Síguenos:

Los andes venezolanos desde la mirada de Trujillo

Los andes venezolanos desde la mirada de Trujillo

Publicado por Dubraswka Aguilar el 13 de Marzo del 2014

Trujillo, capital del estado homónimo de los Andes venezolanos, es también conocida como "la ciudad portátil" por sus siete fundaciones. La primera, con el nombre de Nuestra Señora de la Paz de Trujillo en 1557 por el conquistador español Diego García de Paredes, fue cerca de la actual ciudad de Escuque, tierra de los indígenas cuicas.

Entonces, fue mudada a las orillas de los ríos Boconó y Motatán, cerca de Pampán y luego de Sabana Larga hasta que se estableció finalmente –el 27 de octubre de 1570– en el sitio actual, entre el río Castán y la quebrada de Los Cedros, con el traslado de los alcaldes ordinarios de la urbe, don Diego de la Peña y don Juan de Segovia, así como los Regidores Juan de Bonilla y Francisco Terán. Durante la Guerra de Independencia, fue lugar de importantes batallas.

La escasez de terreno entre los cerros que ha impedido la expansión de la ciudad ha sido el factor principal que ha permitido mantener sus características de pueblo campestre, a pesar de ser la sede gubernamental del estado. Aquí la actividad más evidente es de los camiones transportando productos agrícolas del campo a los mercados. 

Plazuela

Justo antes de llegar a la parte principal de la ciudad desde el norte u oeste, un aviso señala el desvío hacia Plazuela. Antes era un pueblito independiente, pero aunque ya ha sido "absorbido" por la capital tiene un aspecto totalmente distinto gracias a la restauración hace varias décadas por un esfuerzo de la ex primera dama, señora Betty de Herrera.

Con todos los inmuebles pintados de blanco que bordean las fotogénicas calles estrechas y empedradas, al pasar bajo el arco de bienvenida, la sensación es de ser transportado por una máquina de tiempo a siglos pasados.

Aquí se encuentran la iglesia, plaza, varias tiendas (por lo general sólo abiertas en temporada alta o fines de semana) y la oficina de turismo del estado.

Centro

A pesar del tráfico congestionado y buhoneros que han tomado las aceras en el centro de la ciudad, vale la pena detenerse cerca de la Plaza Bolívar para explorar a pie.

Hay que subir en la vía indicada para la Virgen de la Paz, hasta el segundo desvío señalado hacia la izquierda hacia el Centro para llegar al sector más antiguo, en la parte alta de la capital. Cruce hacia la izquierda en la Avenida Bolívar, la vía principal bajando.

Bajando hacia la Plaza Bolívar, a la derecha, tome nota de la atractiva fachada de la Casa Al Tolitimundi, construida en 1862.

La Catedral, frente a la plaza, data de 1662 y aún mantiene sus rasgos al estilo barroco, románico y toscano. En ella se encuentra la imagen de Nuestra Señora de la Paz y la pila bautismal donde se bautizó Cristóbal Mendoza, el primer presidente constitucional de Venezuela. Fue declarada Momumento Histórico Nacional en 1960.

Al dar la vuelta a la plaza para tomar la avenida principal se ubica en la esquina noroeste lo que era uno de los tres conventos del pueblo (fundado en 1599) y que ahora alberga la biblioteca pública.

Continuando por la av. Independencia, un poco más arriba, imprescindible es una parada en la Casa de Tratados, el museo histórico que debe su nombre al Tratado de Armisticio firmado aquí el 25 de noviembre de 1820 entre los gobiernos de España, representado por el General en Jefe del Ejercito Expedicionario de Costa Firme, Pablo Morillo, y de Colombia, representado por su presidente, Simón Bolívar. Tiene una interesante exposición y guía excelente (gratuita). ¡Felicitaciones por su empeño y por estar abierto todos los días en horario corrido (8:00 a.m.-6:00 p.m.) para facilitar las visitas!

Virgen de la Paz

Desde la entrada de Trujillo al norte, hay avisos que le indican la ruta para llegar al imponente Monumento de la Virgen de la Paz –obra de Manuel de la Fuente– que vigila la capital y es considerado el principal atractivo turístico del estado. Con 46,72 metros de altura y ubicado encima del cerro Peñas de la Virgen a 1.640 msnm, es el monumento más alto de América.

Desde la ciudad es impresionante, pero más aún al admirarlo de cerca. Incluso, es posible subir una escalera interna para vistas inolvidables desde los cinco miradores cortados en su superficie. Desde ellos, puede ver casi toda la geografía del estado Trujillo, así como también la cresta de la Sierra Nevada de Mérida y la parte sur del lago de Maracaibo.

Tiene un parque alrededor de su base y muchos quioscos allá como en la subida con venta de recuerdos y comida rápida.

Además, en la carretera entre la ciudad y el monumento hay numerosos restaurantes informales con sus comedores en terrazas para aprovechar las estupendas vistas.

En temporada alta (a diario 9:00 a.m.-5:00/6:00 p.m.), cuando hay una gran cantidad de turistas, si llega en vehículo particular, está obligado a dejar su carro en un estacionamiento a bastante distancia más abajo y subir a pie un camino que toma unos 20 minutos (puede ser muy difícil para gente mayor o si está viajando con  niños pequeños). Es más cómodo visitar el monumento entre semana en temporada baja (martes-dom., 9:00 a.m.-4:30 p.m.) cuando hay poca afluencia de personas y puede estacionar en la vía de acceso cerca de la entrada (adultos/niños - BsF 20/10).

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.