Síguenos:

Canadá, un nuevo destino para peloteros cubanos

Canadá, un nuevo destino para peloteros cubanos

Publicado por Miguel Ernesto el 16 de Abril del 2015

Después del fiasco con las ligas profesionales del Caribe, la desconfianza combinada con desinterés de la NPB japonesa y los silencios de los ejecutivos de equipos de Corea del Sur y Taiwán, los peloteros cubanos han encontrado en la Liga Independiente de Canadá un sorpresivo lugar para lucir su talento, sin necesidad de abandonar definitivamente el país.

Un año y medio atrás, cuando se anunció que, tras cinco décadas de prohibiciones, las autoridades deportivas cubanas permitirían la contratación de peloteros en ligas foráneas profesionales no pocos pensaron que, en poco tiempo, los mejores atletas estarían jugando en diferentes partes del mundo. La realidad ha sido completamente diferente.

El esperado proceso de inserción chocó con varios muros, desde la incompatibilidad del calendario de la Serie Nacional con el de las principales ligas, pasando por la exigencia de los directivos cubanos de tomar a los peloteros contratados para participar en eventos internacionales (Centroamericanos, Panamericanos, etc.) hasta el Embargo estadounidense que borró de la lista a los que parecían con más posibilidades de firmar a los jugadores cubanos: las ligas caribeñas.

Los Piratas de Campeche, de México, dieron el primer paso, al contratar a cuatro peloteros, entre ellos el slugger Alfredo Despaigne; pero ese experimento terminó de la peor forma posible. Major League Baseball le “recordó” a la Liga mexicana que, como ellos formaban parte del sistema del béisbol organizado, no podían tener en las filas de ningún equipo a jugadores que todavía tuvieran residencia en Cuba, porque de por medio estaba el Embargo. La directiva de los Piratas no quiso perder a Despaigne, así que preparó una oscura trama que incluyó la utilización de un pasaporte falso que acreditaba, supuestamente, al granmense como residente dominicano.

Al descubrirse la trampa, Despaigne fue expulsado de por vida de la Liga Mexicana y el resto de las competiciones caribeñas tomó nota: cero aproximación a peloteros cubanos que no hubieran salido definitivamente del país. Primera puerta cerrada.

Luego vino el contacto con la Liga profesional nipona (NPB), considerada la segunda más fuerte del mundo, solo por detrás de la MLB. En 2014, cuatro peloteros se unieron a tres franquicias de la NPB y dos de ellos, Yuliesky Gourriel y Despaigne, aunque jugaron poco tiempo, dejaron una favorable impresión. No era difícil predecir que tanto el Yokohama DeNa Baystars como el Chiba Marine Lotte tratarían de contratarlos por otra temporada.

El diálogo para la nueva firma prosperó y Despaigne garantizó su presencia por dos años con el Chiba, por 4,1 millones de dólares aproximadamente—una cifra que podría crecer por las primas a partir de su rendimiento—; mientras Gourriel, tras una tensa espera, terminó por firmar con Yokohama, por un año y tres millones de dólares. Esta negociación también incluyó al hermano menor de Yuly, Lourdes Yuniesky, considerado entre los mayores prospectos del béisbol cubano.

Todo parecía marchar bien; sin embargo, para sorpresa del universo beisbolero y hasta de la Federación nacional—que actúa como representante de los peloteros— Yuliesky, quien había sufrido una lesión al final de la 54 edición de la Serie Nacional, optó por no presentarse al campo de entrenamiento de los Baystars. Ante el incumplimiento del jugador, los directivos de Yokohama decidieron anular el contrato y colocaron a su hermano en la lista de peloteros con restricciones. Tras esta pobre imagen, la puerta hacia la NPB quedó apenas entreabierta para los cubanos.

¿Qué opciones seguían sobre la mesa? De acuerdo con José Francisco Puello, titular de la Confederación de béisbol profesional del Caribe, en un contexto de nuevas relaciones entre Cuba y Estados Unidos, de aprobarse por parte de MLB la presencia de la Isla como miembro pleno de dicha Confederación se abriría el camino para la contratación de peloteros cubanos en los torneos de la región.

En su más reciente visita a Cuba, Puello precisó que las ligas de República Dominicana, México, Venezuela y Puerto Rico habían  mostrado interés por firmar a jugadores cubanos y solo estaban esperando la autorización de MLB. ¿Cuándo llegará este visto bueno? No hay un calendario fijado, así que nadie tiene una respuesta convincente.

La Federación cubana siguió buscando alternativas. Las ligas de Corea del Sur y Taiwán en algún momento expresaron su intención de dialogar; pero no surgió nada concreto. Entonces apareció la opción de la Liga Independiente de Canadá, una competición que no está afiliada a la MLB y, por tanto, no está sujeta a las reglas del Embargo.

En 2014, Yuniesky Gourriel, el hermano mayor de Yuly y Lourdes Jr., fue firmado por los Capitales de Quebec. Sus resultados en esa competición fueron aceptables, porque promedió 321 (78 – 25), con 10 carreras anotadas, disparó 4 dobles y empujó 11 carreras. Como esta experiencia fue positiva, la directiva de Capitales viajó a Cuba y negoció con la Federación, que dio su aprobación a la firma de cuatro peloteros: Gourriel, el jardinero Alexei Bell, el campo corto Yordan Manduley y el lanzador abridor Ismel Jiménez.

De ellos, los últimos tres forman parte del grupo de jugadores que han conformado la selección nacional en eventos internacionales recientes. De acuerdo con Patrick Scalabrini, director de los Capitales, encontraron a “estrellas del diamante y buenas personas (…) Soy un fanático de la pelota cubana. Hablé con varios entrenadores. Lourdes Gourriel me dio muchas opiniones, incluso un taxista me dijo que el mejor short stop de Cuba era el señor Manduley. Pero yo los conocía a todos. Estoy muy complacido con los que escogimos”, aseguró en la conferencia de prensa donde se presentaron los peloteros con el uniforme de su nuevo equipo.

El presidente de Capitales, Michel Laplante, consideró que los firmados eran “jugadores de tremenda calidad. Nos van a ser sumamente útiles”. Los cuatro peloteros ocuparán importantes responsabilidades dentro de la selección. Por ejemplo, Bell alternará el jardín derecho y central con Gourriel y en la alineación Scalabrini quiere colocarlo delante o detrás del cuarto madero. Manduley será el campo corto regular y ocupará el séptimo turno ofensivo; mientras Ismel podría trabajar como primer o segundo abridor.

La Liga Independiente de Canadá tiene un calendario de 96 desafíos y se jugará entre el 21 de mayo y el 15 de septiembre. Los cuatro cubanos estarían disponibles para arrancar la campaña; pero, si fueran llamados por el director de la selección cubana, Víctor Mesa, para participar en los Juegos Panamericanos de Toronto, tendrían que interrumpir, durante algún tiempo, su presencia con los Capitales.

Bell, Jiménez y Manduley podrían tener opciones en otras ligas, de mayor prestigio y con mejor remuneración económica—no se revelaron las cifras del contrato, pero los salarios en la Liga Independiente oscilan entre 2000 y 4000 dólares mensuales—; sin embargo, ante el complejo escenario en el que se encuentra la Federación cubana, Canadá parece la mejor opción…por el momento. 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES