Síguenos:

Atardecer en Paraná, una ciudad junto a un río

Atardecer en Paraná, una ciudad junto a un río

Publicado por PanamericanWorld el 15 de Septiembre del 2015

Al contrario de Buenos Aires, que vive de espaldas al río, los paranaenses viven en permanente contacto con agua. El parque Urquiza, con sus barrancas parquizadas orientadas hacia la costanera de la capital de Entre Ríos, es algo único. Son más de cuarenta hectáreas de verde y perderse en sus senderos o encontrarse a tomar mate con amigos los domingos a la tarde es una delicia. Hay un anfiteatro precioso en pleno parque, que lamentablemente se usa muy poco.

Las vistas sobre el río desde el parque Urquiza son espectaculares. Hay varios miradores ubicados en diferentes lugares del paseo. Desde allí se ven además las islas que están frente a la ciudad y que se aprovechan mucho –sobre todo en verano– para hacer playa un poco más alejados de la ciudad. Hay un servicio de lanchas que cruza constantemente, “Los baqueanos del río”, que además van relatando a los pasajeros muchas cosas interesantes sobre su forma de vida. La renovada costanera es un punto de encuentro social en la ciudad. La gente sale a correr, a caminar y el paseo se llena de jóvenes.

Los atardeceres en Paraná son de los más hermosos que he visto en mi vida. Parece que el sol se va derritiendo sobre el agua del río en diferentes tonos naranjas y rosados. Una verdadera maravilla.

También me gusta ir a comer a un comedor que hay en Puerto Sánchez, la zona en la que viven los pescadores, donde te sirven de entrada empanadas de pescado, después pescado frito y después pescado a la parrilla. Una verdadera panzada de pescado. Otro lugar para probar las famosas bogas, pacús o dorados a la parrilla es el Rowing Club, al que ellos llaman simplemente “el Robin”. Me gusta mucho el pescado de río.

Otra zona hermosa de la ciudad es Bajada Grande o la “Baxada”, donde comenzó a desarrollarse la ciudad. Ahí vive el músico entrerriano Carlos “Negro” Aguirre y se puede disfrutar del paisaje de las barrancas y el río. Es un barrio en el que conviven pescadores, artesanos y artistas.

También me llamó mucho la atención el pasaje Baucis, una calle muy pintoresca en la zona céntrica de Paraná. Debe tener unos 100 metros, nomás: el empedrado es original y las casas tienen las fachadas antiguas de la época colonial. Allí los paranaenses celebran desde hace ya más de diez años el llamado “Contrafestejo”, el 11 de octubre, con llamadas de tambores al estilo uruguayo y una fiesta popular que apunta a celebrar la diversidad.

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.