Síguenos:

Conoce las 5 mejores comedias independientes argentinas del siglo XXI

Conoce las 5 mejores comedias independientes argentinas del siglo XXI

Publicado por Juan Gavasa el 09 de Octubre del 2014

¿Cómo definimos independiente? Difícil hacerlo y este quizás no sea el lugar apropiado, pero como descripción rápida sería todo lo que se encuentra lo más alejado posible de Bañeros 4. Y aunque Nueve reinas era a su modo una comedia, es discutible que sea del siglo XXI (es del año 2000) y además toda película que incluye al actor-éxito masivo Ricardo Darín quedará excluida de este listado.

El primer lugar, porque se estrena ahora y porque es una excelente comedia inusual y de un autor de una personalidad evidente, es para Dos disparos. Una comedia que empieza con dos balazos. Y si no conocen a Rejtman deberían probar sí o sí con Los guantes mágicos, comedia de 2003 que debería estar en este listado si no estuviéramos otra limitación: la de una sola película por director.

Mariano Llinás, paladín de la independencia en el cine argentino, empezó su carrera conBalnearios en 2002, suerte de comedia con apariencia de documental en capítulos sobre los usos y costumbres de los balnearios en Argentina. Un ensayo con comicidad de muchas clases. Balnearios juega al policial, al documental antropológico, al documental de misterio y luego al retrato individual. Y es imperdible. Este es un fragmento del "Episodio de las playas".

Y ahora una comedia más oscura, más neurótica y a la vez romántica, que fracasó inmerecidamente en los cines y que es una ópera prima notable. Los paranoicos (2008) de Gabriel Medina, con Daniel Hendler, Jazmín Stuart y Walter Jakob, una película que -lean por ahí- tiene algo que ver con Damián Szifrón. Pocas veces el cine argentino exhibe esta precisión para contar una comedia urbana con canciones, con dudas, con citas a Bioy Casares, inclusive con western.

Otra comedia a la que se le prestó menos atención que la debida es Rompecabezas (2010) de Natalia Smirnoff. Una mujer suburbana, ama de casa, casada y con dos hijos que encuentra -sin buscarlo- nuevos sentidos y nuevos mundos a partir de su habilidad para y su obsesión por los rompecabezas. Con María Onetto, Gabriel Goity y Arturo Goetz. Smirnoff supo generar humor doméstico y humor de diferencias de clase social para esta comedia, también romántica y también un poco triste.

Para terminar (y nos quedan muchas muy buenas películas afuera) una comedia animada salvaje, bestial, ciencia ficción lisérgica que tuvo como gran estrella la voz del Doctor Tangalanga. Malos modos, marginalidad, violencia, agresividad al palo, papas radioactivas y hasta un mimo. Enorme cantidad de chistes en 72 minutos. Un gran aporte al arte de la puteada:

Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.