Síguenos:

Ábaco, una singular librería en Cartagena

Ábaco, una singular librería en Cartagena

Publicado por PanamericanWorld el 15 de Septiembre del 2015

Más de 8000 títulos reposan en los anaqueles de la librería Ábaco, ubicada en el centro histórico de la ciudad de Cartagena. Este lugar ha sido punto de encuentro de músicos como Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat.

De fondo, una voz femenina, dulce, entona un clásico del jazz. Es la voz magistral de Billie Holliday, una de las intérpretes inmortales de este género. El escenario son paredes atestadas de libros con las últimas publicaciones de la literatura universal y autores clásicos. Jóvenes leyendo y ojeando revistas sobre mesas de madera.

En cualquier momento, el escritor antioqueño Jorge Franco o la periodista argentina Leila Guerriero podrían atravesar la puerta de vidrio que separa el interior de la librería del sofoco caribeño. Lo podría hacer cualquier afamado escritor y cualquier viajero. Estamos en Ábaco, café y libros, una librería en Cartagena que está llena de historias.

Por ejemplo, la tarde en la que los músicos españoles Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat –o ‘los chapetones’, como les dice con humor y cariño el periodista Daniel Samper Pizano– convirtieron la librería en una sala de conciertos.

O el día en que el actor Charlie Sheen se refugió entre los libros escapando de decenas de periodistas que lo perseguían. Son apenas algunas de las anécdotas que esconde la librería, ubicada en el Centro Histórico y que desde hace 14 años es epicentro cultural.

Escritor o actor famoso que llega a Cartagena, seguro, pasa por Ábaco. Pero también es un lugar que atrae a viajeros de todo el mundo que buscan un plan distinto.

Dicen que el premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, cuando llega a Cartagena, antes de registrarse en el hotel pasa por Ábaco en busca de María Elsa Gutiérrez, la propietaria, que siempre recibe a todo el mundo con una sonrisa. Unos minutos de diálogo con esta diseñadora industrial, y usted ya siente que la conoce hace años.

“Tenemos una filosofía, que es lo primero que le enseñamos a la gente que trabaja con nosotros: cuando fundé la librería quería un lugar para recibir a mis amigos”, dice María Elsa, e insiste en que antes que vender libros le interesa que el visitante se sienta en casa.

Ábaco, que abrió puertas en el 2001, está ubicada en la esquina norte de la Calle de la Iglesia. Y su club de lectura de los miércoles, conformado por personas de todas las edades, nunca tiene un aforo menor de 20 personas.

Al encuentro de la primera semana de agosto asistió, por ejemplo, la filósofa belga Chantal Mouffe. También ha estado el antropólogo canadiense Wade Davis. Escritores, pensadores, intelectuales y turistas desprevenidos se reúnen de tú a tú alrededor de la lectura, el arte y el cine.

Enfermedades del libertador, que tiene un costo de 9.000 pesos, es el libro más económico, y el más costoso es uno de fotografías en gran formato que tiene un valor de 200.000 pesos.

Además de literatura, se puede beber un muy buen café, un vodka, un vino o una cerveza importada. Pero esta no es una librería nada más. También tiene emisora propia, especializada en jazz.

Gallery: 
Link To Full Article: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.