Síguenos:

Carlos Acosta, un grande de la danza se despide del Royal Ballet

Carlos Acosta, un grande de la danza se despide del Royal Ballet

Publicado por PanamericanWorld el 14 de Noviembre del 2015

Carlos Acosta, uno de los mejores bailarines de las últimas décadas, se despidió del Royal Ballet de Londres, una compañía en la que brilló durante 17 años.

Para la editora de arte del diario británico The Daily Telegraph, Sarah Crompton, el talento de Acosta se hizo aún más profundo y refinado a lo largo de su carrera con el Royal Ballet.

"Acosta es uno de los hombres más musculosos y más poderosos en el escenario, pero sus actuaciones tienen tantas capas y subcapas de poder dramático que cada una de sus danzas se vuelve un evento que no puedo darme el lujo de perder", escribió Crompton en una reciente columna.

 La versatilidad y pasión de Acosta ha dado vida a numerosos clásicos, siempre con su potencia masculina y fluidez como un sello inconfundible. La bailarina española Tamara Rojo, quien compartió el rol principal en Romeo y Julieta con Acosta ante más de 13.000 personas en Londres en 2012, definió así la singularidad del bailarín.

"Carlos es uno de esos poquísimos artistas que son capaces de trascender su propia arte y convertirse en parte de la conciencia pública", dijo a BBC Mundo Rojo, directora artística del English National Ballet.

"No es sólo un gran bailarín, sino escritor, actor, coreógrafo, productor, además de un hombre de gran inteligencia emocional, curiosidad y calidez". Por su parte, Kevin O’Hare, director del Royal Ballet, dijo a BBC Mundo que "a lo largo de los 17 años que Carlos ha estado con el Royal Ballet siempre ha estado dispuesto a tomar el desafío de proyectos nuevos, como el de Romeo y Julieta en el escenario 02 Arena ante más de 13.000 personas, o las iniciativas para inspirar el amor a la danza en jóvenes."

"Esperamos seguir trabajando juntos en el futuro en la formación de nuevas generaciones. Carlos siempre será parte del Royal Ballet", agregó O’Hare. Acosta ha recibido numerosos galardones internacionales, incluyendo el Premio Olivier por Logros Notables en la Danza en 2007 y el Premio de Danza de la Fundación Princesa Grace, de Estados Unidos. También recibió el año pasado de la reina Isabel II de Inglaterra la medalla de Comendador de la Excelentísima Orden del Imperio Británico (CBE).

La historia personal de Acosta es tan cautivante como sus actuaciones. El menor de 11 hermanos, creció en la pobreza en Cuba, donde su padre lo llevó a clases de ballet porque pensó que serían buenas para su disciplina.

Acosta fue a regañadientes, pero su rebeldía pronto abrió paso a la expresión de un talento natural para la danza. A los 13 años comenzó a tomar el ballet en serio y tras descubrir esta pasión comenzó a hacer lo que hoy recomienda a otros bailarines jóvenes, soñar en grande y trabajar duro. A los 17 años ganó la medalla de oro en el prestigioso Prix de Laussane, en Suiza, que lo lanzó a su carrera internacional.

Acosta siempre ha reconocido el gran impacto que tuvieron en su vida artística y personal sus profesores cubanos, como Ramona de Sáa, antes de desfilar por los grandes escenarios del mundo, bailando con el English National Ballet, el Ballet Nacional de Cuba, Houston Ballet, American Ballet Theatre, Bolshoi Ballet y otras grandes compañías, además del Royal Ballet.

Ha sido un miembro permanente del Royal Ballet desde 1998 y en 2003 fue promovido a artista principal invitado, una posición que le dio más libertad permitiéndole concentrarse también en tours y actuaciones internacionales.

Acosta actor y escritor

La larga carrera de Acosta le impuso también numerosos sacrificios. En el prestigioso festival literario Hay, Acosta mencionó el año pasado cuánto extrañó la familia de la que debió separarse y habló de su profunda soledad hasta que conoció a su esposa, Charlotte, con quien tiene una niña, Aila.

Acosta fue a Hay para presentar su primera novela, Pig´s Foot, Pata de Puerco, una historia sobre la vida en Cuba a lo largo de tres generaciones. Para Sarah Crompton, Acosta no sólo se distingue de otros bailarines por su tremenda habilidad técnica, sino por su mente inquieta, que lo ha impulsado en múltiples direcciones.

"No puedo pensar en otro bailarín que haya publicado una novela", escribió Crompton en el Daily Telegraph. "Y este logro increíble se suma al éxito de su autobiografía, No Way Home".

También ha puesto en escena una versión de su vida en "Tocororo: una historia cubana", que batió records de taquilla en la sala Sadler´s Wells. "Ha apoyado además y sigue apoyando a nuevos coreógrafos. Él mismo ha creado coreografías como la de Don Quijote para el Royal Opera House y tiene planes de crear una escuela de danza en Cuba".

De hecho, ya ha fundado su propia compañía de danza contemporánea en La Habana, con la que está montando sus primeras piezas para llevarlas a diversos escenarios del mundo. Además, ha incursionado en el cine, como actor, en películas como New York, I Love You y Day of the Flowers, y está trabajando en otros proyectos cinematográficos.

Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.