Síguenos:

Choquequirao, la última ciudadela Inca

Choquequirao, la última ciudadela Inca

Publicado por Juan Gavasa el 16 de Marzo del 2015

La de Choquequirao es una historia de valor. Sus alrededores fueron escenarios por más de 30 años de la feroz resistencia de los incas ante los invasores del imperio.

El nombre Choquequirao es un vocablo quechua que significa “cuna de oro” y en la cosmovisión inca “donde nace lo sagrado”. La ciudadela reposa, de manera estratégica, en la cima de una montaña a más de 3.000 metros de altura, lo que la hace parecer inalcanzable y siempre vigilada por los cóndores.

El impresionante sitio arqueológico se sitúa en la región de Cuzco y se puede recorrer casi en solitario. Edificios, terrazas, plataformas, plazas ceremoniales, templos, depósitos, canales conectados por largas escaleras, y una importante red de caminos, todos ellos construidos con la clásica genialidad inca que construyó sin romper con el entorno natural sino que lo respetó y se mimetizó con él.

El complejo arqueológico Choquequirao es reconocido como la “hermana sagrada” de Machu Picchu, por las semejanzas arquitectónicas que existen entre ellos. Por su ubicación, esta ciudad perdida en la ceja de la selva, es considerada estratégica y se estima que fue un importante centro religioso, comercial y cultural de la región.

Gracias al trabajo del gobierno peruano, Choquequirao se convirtió en los últimos años en una alternativa más accesible para los turistas. Además de ser Patrimonio Cultural de la Nación, la revista National Geographic Traveler la eligió en 2014 como uno de los 20 destinos que los turistas deben visitar en 2015.

Foto: La Voz

Cómo llegar

Si bien los caminos que conducen a Choquequirao son varios y se prevé para octubre de este año la habilitación de un teleférico que facilitará el acceso al sitio arqueológico, el tour preferido de los turistas es el que parte del pueblo de San Pedro de Cachora (a cuatro horas y media de Cuzco en transporte terrestre) y desde allí 30 kilómetros más, que se recorren en un día y medio. La caminata requiere de buen estado físico ya que la ciudad escondida alcanza los 3.035 metros sobre el nivel del mar.

Una vez en el lugar, generalmente se acampa fuera del sitio arqueológico y se recorre durante todo un día con la ayuda de un guía que explica el significado de cada lugar y la importancia del sitio para los incas.

La concepción urbana sigue los lineamientos teóricos y conceptuales de ciudadelas incas como las de Machu Picchu y Cuzco.

Gran parte de este complejo arqueológico está aún cubierto por la floresta, pero lo que está a la vista es formidable; y el entorno geográfico es soberbio: se dejan ver varios picos nevados en los alrededores y se escucha el rugir del río Apurímac al fondo del cañón a dos kilómetros de distancia.

Al contemplarlo, se comprenden las anotaciones del cronista Ernest Dejarnis: “Choquequirao… el retiro más inaccesible y salvaje que haya existido jamás… Nada puede igualar la salvaje grandeza de estos solitarios lugares”.

En lo que respecta a la temporada de visitas, sin dudas la mejor época para visitar Choquequirao es de mayo a octubre, temporada en la que no suele llover.

Se debe tener en cuenta también que por tratarse de un circuito de rigurosa aventura, en el camino a Choquequirao no hay hoteles ni albergues. Sin embargo, existen zonas ideales para acampar, aunque no cuentan con servicios básicos.

Entre ellos, el paraje de Chiquisca, la playa Rosalinda (hay una cabaña para los viajeros) y Marampata, son apropiados para armar carpas y tender las bolsas de dormir.

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.