Síguenos:

Las cinco reinas de la música cubana contemporánea

Las cinco reinas de la música cubana contemporánea

Publicado por PanamericanWorld el 03 de Noviembre del 2017

En Cuba, la realeza en la música tiene a sus soberanos, sobre todo entre las féminas, divas que han logrado forjarse y mantenerse en la preferencia popular durante décadas, a pesar de coexistir en un gremio de pródigo talento, alta competitividad, generaciones y modos en constante evolución, y en una sociedad contaminada por estereotipos sexistas.

Las cinco reinas de la música cubana contemporánea, mujeres que de acuerdo al criterio de diversos especialistas y conocedores del tema resultan las dueñas de lo más alto del sitial, representan no solo un espacio cimero en cuanto a calidad artística y arraigo entre sus seguidores, sino que constituyen referentes en diversos estilos, más allá de esos por los que la Isla se ha dado a conocer en el mundo (salsa, bolero, guaguancó y feeling).

Omara Portuondo, la Reina de la Canción

No es este el único título que ostenta la multipremiada cantante nacida en 1930; “La diva del Buena Vista Social Club” y “La novia del feeling” se encuentran entre los epítetos por los que se conoce a la ex integrante del cuarteto Las De Aída, donde compartió con las voces de su hermana, Haydée Portuondo, y de las inmortales Moraima Secada y Elena Burke.

Con cerca de una treintena de álbumes, colaboraciones con centenares de artistas (Chucho Valdés, Los Van Van, Alejandro Sanz, Julio Iglesias y Compay Segundo, por solo mencionar unos pocos), y decenas de lauros entre los que se encuentra en 2009 el Granmy Latino en la categoría de Mejor Álbum de Música Tropical Contemporáneo con su disco Gracias, la también miembro del Buena Vista Social Club marcó un hito en los premios antes mencionados, pues fue la primera residente en la Isla que subiera al escenario para presentar uno de los galardones.

Su historia ha sido narrada tanto en la literatura como en el cine, mediante las obras Omara, los ángeles también cantan (libro de Oscar Oramas Oliva) y el documental Omara, de Fernando Pérez.

Haila, la Reina de la Salsa

Haila María Mompié González, “La diva del pueblo”, “La mujer de acero”, es una suerte de “súper-dama” que no solo ofrece una exuberante presencia en el escenario, un carisma ineludible y una voz de torrente controlada con años de sumo dominio; sino que se mueve con gracia y atino entre una variedad de géneros de la música popular bailable, como la guaracha, la timba, el son montuno y, por supuesto, la salsa. “Hay que llevar la carrera con dignidad, con clase…hay que saberse comportar como artista, y sobre todo, saber respetar al público. Es quien te aplaude, te recibe, te admira, te quiere, y eso no se puede irrespetar. Uno entra en las casas, en los corazones, en las vidas de las personas”, aseveró en una entrevista realizada por el sitio Cubahora.

Ex miembro de las renombradas agrupaciones Septeto Tradicional, Habana Son y Bamboleo, este último donde alcanzó mayor notoriedad, Haila posee más de un cuarto de siglo sobre los escenarios, en los que ha compartido con numerosas agrupaciones y solistas, y se ha dedicado a impulsar el camino de otros más jóvenes, como lo ha hecho durante las dos últimas temporadas del concurso televisivo Sonando en Cuba.

María Eugenia Barrios, la Reina del Canto Lírico

Soprano y Doctora en Ciencias sobre Arte por el Instituto Superior de Arte, ha encarnado personajes protagónicos en obras de este género (Madame Butterfly, Cecilia Valdés, María la O, La traviata), y se distingue por ser dueña de una de las voces más aplaudidas del arte lírico en la Mayor de las Antillas.

Su calidad interpretativa y haber sido guiada por figuras de alto prestigio como Adolfo Guzmán, Gonzalo Roig, Félix Guerrero, Roberto Valera y Rodrigo Prats, hacen que merezca el título de “La voz lírica de Cuba”, como la llamara el realizador Manuel Jorge en su documental homónimo. Esta Reina de la música cubana ha logrado conservar a lo largo de su carrera la elegancia y timbre singular que la ha caracterizado.

Alina Orraca, la Reina de la Música Coral

Una de las más eminentes directoras corales de la Isla, creó el Coro de Cámara de la Escuela Nacional de Música en 1979 (con el que mereció el Segundo Premio en el VIII Concurso de jóvenes músicos y artes escénicas, efectuado en Viena) y de la Schola Cantorum Coralina, en 1993. Con esta última agrupación, de la que es directora, fundó y lideró el programa Cantorías de Coralina, donde trabaja con niños. En 2003, a partir de este proyecto, nació el Coro de Niños y Jóvenes, constituido por los talentos seleccionados en las cantorías.

 En 1998 tuvo a su cargo la música para la Misa presidida por el Sumo Pontífice, Juan Pablo II, ocurrida en la Plaza de la Revolución “José Martí” de La Habana, para la que estuvieron bajo su batuta, además de la Schola Cantorum Coralina, 420 cantores y la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba. Tras esa labor, viajó en el mismo año al Vaticano para presentarse como orfeón primordial en la Plaza de San Pedro, en una audiencia pública del Papa, y consolidó su relación con el más alto cargo de la Iglesia Católica al también dirigir los conjuntos que cantaron durante las respectivas visitas pastorales a la Isla de los Papas Benedicto XVI (2012) y Francisco (2015).

María Victoria Rodríguez, la Reina de la Música Campesina

Dicen que la otrora Reina del Punto Cubano, Celina González, reencarnó en esta mujer, quien desde muy joven comenzó a defender los géneros tradicionales. Con sus presentaciones en espacios como Palmas y Cañas, María Victoria ha conseguido acentuarse en la preferencia de todas las edades, con un estilo espontáneo y temperamental.

“Algunos jóvenes me sorprenden en la calle diciéndome que desde que salgo en Palmas y Cañas ellos ven el programa. Y a veces me extraña porque los veo tan jovencitos y ellos me responden que hay algo en mí que les gusta. Ellos piensan que soy yo lo que les atrae, pero quizás no soy yo, sino la misma música lo que les lleva a escuchar y prestarle atención a este género”, afirmó en entrevista con el portal Cubasí. Heredera de las dotes artísticas de su madre, Mercedita Sosa, esta reina de las melodías campesinas compone e interpreta muchos de sus temas, al tiempo que en otros rinde tributo a figuras como la propia Celina y Reutilio Domínguez.

Por Anays Almenares Avila. PanamericanWorld. La Habana

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.