Síguenos:

Un Clásico pasado por agua

Un Clásico pasado por agua

Publicado por Juan Gavasa el 06 de Octubre del 2014

Se debatió en la previa el Superclásico entre la pasión o la lógica, entre disputar el partido en un terreno de juego que parecía una piscina ¬-por la cantidad de lluvia caída en las horas previas- o suspenderlo. Y se optó por la primera opción para desgracia del aficionado. Porque River y Boca casi ni pudieron dar dos pases seguidos durante todo el encuentro, se tuvieron que conformar con colgar balones largos, aprovechar las jugadas a balón parado y buscar los rechaces.

¿Y el fútbol? Lo dejaron para otro día. Poco les importó que el mundo entero se pusiera delante del televisor para ver el partido más atractivo de Argentina, la consigna fue que los equipos saltaran al campo, y así lo hicieron, aunque no pasaron del empate (1-1) dadas las circunstancias.

Más pasión que lógica

Por momentos, el Superclásico pudo ser cualquier cosa menos fútbol profesional, con jugadores resbalando sobre el terreno de juego, pocas ocasiones, entradas casi constantes y balones largos buscando el fallo de la defensa contraria.

Se antoja difícil meterse en la cabeza del colegiado o comprender los criterios que se pusieron sobre la mesa para disputar el partido, pero, en cualquiera de los casos, fueron más fruto de la pasión que de la lógica. Tomada la decisión. Boca se adelantó primero, en una jugada a balón parado en la que Carrizo se la puso a Magallán para que éste, metido en el área pequeña, inaugurara el marcador.

El joven central, de 21 años, anotó el primer tanto en su debut en un Superclásico y fue de lo poco destacable del encuentro, la única perla de la que pudieron tomar nota los ojeadores internacionales. A su gol, reaccionó River, que sólo tuvo dos en el arranque.

Penalti fallado por Mora

La primera, en una jugada a balón parado -no podía ser de otra forma- en un remate de cabeza de Mercado. Y la segunda, en la acción de la que se hablará en Argentina durante los próximos días. El árbitro pitó penalti por una mano inexistente de Gago -expulsado- y Mora lo falló delante de Orion.

Con uno menos, Boca se escondió atrás, dejando a River llevar la iniciativa. Y durante 80 minutos, aguantó la zaga de Arruabarrena, hasta que apareció Pezzella en el área para empatar el partido y meter a los suyos en el partido. Sin embargo, poco más pudieron hacer ambas escuadras, fundidas físicamente fruto de las exigencias del terreno de juego, hastiadas ante un esfuerzo desorbitado y ambas con diez, pues una dura entrada de Mori dejó a la escuadra de Gallardo con uno menos.

Artículo completo: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES