Síguenos:

El Abrazo de la Serpiente, el Amazonas en los Oscar

El Abrazo de la Serpiente, el Amazonas en los Oscar

Publicado por PanamericanWorld el 19 de Febrero del 2016

La película colombiana El Abrazo de la Serpiente, dirigida por el joven Ciro Guerra, de solo 34 años, ha hecho historia, al convertirse en la primera producción de ese país en ser nominada al Oscar.

Este filme, situado en la primera mitad del siglo XX, está rodado en blanco y negro y es protagonizada por dos indígenas del Amazonas colombiano y dos exploradores (un europeo y un estadounidense); además, está hablada en parte en lenguas irreconocibles, salvo para los especialistas.

"La Amazonia es la mitad de Colombia y le hemos dado la espalda. No tenemos idea ni de su cultura ni de su historia", sostiene Guerra, cuyo muy buen film, de dos horas de duración, competirá muy pronto por el Oscar con A war: la otra guerra, de Tobias Lindholm (Dinamarca); Mustang, de Deniz Gamze (Francia); El hijo de Saul, de László Nemes (Hungría), y Theeb, de Naji Abu Nowar (Jordania).

"La idea fue rescatar una Amazonia que ya no existe, que ya no es lo que era. Esta película crea un recuerdo para la memoria colectiva, porque personajes como Karamakate (uno de los protagonistas indígenas), sabedores, guerreros payés, ya no existen. El indígena moderno es otra cosa, hay mucho conocimiento que se mantiene, pero también hay mucho que se perdió", remarca el cineasta colombiano, también director de los largos La sombra del caminante (2004) y Los viajes del viento (2009).

¿Cómo llegó a esta historia?

-Quería conocer el mundo de la Amazonia colombiana. Pero para empezar a estudiarlo e investigarlo, es necesario descubrirlo a través de los ojos de los expedicionarios, de los viajeros, casi todos europeos o estadounidenses, que eran los que venían y nos daban las noticias sobre nuestro propio mundo, sobre nuestro propio país. Entonces se me ocurrió contar una historia a través de ese encuentro, pero desde una perspectiva en la que el protagonista no fuera el blanco, como siempre, sino el indígena, el nativo americano. Y realmente lo que termina pasando es que Karamakate se vuelve tal vez el primer protagonista indígena del cine colombiano, pero con el que cualquiera se puede identificar.

La película es una ficción, pero tiene el estilo del estudio etnográfico. ¿Es algo que le ha interesado siempre?

-Cada vez que miraba el mapa de mi país, me enfrentaba a una gran incógnita. Casi la mitad estaba cubierta por un manto verde del que no sabía nada. Es el Amazonas, tierra inabarcable que hemos reducido a unos pocos conceptos: la coca, la droga, los ríos, los indios, la guerra... Pero hay mucho más para contar: hay una cultura, una historia, un espíritu que trasciende. Los exploradores han contado su historia, pero los nativos no. Su historia es la de esta película, que fue de aventuras ya desde el rodaje mismo, cuando enfrentó innumerables dificultades impuestas por las condiciones de la geografía y el clima en Mitú (Vaupés) y Puerto Inírida (Guainía), en medio de parajes fantásticos, imponentes y arriesgados, que aportaron todo su dramatismo al film. Allí llegaron los exploradores Theodor Koch-Grünberg y Richard Evans Schultes y dejaron los relatos en los que se basa esta historia. Años después, mi equipo y yo también nos convertimos en exploradores, pero de otra especie: nos adentramos en la selva, cámara en mano, para mostrar parte de esa Amazonia desconocida en la primera ficción que se hace en más de 30 años en la región.

¿Cómo se financia el cine en Colombia? ¿Hay aportes del Estado?

-Desde hace 12 años hay un programa de incentivos que ha sido muy importante, que les ha dado a los cineastas colombianos herramientas para crear con libertad. Sin embargo, los estímulos que se entregan casi nunca son suficientes para cubrir todos los gastos de una película.

Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.