Síguenos:

Argentina rompe la maldición frente a Nueva Zelanda

Argentina rompe la maldición frente a Nueva Zelanda

Publicado por Juan Gavasa el 07 de Octubre del 2014

Los Pumas ganaron en Mendoza a los Wallabies australianos 21-17, mientras que en Johannesburgo los All Blacks neozelandeses cayeron ante los Springbocks sudafricanos 27-25. En las tres ediciones del torneo que ha disputado, Argentina había registrado antes 16 derrotas y un solitario empate, ante los Springbocks, 16-16, también en Mendoza durante el primer año de competición.

A pesar de su derrota, la primera desde 2012, Nueva Zelanda ganó el torneo que reúne a las tres principales naciones del rugby mundial (los All Blacks, los Wallabies y los Springbocks) y a la principal nación rugbística de las Américas.

Todos los aficionados del continente, desde Canadá hasta Uruguay y Chile, saben que una inserción satisfactoria de Argentina en The Rugby Championship sería un gran estímulo para el desarrollo regional de su deporte.vEsto, que parecía una quimera hace unos años, ya estaría al alcance de la mano, aunque la participación americana en el Mundial del año que viene, en Inglaterra, estará reducida a Argentina, Estados Unidos y Canadá.

El rugby requiere una organización meticulosa. La inspiración individual, aunque bienvenida, debe estar al servicio del juego colectivo hasta un punto mucho más exigente que en el fútbol y otros deportes de equipos.vLa práctica de este deporte en las tres potencias australes está tan avanzada que cualquiera de las seis naciones europeas que disputan el otro gran torneo internacional debería esforzarse para salir de perdedor habitual.

Argentina es el país rugbístico más poderoso del continente americano, pero justamente esa condición, sumada a su lejanía de los centros internacionales, retardaba su desarrollo: el hecho de no competir habitualmente con los mejores perpetuaba defectos e impedía incorporar virtudes.

Los burócratas de la International Rugby Board, IRB, que rige el deporte, reconocieron ese papel singular del rugby argentino y forzaron con calzador su inclusión en la edición 2012 del torneo de las potencias australes.vPara entonces ya había entrado en crisis el gran equipo que se ganó la admiración generalizada en el Mundial de 2007 en Francia.

Las tres potencias (el torneo se llamaba por entonces Tri Nations) se resistían a la inclusión de Los Pumas porque, además de extender el esfuerzo, les exigiría viajes muy largos y costosos, dado que la TV argentina no aportaría fondos.

La Unión Argentina de Rugby siempre fue hostil a los intentos de profesionalizar el deporte. A esto se debe agregar que la economía argentina no es suficientemente fuerte para sostener el juego profesional.v(Hasta la financiación del fútbol profesional es un problema de difícil solución.)

Los jugadores argentinos más destacados emigran a los grandes centros internacionales. Varios de ellos fueron el sostén inicial del seleccionado italiano que comenzó a participar en el Torneo de las Seis Naciones. (Su capitán actual, Sergio Parisse, nació y se formó en Argentina.)

La situación era tan anómala que algo debía hacerse. El impulso decisivo llegó con la Copa del Mundo de 2007, disputada en Francia, en la que Argentina se clasificó tercera. La IRB clasificó entonces a Los Pumas en el tercer lugar del ránking internacional.

Sudáfrica fue campeón, tras derrotar en semis a Argentina y en la final a Inglaterra.

Los Pumas vencieron a Francia e Irlanda en la fase de grupos y a Escocia en cuartos de final. En el partido por el tercer puesto vencieron nuevamente al equipo local, una de las grandes potencias tradicionales del rugby.vEn la Copa Mundial de 2011, que se jugó en Nueva Zelanda, Argentina fue eliminada por los All Blacks en cuartos de final.

Los argentinos aspiraban a participar en el torneo de las Seis Naciones (Inglaterra, Francia, Escocia, Gales, Irlanda e Italia), con el argumento de que sus mejores jugadores desarrollaban su carrera profesional en equipos europeos y entonces los viajes no serían un problema (hasta se habló de jugar en Europa los partidos de "local"), pero la idea no prosperó.

De jugar en un hipotético Siete Naciones, Los Pumas ganarían muchos partidos, pero debieron conformarse con "pagar el derecho de piso" en el escenario más exigente de todos, ante los equipos más poderosos.

Artículo completo: 
Etiquetas: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES