Síguenos:

2014 ha sido el año de James Rodríguez, el orgullo de Colombia

2014 ha sido el año de James Rodríguez, el orgullo de Colombia

Publicado por Juan Gavasa el 02 de Enero del 2015

Tiene 23 años, un futuro brillante y un presente galáctico. Aquel pequeño nacido en Cúcuta, que soñaba en grande cuando jugaba en las juveniles del fútbol colombiano, se ganó tempranamente un nombre a nivel mundial y en 2014 llegó al punto máximo de su carrera. James Rodríguez, sí James, como suena -no lo pronuncie en inglés porque lo van a corregir-, ya es responsable de generar alegrías y tristezas en su país.

Tenía 17 años. Llegaba de Tolima y Envigado. Era un diamante en bruto en la cantera de Banfield y se daba a conocer tímidamente en el fútbol argentino como parte de un equipo que apuntaba a ser campeón y lo conseguiría meses más tarde con su aporte dentro del campo. Era difícil conseguir una nota con él, no por mala voluntad de su parte, sino por la protección del club hacia el crack.

La timidez fue quedando de lado, la confianza del entrenador Julio César Falcioni cada vez era más grande y sus travesuras dentro del campo lo convertían en objeto de seducción para los europeos. Una buena Copa Libertadores y llegó Porto. Europa, los primeros millones en divisa extranjera, los primeros lujos y una misma convicción: triunfar.

Desde allí, todo fue muy vertiginoso en su vida. Ganó ocho títulos con el gigante portugués y fue vendido en una cifra exorbitante al Mónaco. Su nombre había trascendido, su valor ya no era el mismo. El pequeño talento era una realidad, pero le faltaba una consagración.

Lejos de los grandes flashes, en la sombra de un Radamel Falcao García indomable y con José Pekerman como profesor, ayudó a Colombia en 15 partidos de las Eliminatorias Sudamericanas para volver a un Mundial tras 16 años de ausencia, y comenzó a soñar.

"Cuando juega Colombia es un día especial. El momento de emoción, no se tiene noción de lo que significa cuando se hace un gol con la selección". James habla de la selección cafetera con debilidad, se transforma en el hincha número uno del equipo. Y vaya que celebró en Brasil 2014.

Ilusión, sueños y alegría. James tiene esa premisa y en la Copa del Mundo fue feliz, aunque su última imagen lo mostró llorando dentro del campo por la tristeza de la derrota. Ganador, apasionado, carismático, siempre agradecido a la vida y a sus compañeros por sus logros.

Anotó seis goles en cinco partidos jugados en Brasil, convirtió el mejor de la Copa, fue Bota de Oro y quedó en el once ideal de la FIFA. Fue distinguido como personaje del año en su país. Y el Real Madrid pagó una fortuna para quedarse con sus servicios.

Artículo completo: 
Etiquetas: 

Facebook comments



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across PanamericanWorld.



Monthly newsletter featuring articles hand picked by our country managers from the best content across the Caribbean Region on PanamericanWorld.

PANAMERICANWORLD PAISES