Síguenos:

Carlos Frenk recibe la Medalla de Oro de la Real Sociedad Astronómica Británica

Carlos Frenk recibe la Medalla de Oro de la Real Sociedad Astronómica Británica

Publicado por Alejandra Romo el 14 de Mayo del 2014

Este año el astrónomo mexicano Carlos Frenk se unió a una lista que incluye a nombres como Albert Einstein o Stephen Hawking al recibir la Medalla de Oro de la Real Sociedad Astronómica Británica.

Frenk, que estudia cómo se forman las galaxias en el Instituto de Cosmología Computacional de la Universidad de Durham, en el Reino Unido, cuenta que la inspiración astronómica le llegó en su juventud, al contemplar por primera vez en todo su esplendor el cielo lleno de estrellas en el sur de México.

Lo que sigue es un relato, con sus propias palabras y tal como Carlos Frenk se lo contó a la BBC, de cómo descubrió la fascinación por el cosmos y de cómo es la vida de alguien que trabaja para desentrañar los grandes misterios del Universo.

Además, la respuesta de una pregunta intrigante: qué tiene que ver la banda Queen con la astronomía.

El cielo abrumador

Nací en México, un poco por casualidad, porque mi papá era un refugiado alemán de la guerra y mi mamá, española.

Cuando tenía unos 17 años, fui a acampar al sur de México, lleno de lagunas magníficas, realmente salvaje, lleno de mosquitos también, y entonces, por alguna razón, me desperté en medio de la noche, abrí los ojos, miré hacia arriba, y allí estaba el espectáculo más fascinante que yo había visto.

Yo crecí en la ciudad de México, donde el cielo era prácticamente invisible de noche por las luces. Así que fue realmente una revelación, porque hasta ese momento yo no había podido contemplar el cielo en su total esplendor.

Por primera vez me di cuenta por qué la astronomía y el cielo tienen tanto atractivo cultural desde prácticamente el principio de la civilización y es porque cuando ve uno el cielo en un lugar como esta laguna de Chiapas, totalmente despoblado, sin ninguna señal o interferencia de la civilización, el cielo puede ser tan abrumador y absorbente, lo transporta a uno a un ambiente cósmico que nunca se siente en una ciudad.

El cielo nocturno lleno de estrellas, podía ver la Vía Láctea, podía casi tocar las estrellas, fue un punto de inflexión en mi vida, decidí que quería averiguar por qué, qué son, de dónde vienen, dónde estamos en el cosmos.

Una fiesta

Supe que había ganado la medalla de oro de la real sociedad astronómica cuando estaba en una fiesta. El invitado de honor de la fiesta era un viejo amigo mío, Brian May, el guitarrista de Queen.

Yo estaba dando una vuelta después de charlar con Brian, y entonces el presidente de la Real Sociedad Astronómica que también estaba presente en la fiesta vino y me preguntó si había oído la buena noticia.

Yo pensé ¿Qué noticia? ¿Han descubierto la materia oscura?

'No, te han otorgado la Medalla de Oro de la Sociedad Real Astronómica'.

Casi vuelco mi vaso de vino o lo que fuera que estaba tomando, así fue como me enteré, en las circunstancias más excepcionales e inolvidables.

Brian es mi amigo no porque es una estrella de rock sino esencialmente porque también es astrónomo, que empezó a hacer un doctorado en astronomía.

Cuando estaba cerca de acabarlo, fue a ver a su supervisor y le dijo "toco en una banda y nos han ofrecido una gira por Australia".

La gira fue tal éxito que nunca regresó.

Si hubiera estado trabajando conmigo, yo hubiera cometido un crimen contra la cultura moderna y la música, porque nunca lo hubiera dejado ir y porque el tema en el que trabajamos es tan fascinante que no creo que él hubiera querido irse.

De todas formas, y con todo respeto, obviamente él hizo lo correcto.

De ópera y aviones

El problema de ser un científico en un ámbito que se mueve muy rápido y que abarca todo como el mío es que nunca desconectas.

A menudo sueño con el trabajo, a veces me despierto por una pesadilla en la que me devora un agujero negro.

Curiosamente la forma en que tiendo a relajarme es ir a la ópera. Me gusta mucho.

Soy un gran fan. Me gusta toda la ópera, particularmente la de Mozart.

Uno de las características de mi trabajo es que viajo mucho, y realmente espero los vuelos largos porque me siento allí y puedo trabajar en paz, no diría que me desconecto, pero desconecto todas las distracciones, así que ese es otro lugar donde me relajo, en los aviones y en la ópera.

Suena extraño, pero así es como soy.

Un shock

Yo creo que la contribución que he hecho, y debería resaltar que es una contribución hecha en conjunto con mis estudiantes posgraduados y mis colegas, es la de haber desarrollado los mecanismos, la tecnología si se quiere, a través de la que podemos hacer algo asombroso que es replicar en una gran computadora la historia entera del Universo.

Y al hacerlo hemos llegado a algunas conclusiones y resultados fascinantes. Tenemos ahora -junto a esfuerzos similares de otra gente alrededor del mundo- lo que llamamos el modelo estándar del Universo, el modelo estándar de la cosmología.

Recibir la medalla de oro de la Real Sociedad Astronómica francamente fue un gran shock, yo realmente no lo esperaba, todavía creo que cometieron un error, aún pienso que es completamente inmerecida.

Cuando miras la lista de los previos merecedores de este honor, es toda la gente que yo siempre he admirado, todos estos grandes científicos que han hecho contribuciones mucho más grandes que la que yo he hecho.

Ver mi nombre junto a gente como Einstein, Hawking, Jeans, Hubble y Eddington, grandes figuras cuyos estudios he leído, cuyos libros devoré cuando era joven, es simplemente una sensación increíble.

Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.