación del área caribeña cuenta con sitios testigos excepcionales donde se combinan por primera vez el patrimonio edificado o el natural, con el acervo cultural vivo, también denominado inmaterial o cultural intangible.

El país  posee cuatro sitios ya declarados Patrimonio de la Humanidad y que están indisolublemente vinculados a la presencia africana. Estos son el Valle de Viñales (Pinar del Río), Trinidad y el Valle de los Ingenios (Sancti Spíritus), el Paisaje arqueológico de las primeras plantaciones de café en el sudeste de Cuba (Santiago de Cuba y Guantánamo), y la Tumba Francesa, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad (Santiago de Cuba, Holguín y Guantánamo).

No obstante, recientemente se incrementó ese listado de lugares importantes en la Ruta del Esclavo con la inclusión de los sitios Cafetal Angerona (Monumento Nacional, La Habana), los Asentamientos poblacionales Regla-Guanabacoa (Monumento Nacional, La Habana), el Castillo de San Severino (Monumento Nacional, Matanzas), el Ingenio La Demajagua (Monumento Nacional, Granma) y el Coto minero y poblado de El Cobre (Monumento Nacional, Santiago de Cuba).

El Cobre: minería, religión y esclavitud

El coto minero y poblado de El Cobre, localizado a 27 kilómetros de la urbe principal, se formó vinculado a la primera mina de cobre a cielo abierto del continente, pero hoy es un sitio de gran interés para nacionales y extranjeros por el Santuario de la Virgen de la Caridad, la Santa Patrona de Cuba, coronada por el Papa Juan pablo II. Esa localidad también fue escenario de sublevaciones esclavas y de cimarronaje, razón por la cual un conjunto artístico, denominado Monumento al Cimarrón, marca al sitio y lo incluye en la Ruta del Esclavo por América.

A la vista de la advocación de la Virgen María también sucedieron hechos históricos relacionados con la trata negrera en un escenario que hoy aboga por la necesidad de eliminar la explotación del hombre por el hombre.

Cafetal Angerona: cuando el amor cantó

En el municipio de Artemisa, al sur de La Habana, en medio de la campiña cubana, se conservan las ruinas del viejo cafetal Angerona, cuyo dueño, un emigrante alemán venido de Brehmen, prosperó a costa del aromático grano, a principios del siglo XIX.

Pero Cornelio Sausse, conocido como Sochay, nunca imaginó que la atracción por la piel negra con aromas y fragancias de perfumes franceses, lo llevarían a un inusitado e inolvidable amor. Ursula Lambert, acaudalada y elegante haitiana, exiliada después de la rebelión esclava en ese país, fue quien le motivó para quedarse. A partir de su encuentro en las callejuelas de La Habana, sintieron una atracción mucho más fuerte que la rigidez moral y el racismo imperantes en aquella época.

Este sitio, de indudable valor por lo excepcional de su arquitectura y de la historia que guardan sus restos, remonta su origen y desarrollo a las primeras décadas del siglo XIX cuando la antigua región del corral de “San Marcos” fue transformada en el entonces denominado “Jardín de Cuba”, llamado así por la magnificencia que alcanzaron sus cafetales.

Castillo de San Severino, Museo de la Ruta del Esclavo

El Castillo de San Severino, actualmente sede del Museo de la Ruta del Esclavo, constituye el inmueble más antiguo de la ciudad de Matanzas, y único exponente de la fundación que aún se mantiene en pie. En sus inicios Fortaleza de San Carlos de Manzaneda. Esa típica construcción militar renacentista es un ejemplo de asimilación del sistema difundido por franceses e italianos en los siglos XVI y XVII.

Más allá de los detalles constructivos, quien visita el Castillo de San Severino no puede reprimir un sentimiento de profunda consternación cuando piensa en las voces que desde antaño resonaron en sus recintos, las de millares de esclavos africanos forzados a levantar muros, emplazar baterías, cavar túneles, colocar rejas y abrir aljibes.

La antigua fortaleza se encuentra a medio camino del corredor turístico Habana-Varadero, el más importante del país, a menos de un kilómetro de la autopista que comunica ambos polos, por lo que es propicia la visita al Museo y recorrer la fortificación, así como apreciar la ciudad y bahía matancera desde el lugar. También es apetecible asistir a espectáculos artísticos que se desarrollan como parte de la programación cultural de la institución.

La Demajagua, donde los esclavos alzaron su voz por primera vez

Fue el escenario donde Carlos Manuel de Céspedes, uno de los próceres de la historia nacional, dio inicio a la primera guerra por la independencia de Cuba y comenzó el proceso de abolición de la esclavitud. En consecuencia, es el lugar primigenio y fundacional de la nación cubana, razones que hacen que los especialistas lo llamen el “Templo de la Patria”.

Fue el 10 de octubre de 1868 cuando la campana del ingenio La Demajagua llamó a su dotación de esclavos a congregarse para luchar por su libertad y la de Cuba. El propietario del ingenio, el abogado Carlos Manuel de Céspedes, llamado Padre de la Patria, liberó a sus negros y los invitó a incorporarse a la guerra anticolonialista.

En la actualidad es una institución que integra una sala museo de carácter memorial y un área abierta al público. Frente se encuentran las ruinas del ingenio. A nivel mundial, es un símbolo de emancipación, libertad y dignidad del hombre liberto. 

Ruta del Esclavo en Cuba: resistencia, libertad y patrimonio.

En Cuba, al igual que en varias naciones del Caribe como son Haití y República Dominicana, existen indelebles huellas del pasado colonial, fruto del choque violento entre las culturas de los indios americanos, los españoles y el negro africano, lugares que en la actualidad se erigen como importantes atractivos turísticos.

El Comité Cubano La Ruta del Esclavo tiene como función rescatar esos paisajes y darle toques de contemporaneidad, pues más allá de una visión histórica, la realidad cubana y mundial impone crear en ellos verdaderos parajes con atractivos turísticos y modelos sostenibles de desarrollo.

En un inicio, en Cuba se detectaron más de 700 sitios vinculados al pasado esclavo de la nación, entre ellos el parque Alejandro de Humboldt, donde se han identificado la existencia de más de 50 palenques de sublevaciones esclavas. En el contexto de la celebración del medio milenio de varias urbes se intensifica ese trabajo arqueológico en esas ciudades. 

Para ello en el país se prioriza la labor científica desde la mirada a la trata negrera, también la confección de materiales educativos y audiovisuales para sensibilizar e ilustrar a la población, y la promoción de una red de eventos para la comunicación de los valores de áfrica y su diáspora. Además otras líneas de trabajo del Comité Cubano La Ruta del Esclavo son incentivar los proyectos artísticos que existen en la Isla y que traten la temática y preservar las leyendas y tradiciones orales, y los documentos y objetos históricos.  

A través de diversos proyectos de cooperación, algunos con organismos internacionales como la UNESCO, en Cuba se revalorizan los sitios vinculados a la huella esclava en América, y paralelamente se refuerza el concepto de turismo de memoria y cultural con la conservación de áreas con valores históricos y patrimoniales. 

Gallery: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.